inicio
Iván se faja con un bravucón de respetable catadura y salva la noche. Ventura recibe una oreja del mejor. Ritter carga con lo peor. Los rochas impactaron de salida y luego desilusionaron.
Jorge Arturo Díaz Reyes - 07/02/2015
Jorge Arturo Díaz Reyes
Jorge Arturo Díaz Reyes

Corrida con armamento de largo alcance. Seria, bien criada, musculosa, no gorda la de Achury Viejo. Cinco fueron aplaudidos de salida. No es lo común en Colombia. Daba pena ver esas tremendas perchas desmochadas para rejones. En las puntas está la emoción de la fiesta. Esa es la gracia. Pero el bizarro empaque no contenía bravura. Distraídos de comienzos, parados y entablerados de finales hubiesen tirado la noche a la basura de no ser por la bravuconería bien aprovechada del segundo y el celo del menos ofensivo cuarto bis que persiguió codicioso las cabalgaduras.

Iván Fandiño, ganó terreno de tablas a medios cargando a la verónica y rematando airoso con media y revolera. Le gustó el astifino y no dejó que Torres le metiera las cuerdas. Martín y Santana hicieron los honores en el segundo tercio saludando, y el vizcaíno tras brindar al ganadero Santiago Uribe, se plantó en los medios, citó de largo y cambió seis veces ligadas, tres por el pecho, tres por la espalda. De una la parroquia y la murga se le pegaron.

Dos tandas por la derecha, de quietud, templanza y ligazón, alumbradas por un farol antes de los naturales en racimos de a cinco y seis con sus forzados. Emotivos pues aunque el toro no araba con el morro, si repetía y hallaba siempre muleta decidida. Cuando las acometidas ralearon la noria con la mano en los hijares y cuatro molinetes en ráfaga pusieron más leña en el fogón. Un volapié leal fulminó como un rayo, pese a la espada desprendida. Las orejas y la vuelta con todo. El quinto fue malo, dobló tres veces tras el pincho y se le apuntilló sin estoquear.

Diego Ventura, cabalgó a Demonio, Oro, Toronjo, Cigarrera, Conde, Morante y al público que con solo verle asomar al paseíllo le cantó su incondicional idolatría, la cual no cejó ni por lo parado y entablerado del primero, que obligó a un baile sin pareja, ni por los cinco pinchazos ni el resbalón.

Con el seguidor cuarto bis, recibido a portagayola garrocha en mano, tuvieron más motivos, pero tampoco los necesitaban, siguieron jaleando igual, excepto por los mordiscos de Morante que marcaron el paroxismo y los molinillos banderilleros de Toronjo que también elevaron el vatiaje, no disminuido por el bajonazo para el cual pidieron duro las dos orejas obteniendo solo la mitad.

Sebastián Ritter, no pudo mostrar su capote, y apenas atisbos derechos de la muleta. Sus dos mansobroncos, inciertos, defensivos y refugiados no le dieron oportunidad. Bregó sin esperanza frente a las puás con un riesgo sin premio. Al tercero le puso una estocada en la cisa del chaleco y al sexto le pinchó dos veces, le clavó media espada y le descabelló.

Lo primero que se le pide un ganadero es que eche toro, ya lo demás viene por añadidura. En ese sentido el encierro cumplió la parte fundamental del contrato, pero dejó el resto pendiente.

FICHA DEL FESTEJO
Viernes 6, febrero 2015. Centro de Espectáculos Macarena. 4ª de temporada. Noche fresca bajo techo. Tres cuartos de la mitad habilitada. Seis toros de Achury Viejo (Parladé), bien presentados y armados, aplaudidos de salida 1o, 2o, 3o y 5o, pero mansos, excepto el 4o bis.

Diego Ventura, saludo y oreja.
Iván Fandiño, dos orejas y silencio.
Sebastián Ritter, silencio y silencio.

 

FOTOGALERÍA

 

  Votar:  
Resultado: 4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos   3 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.