inicio
Castella cuaja el toro de la corrida y sale a hombros. El Cid en gran lidia doma un indómito. Santiago Naranjo se juega el tipo en los medios. Bello, aunque dispar y a menos el encierro de Achury Viejo.
Jorge Arturo Díaz.- Vídeo: Feriatv - 10/01/2016
Jorge Arturo Díaz
Jorge Arturo Díaz

 

Eran casi las cinco cuando saltó el toro más buenmozo de lo que va de temporada en Colombia. Lo recibió una ovación espontánea. "Soler", cuatreñode 496 kilos, negro, astifino, delantero, bien armado, como toda la corrida, hondo, badanudo, enmorrillado, musculoso del cuello al rabo que barría la arena. Se agarró con Cayetano Romero en bravía y desigual pelea. Luego, aunque dio toda la lidia en los medios,tardeó y pasó carialto, con franqueza pero sin codicia y yendo a menos. ¡Qué importa! Ese talante es uno de las muchos que se dan en el toro, y para todos ellos debe haber toreo. Pero la emoción estética de verlo en la arena compensaba la otra emoción que no provocaban sus descafeinados viajes. El toro que sea toro, lo demás viene por añadidura, y en esta Colombia taurina eso se valora mucho más por su rareza.

Los otros, aunque menos, cuatro de ellos en el club de los cuatrocientos cuarenta y tantos que parece acuerdo tácito nacional en las tablillas, para no salirse de la ley (por debajo), consolaban con su lámina, menos el cuarto que mostró escaso cuajo pero se fue arriba. Lo condesos de Achury Viejo pasan, por su apostura, sus primeros tercios y su variedad que dio pie a un festejo rico en cosas importantes. Les cortaron tres orejas además, y no fue porque las regalaran.

El Cid saludó vistoso con verónicas, media, delantales, medía, y otra más en el quite que fue una pintura. Pero luego, tras las primeras tandas musicalizadas,resultó arrollado y allí acabó la cosa. La gente la cogió con el toro e ignoró al torero. Dos injusticias en una. El cuarto le marcó un puntazo en la rodilla izquierda antes de la reyerta picadora con "Luisín" quien se retiró sobriamente. No se amilanó Manuel, pa´lante, trapo en mano le fue bajando la cabeza de las nubes al suelo, se adueñó de sus arremetidas, lo llevó a los medio y allí lo puso a circular y a comer en la mano. Faena de lidiador. Faena de torero. Faena de poder y de arte. Faena para aficionados. Estos pidieron las dos y Usía que parece no tener nada que ver con ese gremio la subvaloró con una. Pero ahí quedó eso.

Sebastián Castella, tramitó fríamente la sosa condición del segundo, los oles de la hinchada sonaban huecos, disociados de lo que pasaba. Cuatro pinchazos los callaron. Mas el francés no es de los que se resignan. Intentó romper en el reciboal quinto y no pudo. Pero el quite, cinco chicuelinas apretadas y revolera, cantó su decisión de triunfo. Como un poste, cito de tablas a la boca de riego, e impertérrito, estatuario, aguantó los vertiginosos galopes seis veces por pecho y espalda. La monumental estalló, y de allí en adelante, todo fue clamor, y ni se diga con la noria, suerte reina del toreo posmoderno. Ya dueño del patio, pegó un estocadón de padre y señor mío, y los pañuelos del palco salieron al tiempo con los de los peticionarios. Era una rumba loca, tanto que hasta pidieron la vuelta para el toro sin importar sus salidas finales, carialtas y distraídas. Menos mal que no la dieron.

Santiago Naranjo se ganó el torazo tercero que no descolgó nunca. David y Goliath, esa desigualdad avaló al pequeño manizalita que se ofreció valiente por la cara y en el platillo siempre. De allí no salió, hasta que con un pinchazo y estocada delantera lo tiró. "No se como lo maté, era más alto que yo" me dijo después al pasar por el callejón. Recibió el sexto con larga y farol ambos de rodillas frente a chiqueros. Por falta de arrojo no fue. Chicuelinas, marineras, revoleras y después una brega de mano izquierda sincopada por las tardanzas del rocha, y abortada por su renuncia irrevocable a embestir. Dos veces se tiró a la cuna en el volapié. Dos veces sepultó la espada toda. La primera se la tragó, la segunda lo mató. Un leoncito Santiago. Y pensar que tres o cuatro borrachos le pitaron. ¡Joder!

Tarde de toros y toreros. Las tablillas esta vez fueron lo de menos.

FICHA DEL FESTEJO

Sábado 9 de enero 2016. Plaza Monumental de Manizales. 6ª de feria. Sol. Lleno. Seis toros de Achury Viejo (en Conde de la Corte), bien presentados y desiguales de juego. Aplaudido de salida el 3° y de arrastre 4° y 5°, silenciado el 2°, y pitados los otros.

El Cid, silencio y oreja.

Sebastián Castella,silencio y dos orejas.

Santiago Naranjo, silencio y silencio. 

Incidencias: Saludaron: Francisco Robles tras parerar al 4° y Jaime Mejía tras parear al 6°. Al final de la corrida Sebastián Castella salió en hombros.

 

FOTOGALERÍA

 

  Votar:  
Resultado: 4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos   4 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.