inicio
Lucía Fuente León - 15/12/2015
Redacción
Redacción

Todo en esta vida experimenta cambios y, en este sentido, el toreo no se queda atrás. La regeneración está llegando y el 2015 es la mejor prueba de ello. Al escalafón de matadores, todavía con las figuras en la cúspide, ha llegado este año un gran soplo de aire fresco protagonizado por jóvenes espadas que sueñan con convertirse en los próximos Ponce, Morante, Juli o Manzanares, y que poco a poco se van abriendo paso entre ellos. Y esto no es sólo un hecho que se ha ido constatando, también es un deseo por parte del aficionado.

No se puede negar que los toreros consagrados son el mayor reclamo publicitario a la hora de confeccionar los carteles, pero el que éstos se midan al futuro de la fiesta se ha convertido en una llamada de atención para el aficionado a la hora de acudir a la plaza.

El que se ha ganado a pulso este privilegio ha sido Alberto López Simón, quien irrumpió con fuerza el 2 de mayo, saliendo por la puerta grande de Las Ventas en su primer paseíllo de la temporada. Y es que Madrid ha sido clave en la temporada del madrileño. Una nueva salida a hombros el 24 de mayo y la épica conseguida en el mano a mano del 2 de octubre, alzaron al de Barajas como el principal azote de las figuras en este 2015. Pero no se ha quedado ahí la cosa: Pamplona, Istres, Gijón, Albacete, Nimes, Sevilla o Zaragoza, entre otras, también han sido cómplices del gran año de un López Simón que ha dado un golpe en la mesa casi a diario y que se ha convertido por méritos propios en la revelación del 2015. Una revelación que para el próximo curso ya comienza a ver su recompensa (de momento se medirá a El Juli en Fallas en un mano a mano de máxima expectación). Triunfo y sacrificio en una temporada que para López Simón también ha estado teñida de sangre con varias cornadas. Además, el torero ha acercado el toreo a la ciudadanía, ocupando espacio en varios informativos y medios generalistas, y ya ha sido comparado con alguna figura de peso (véase José Tomás). De cualquiera de las formas, Alberto sigue a lo suyo: intentando ser figura del toreo y luchando por sus sueños. Unos sueños por los que nunca aceptará ningún mal trato y siempre actuará acorde a unos valores. Los mismos que en 2014 le hicieron renunciar a Madrid, la plaza que un año después le ha dado la gloria y que le espera con ansia el próximo año.

El que va escalando poco a poco pero con mando hacia la cima del toreo es el salmantino Juan del Álamo. Desde su alternativa en Santander, hace ya cuatro años, el torero siempre ha mantenido cierta expectación en las plazas y, aunque faltó en las primeras ferias del año dio un gran toque de atención inicial en su primer paseíllo de la temporada en Arles, llevándose tres orejas. Sus siguientes compromisos fueron las dos tardes de Las Ventas, una plaza con la que mantiene un romance personal, de las que se llevó una merecida oreja. También salió airoso de otras dos plazas clave en su trayectoria: Santander y Salamanca, con dos y tres orejas, respectivamente. Sigue teniendo hambre de triunfo y necesidad de arrear, pero también tiene ya un poso y un rodaje que le hace estar más cuajado.

En un marco incomparable como La Maestranza en plena Feria de Abril se doctoró el extremeño José Garrido, al que el 2014 convirtió en un novillero con cuerpo de matador de toros. Una vuelta al ruedo tras petición fueron su carta de presentación en el escalafón superior en un día en el que se enfrentó a otros dos gallos de pelea: Ponce y Castella. Después de Sevilla veinte festejos en los que ha dado la cara y ha demostrado con garra y ganas por qué quiere estar en lo más alto y qué armas tiene para conseguirlo.

Dos graves percances, los dos en el cuello, han marcado la temporada de Jiménez Fortes. Las cornadas de Madrid y Vitigudino “han eclipsado la temporada, que estaba en un punto muy bueno”, aseguró el propio malagueño en su entrevista en Canal + Toros. Un año que ha marcado un antes y un después en su carrera y en su vida. Una temporada breve en la que Saúl se encontraba toreando a un gran nivel, con Valencia y Zaragoza como prueba.

Roca Rey empezó la temporada como novillero pero la terminó en el escalafón superior.  Su etapa con los del castoreño ha sido meteórica y poco más de un año ha transcurrido desde su debut con picadores hasta la alternativa del pasado mes de septiembre en Nimes. Un tiempo breve que el peruano apadrinado por José Antonio Campuzano ha sabido aprovechar a las mil maravillas, convirtiéndose en uno de los más esperados para el 2016. Junto con Nimes, en el día de su doctorado, sólo en Logroño han podido verle compitiendo con Morante de la Puebla y El Juli (a los que, por cierto, ganó la partida y se proclamó triunfador de la tarde tras cortar dos orejas). La gran temporada que está echando al otro lado del charco no hace más que ampliar la expectación en torno a este joven espada.

El último en unirse a este club ha sido Posada de Maravillas, que tomó la alternativa el pasado mes de octubre en Zafra, alternando con Morante y Talavante y saliendo a hombros. Un remate final a una gran temporada en la que volvía a los ruedos después de su grave lesión en la mano que le ha tenido retirado durante ocho meses. A pesar de ello, siempre ha sido una de las caras más representativas de esta nueva generación de toreros y las esperanzas puestas en él son muy altas. Toca esperar a 2016 para ver si se cumplen las expectativas.

Ninguno de ellos supera los cinco años de alternativa y todos tienen el mismo objetivo y las mismas ganas para convertirse en figura. De momento van por buen camino.

 

 

  Votar:  
Resultado: 4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos   6 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.