inicio
Redacción - 20/09/2016

Mañana miércoles 21 de septiembre, la Fundación del Toro de Lidia llevará al Tribunal Constitucional los miles de firmas recogida en todo el Estado español instando a la alta Institución para que se pronuncie de una vez sobre el recurso contra la prohibición taurina catalana presentado hace ya más de cinco años.

Los plazos de la Justicia son inescrutables en este país y, más aún, cuando del Tribunal Constitucional se trata. Claro que todavía hay quien cree en los Reyes Magos y en Montesquieu.

Hace ya tiempo, años diría, que corre el rumor (para alguna garganta profunda, certeza) que el fallo del TC no sólo está ya firmado sino que es favorable al recurso, pero nunca parece el momento (político) adecuado para que vea la luz. Con esa dejación, temor, oportunismo o cómo quiera llamarse, el TC está haciendo el caldo gordo a las huestes animalistas (sic) y a toda la caterva de grupos políticos que han convertido la tauromaquia en el pim, pam, pum de su propia inanidad ideológica, abrazados como están en la pura mercadotecnia del voto a cualquier precio.

Si el TC se hubiera pronunciado en un tiempo lógico, más aún desde la declaración de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural, con las obligaciones de fomento, protección y difusión que de ella se derivaban, no sólo se abría la puerta al regreso de los toros a Cataluña (otra cosa sería cómo, cuandoy por quién) sino que, también, se ponía un dique de contención al torrente prohibicionista posterior, empezando por Baleares.

Dentro de cuatro días hará cinco años de la última Feria de la Mercé de Barcelona, de aquellas dos corridas de gloria y llanto. La memoria taurina de Cataluña, la libertad arrebatada, merecen, al menos, la victoria moral.

La iniciativa de la Fundación del Toro de Lidia, las miles de firmas individualizadas y comprobadas recogidas una a una por toda la piel de toro (nada que ver con esas campañas por internet en las que todo vale y firman los muertos), ha contado- faltaría más- con todo el apoyo de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña (FETC), conscientes (aunque todavía hay quien no parecen enterarse) de que la lucha es común y la victoria lo sería para todos.

Por eso, la FETC, la Escuela Taurina de Cataluña y el torero catalán Serafín Marín (tan olvidado, por cierto, por quienes en su momento lo utilizaron) estarán presentes, junto a la Fundación del Toro de Lidia,  tanto en la entrega a de las firmas  al Tribunal Constitucional como en la rueda de prensa posterior.

Es una cuestión  de libertades y derechos. Es una exigencia de justicia

PACO MARCH

(presidente de la FETC)

 

  Votar:  
Resultado: 4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos   8 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.