inicio
Redacción - 13/10/2015

Ramis Hassan “El Califa de Aragua” tentó en las ganaderías peruanas de Salagual y Huacraruco, ubicadas en las alturas del Valle de Chicama, entre las regiones La Libertad y Cajamarca.  También lo hicieron los españoles Angel Cañas y Jesuli de Torrecera.

Antigua propiedad de la familia Gildemeister, expropiada por una dictadura militar pasó a manos de una SAIS o cooperativa que es la que  maneja a día de hoy lo que en su momento adquirieran los propietarios, que por 1920,  se hicieron  de 400 reses, además de carneros, papas, cebada y otros cereales para abastecer los tambos de sus rancherías.   Y con el objeto de asegurar su aprovisionamiento –y reducir los altos costos que ello originaba– Hans Gildemeister compró los fundos de Sunchubamba y Huacraruco, de 43.000 y 75.000 hectáreas, respectivamente, con las que formó la empresa agrícola más importante del país. Así, Casa Grande pasaba a controlar un territorio que superaba en tamaño a algunos países europeos, el que administraba gracias a una extensa red de carreteras, líneas telefónicas y hasta ferrocarriles construidos expresamente para su funcionamiento.  A día de hoy la cooperativa mantiene más de 1,500 cabezas de ganado bravo. 

Su paso por ruedos andinos y la tienta de 150 vacas y machos han sido una importante puesta a punto de cara a la próxima participación de El Califa en Feria De La Chinita (Maracaibo) el próximo 14 de noviembre compartiendo cartel con Francisco Rivera "Paquirri" Y Manuel Escribano lidiando una corrida de Rancho Grande.

  Votar:  
Resultado: 1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.