inicio
Con apenas muy escaso rodaje Isaac Fonseca y Héctor Gutiérrez muestran ciertos progresos y aun mucho verdor, mientras Ricardo De Santiago retrocede en un festejo que marca el inicio de la Temporada Chica en La México que comienza en una marcada demora.
Luis E. Maya.- Toroestoro - 28/08/2017
Ángel Bernal
Ángel Bernal

Si la ganadería de Las Huertas remata la Temporada Novilleril anterior con tremenda emoción pero con muchos avisos y pocos triunfos, en esta apertura la divisa hidalguense, sin los pasajes desbordantes del año pasado, se va con un toro homenajeado, el sexto, así como varios aplaudidos, incluyendo el segundo y el mencionado cierra plaza a los que se les corta una oreja a cada uno.

Incluso el ganadero sale a dar una vuelta al ruedo.

Lo cuestionamos no por el hecho de que el encierro no tuviera bravura o emoción, especialmente los tres primeros por su prontitud y fijeza las han tenido, sino por el hecho de que tanto esos tres, en ciertos momentos, así como cuarto y quinto, han volteado contrario y buscado la querencia en varios momentos. Esto, aunado de la falta de la esencial, fundamental y fundacional prueba con el caballo, nos impide dar el juicio respecto de los novillos a mayor profundidad.

No obstante, con los hechos, las evidencias hoy mostradas, tenemos para juzgar que tercero y sexto han sido bravos, indudablemente.

Es decir, el lote de Héctor Gutiérrez es el premiado.

Pero, aun sin redondear los otros dos lotes, Ricardo De Santiago e Isaac Fonseca han enfrentado al viento y a un novillo con amplias posibilidades como el primero, al que el potosino De Santiago no termina por templar, luce con el capote, especialmente en banderillas, pero entre desarmes e imprecisiones, su desigual faena no remata donde debe, pincha y todo se desvanece.

El cuarto, novillo que mansea pero que tiene un inicio con la muleta bueno, le ha dado una terrible voltereta al no salir bien de quites, le rompió parte de los labios y a como pudo banderilleó a un astado que dobló contrario lo que quiso, al que no somete y con el que, tal como en el primero, escucha un aviso. Pocos avances de uno de los toreros esperados.

En cambio Fonseca, de Morelia, se nota mejor hecho, con mayor suficiencia torera.

Sin embargo nos cuestionamos, no sus intervenciones, lucidas en quites, unas gaoneras a pies juntos al que abre temporada de cartel, sino el inicio a un novillo pronto que no sea por bajo y sobre todo la colocación inicial en cada tanda de la muleta. Atención, novillos así, sin picar si no se les impone el mando y el sometimiento en todo tiempo se van para arriba.

Por ello, iniciar por alto, a pesar de la emoción, no siempre trae la imposición.

Siempre necesaria.

Fonseca liga por ambos lados e intenta pasar del tercer muletazo, la reacción del novillo luego de ligar derechazos le rebasa, en algún punto lo compromete pero es capaz de dejar un espadazo en gran ejecución, aun tiempo y entero, no obstante, tendido y trasero. Isaac, muy atinado con la cruceta, corta una oreja cariñosa, cortesía de Jorge Ramos y la sensible, casi piadosa concurrencia.

Luego en el quinto, el más serio, tampoco alcanza a cortar la salida al manso que termina rehuyendo la pelea y buscando el toril. Le mata con descabello a dos tiempos, uno del cual el novillo resiente pero que resiste el golpe que antecede otro, fulminante, con notable facilidad.

El de Morelia encuentra su contraste en estilo y estructura en el hidrocálido Gutiérrez que brinda en sentida dedicatoria a los médicos que le atendieron el año pasado en su fallido debut. Este apenas destaca en el capote y muestra la técnica que les parece insertada a todos y cada uno de los novilleros hidrocálidos: retorcimiento, largueza en los muletazos pero siempre por la derecha. Todo esto ante un novillo, algo feo y paliabierto, que comienza a embestir largo y por abajo.

Gutiérrez pega muchos, quizá demasiados derechazos.

No hay temple ni imposición.

Y cuando busca la mano izquierda, un desatino de su parte provoca la colada que impide ver al cárdeno al natural, simplemente no lo intenta. Ni por asomo. Y qué bien le habría hecho al astado desengañarse y, sobretodo, al mismo torero, porque torear es simplemente eso, hacer posible lo que parece no ser. Mal con la espada.

Pero en el sexto, otro novillo principalmente fijo y con mejor son, Gutiérrez se observa con mayor soltura, torea más largo y, ahora sí, por ambos pitones no obstante las tandas son de altibajos, no crecen pues después del segundo muletazo la tanda no va a más y esto es porque trae la programación de que en todos los turnos hay que hacer lo mismo, siempre trapeando la arena e ignorando que la altura y su debida elección en cada pase desahoga a los bureles, sobretodo, cuando de tan jóvenes reaccionan como casi adolescentes, cambiantes.

Que hoy eso son los novillos.

Y los novilleros.

Y la empresa… y, tristemente, la mayoría de la concurrencia.

Por ello la oreja, tras entera algo tendida, importa poco porque para muchos la alegría está en las orejas. Ojalá estuviera en el respeto a la lidia, o sea el silencio de Porras y vendedores y, sobre todo, en la serenidad de juicio que no existe en la vuelta del Ganadero, una salida al tercio sería suficiente.

Pero así las cosas, a falta de caballos, la rienda muchos la traen suelta en La México. Menos mal nos queda el toreo, su temple, su interior estructura y fuerza, su galope y su paso. Aunque sea adolescente. Siempre y cuando, no lo olviden, no lo guarden en espuertas y despachos, no lo dejen para el rato porque lo que más se requiere aquí, urgente, es mando.

Ficha del festejo:

Plaza México. Temporada Novilleril 2017. Primera Novillada Sin Picadores. Menos de un cuarto de entrada en tarde nublada con lluvia intermitente y viento molesto.

6 Las Huertas, 6 (Divisa Negro, Amarillo y Oro) Desiguales de presentación, feos en su mayoría, salvo primero, segundo y cuarto. Con fijeza y bravura tercero y sexto, con intermitencia en su embestida en la muleta pero con posibilidades de triunfo. Mansos cuarto y quinto con reacciones sumamente contradictorias principalmente en la muleta.

Ricardo de Santiago (Azul Añil y Oro) Silencio tras Aviso en Ambos; Isaac Fonseca (Corinto y Oro) Oreja y Palmas; Héctor Gutiérrez (Rosa y Oro) Silencio y Oreja.

El ganadero dio exagerada vuelta al ruedo al terminar la lidia.

Mal las cuadrillas en banderillas, estrellando al toro en burladeros. Oportuno quite de Juan Ramón Saldaña en banderillas al cuarto, no obstante apurado se nota toda la lidia.

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.