inicio
Redacción - 18/12/2015

“Utilizan el toreo para ganar votos y, a la hora de la verdad, seguimos estando solos”. Así de contundente se ha mostrado Sebastian Castella en Ciudad Real durante la recogida del premio a la mejor faena de la Feria de la Virgen del Prado. Unas declaraciones en las que el torero francés solo viene a confirmar las devastadoras consecuencias de ese nexo toros-política tan inoperante como lúgubre para el futuro de la fiesta. Una unión incapaz de devolver a la Monumental de Barcelona ese noble espectáculo para el que fue concebida. El totalitarismo del cordobés Montilla, en el papel de “molt honorable president de la Generalitat”, le negó la gracia española de los olés allá por el 2010. Una unión necia y partidista que, de cara al nuevo mapa político que se augura tras los comicios del 20-D, no ha sabido llevar a cabo ni el más sencillo de los propósitos: el justo reconocimiento social sobre el valor cultural de los toros.

El engaño desgraciado no se resume simplemente a la imposible reconquista Condal. ¡Ojalá! Durante las pasadas elecciones autonómicas consiguieron prolongar la farsa colectiva, lo que ha provocado la proliferación de nuevos frentes donde el (inexistente) lobby taurino anda construyendo añejas trincheras a base de amables y sumisos comunicados. Ahora es el archipiélago Balear el que se declara antitaurino, perpetuando así la enfermiza gracia española de negociar sobre la ilegalidad. Ayer era la Unión Taurina de la Comunidad Valenciana la que exigía a la clase política “el cumplimiento de la ley”, afirmando que “prohibir los toros, trabar su conservación o impedir su enriquecimiento es un delito”.

A pesar de convertirnos en la primera comunidad autónoma en declarar como Bien de Interés Cultural a la tauromaquia y ser el semillero de debates extrínsecos sobre la defensa del arte de Cúchares, Murcia vive un estado de pesadez taurina que ya se vislumbra fuera de la geografía regional. ¡Aleluya!

Que la declaración como “BIC” haya quedado simplemente para una provocativa y jocosa semejanza con los bolígrafos que lucen esa marca, o que la “Mesa de la Tauromaquia” se haya convertido en un tablero astilloso sobre el que nadie ha depositado una lúcida idea para la competente difusión, que no defensa, de los toros, son solo algunos ejemplos que vienen a revelarnos que el teatro de operaciones escogido no es el adecuado. Un parlamento no es el lugar para debatir sobre la supervivencia taurófila porque allí, por desgracia, la nota predominante es el conflicto y el desacuerdo. El complejo y la acusación. Si serviría para blindar, claro que sí, pero los resultados –sin embargo— son otros: ni un ápice de progreso desde que se constituyera este matrimonio civil.

Otro de los muchos debates en Murcia es el del Toro de Osborne,luchado y promovido por los compañeros de El Muletazo. A día de hoy, ni rastro del cornúpeta de 14 metros que tras las peticiones de seis localidades de la Región, entre ellas Murcia, Cartagena, La Unión, Blanca, Ulea y Las Torres de Cotillas, iba a ser instalado en la pedanía de Baños y Mendigo, en la A-30 a su paso por el puerto de la Cadena.

“El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, ha recibido la confirmación del presidente del Grupo Osborne, Tomás Osborne, a la colocación de una valla del reconocido toro en la Región de Murcia para el año 2014, tras la petición formulada y respaldada por numerosas asociaciones, ayuntamientos e instituciones públicas y privadas de la Región.” Así lo anunciaba el diario La Verdad un 26 de junio de 2013 a las 17:52 horas (benditas hemerotecas). No pasa nada, el silencio impera ensordecedoramente desde la institución decana de los clubes taurinos del mundo.

La última ocurrencia para la promoción taurina ha sido la de crear elTítulo de Tauromaquia en Formación Profesional. Y algunos políticos se pavonean de su trabajo, se miran al espejo y se gustan. “Los toros tienen una larguísima tradición en España. Por ello, a pesar de que ciertos ayuntamientos quieren suprimir corridas en su localidad, pueden hacerlo si quieren, pero yo no creo que los toros estén peligro en España”, afirmó el ministro de Cultura, Méndez de Vigo, en un desayuno informativo organizado por Europa Press. La corrida de toros es un rito casi sagrado y para legislar sobre la tauromaquia, lo mínimo que se debe tener es conocimiento sobre lo que es, lo que representa y lo que realmente necesita. Sin provocar cismas ni encasillamientos. Ese ha sido nuestro talón de Aquiles.

El toro enseña a los toreros que hay que ponerse de verdad para que nazca el arte. Marco Aurelio, como monumento al gobierno perfecto, exponía para instruir a sus políticos: “A todas horas debe pensar, como romano y como hombre, en hacer lo que tienes entre manos, con seriedad meticulosa y sincera, con amor, libertad y justicia, y en no perder el tiempo con fantasías inútiles”.

 

Publicado en www.tendidodesol.com por Antonio José Candel

 

  Votar:  
Resultado: 3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos3,7 puntos   3 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.