inicio
El peruano, mandón y encajado, cortó oreja a cada uno de su lote
Redacción - 05/06/2015

La tarde vivida hoy en la Maestranza por la festividad del Corpus Christi podría ser un ejemplo para que los que quieren abrirse camino en las turbulentas aguas de la tauromaquia, que siempre lo han sido, pero quizás ahora más. Además éstos no tiene el bastón de Moisés con el que abrió el mar Rojo, sino su espada y su muleta, armas también poderosas si hay justicia. Por eso, con todos mis respetos creyentes, el Corpus de hoy en Sevilla podría denominarse el Corpus de las agallas, por las dos agallas, por no ultilizar otro término, que han derrochado sobre el albero alcalareño Filiberto, Roca Rey y Pablo Aguado, que no dejaron que los de Villamarta, en una novillada de menos a más, se las llevaran puestas.
 
Filiberto ha llegado a Sevilla sabiendo a donde venía. Con poso, valentía y temple, basó la primera faena al natural, pitón por el que se gustó y gustó más, con naturales largos, pero el novillo, algo mirón, culminaba el viaje con un tornillazo, por lo que el trasteo no tomó vuelo, a pesar de sus correctas formas y firmeza. Al castaño cuarto lo lanceó con gusto. Aunque en el caballo se le castigó poco, a la muleta llegó con las fuerzas justas y el murciano entendió bien y lo hizo todo para el novillo que más humilló y transmitió. Con el derecho estuvo muy templado y pisando terrenos comprometidos en dos tandas y muy firme también al natural ganando recorrido en cada muletazo y sin molestarlo. Cortó una oreja de peso, tras dejar una grata impresión y ganas de volver a verlo en Sevilla.
 
Roca Rey, catapultado de la Puerta Grande de Madrid, está tocado por la varita del temple. Muy cuajado y con cabeza estuvo muy variado en los quites siempre intentado agradar al graderío. Ante el segundo, que cortó mucho en banderillas, comenzó el trasteo por el izquierdo directamente, gustándose al natural en los medios con dos tandas largas y profundas ante un mansito que pronto se aburrió de embestir, parándose a la mitad del muletazo, y aunque por el derecho hubo más intermitencia, sonó la música y aguantó parones metido entre los pitones. Faena de mérito que le valió una oreja, tras una efectiva estocada. El quinto, negro y muy astifino, llegó a la muleta con transmisión y más son que sus hermanos, dotes que aprovechó el peruano, tras una buena brega a manos de Francisco Durán 'Viruta'. Comenzó de rodillas y con los primeros ceñidos muletazos arrancó la música. Con mando, cuajo y con los riñones encajados, Roca Rey se gustó al natural, alcanzando altos picos la última tanda, vibrante. También los derechazos tuvieron sabor y las luquesinas finales. Recibió un puntazo en el escroto al entrar a matar, a la segunda entró la espada y cayó otra oreja que le abrió una merecida puerta grande sin duda. Además, la del Príncipe no se va a mover de las orillas del Guadalquivir.
 
Aguado hoy ha bailado con la más fea. Eso sí ha demostrado que no está aquí de paso, que quiere llegar y además tiene condiciones para ello. Ante el sexto, y con sus compañeros con apéndices en los esportones, levantó la mirada y sin pensárselo se fue a la misma boca de riego, donde formó un lío y levantó a los tendidos, tras propinarle al torete de Villamarta cuatro faroles de rodillas. En el quinto lance fue prendido de manera aparatosa, pero volvió al sitio sin mirarse, sonó la música, le intercaló una chicuelina ajustada y remató con una media de cartel. En banderillas fue volteado sin consecuencias Paco Cervantes. Con la franela, el novillero sevillano comenzó el trasteo con la derecha y genuflexos, pero al echarsela por el izquierdo, el astado, reservón, le pegó otra voltereta muy fea, feísima, pero con dos reaños volvió a la cara del animal. Por el derecho su firme trasteo brilló más con mando y tesón y de uno en uno, que le valieron una oreja, tras un espadazo efectivo, que debe disecar porque son de las que marcan. Al tercero consiguió fijarlo en la capa con verónicas lentas y suaves. Con empaque en los primeros compases, intentó siempre hacerle las cosas bien, pero la cosa no tomó vuelo por la sosería del castaño del hierro onubense.
 
Tarde interesante, con dos mujeres en el palco, la presidenta y la asesora veterinaria. Una tarde de Corpus de las que se guardan en la retina con cosas importantes tanto por parte del ganado, muy cuidado en el peto, como por parte de los tres novilleros que han demostrado que las agallas tienen que ir pegadas a los alamares y no de adorno precisamente.
 
Ficha del festejo:Plaza de toros de Sevilla. Con casi media plaza, se han lidiado novillos de Villamarta, astifinos, bien presentados y de distinto juego. Los mejores el cuarto y el quinto.
Filiberto Martínez, ovación y oreja.
Andrés Roca Rey, oreja y oreja.
Pablo Aguado, ovación y oreja.
Saludaron en banderillas Manuel Otero,Álvaro López "Azuquita" y Roberto Ortega.

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.