inicio
Jesús Morales, se carga, de nuevo, un festejo donde la espantosa presencia, el horrible tipo y la mansedumbre, escandalosa, del ganado que él mismo autoriza se encuentran en directa proporción a su escasa, casi inexistente bravura.
Luis E. Moya.- Toroestoro.es - 04/09/2017

Solo es con la verdad con la que se harán los toreros. Esto lo decía Don José Jiménez Latapí hace más de 60 años por lo menos.

Y sigue siendo una máxima.

Por lo menos para los que pugnamos por la seriedad en todos los niveles taurinos.

Pero para gente como Jesús Morales, Autoridad de Plaza, otrora subalterno, esto está más que arrumbado, es más, para el oficialismo que no le queda otra más que apoyar a este emisario del más oscuro pasado taurino, habrá que anteponer muchos y muy diversos intereses y taurineos para hacer ver al triunfo de Miguel Aguilar como legítimo.

Vayamos a los hechos, a lo importante.

Caparica pega un petardo y vaya que si es grande, para sorpresa.La presencia de la novillada es lamentable, nada puede justificar las birrias lidiadas del tercero en adelante, novillos tan espantosos como cornigachos, tan corrientes como zancudos y tan mansos como todo lo que no debe ser la raza de lidia y de descastamiento escandaloso.

Y lo peor es que el lote menos malo queda en las manos más capaces.

Porque los lotes del primer y tercer espada son verdaderamente para fincar una responsabilidad administrativa a la Autoridad que los aprueba, porque si Jesús Morales aprueba esto, contrastando con lo que Jorge Ramos aprueba la semana pasada, es clarísima la descarada manera de hacer las cosas y las gracias del primero, tan lamentable que vuelve a dejar a la Plaza México en plena confusión.

Así tenemos que Llaguno visiblemente agotado, se baja del avión para iniciar correcto en capote y muleta ante el descastado primero, se aburre y desarma hasta dos veces al queretano que vuelve a mostrar su desigualdad de estilo y concepción, no sabe si ser bullidor o serio y se pierde entre pinchazos y dudas.

Peor aun con el cuarto, el espantoso y manso astado con los pitones terriblemente sucios y hacia abajo, indigno de este ruedo pero que pasa por obra y gracia de Jesús Morales. Llaguno con él pega pases, le desarman dos veces y apenas y puede matarlo mientras somete al tendido al aburrimiento.

Y con él no vale el pretexto

La cosa no mejora con su alternante moreliano, Tato Loaiza.

Mal vestido, sin ajustar bien la taleguilla, achaparrado, es desarmado en el inoportunamente extendido quite al segundo y por supuesto molestado por el viento con la muleta. No ofrece el pecho con la tela roja y se la vive sufriendo por no tener ni el sitio ni la confianza de quedarse quieto, lo mismo con el castaño tercero y el sexto, mansos ambos, imposible el de la capa rojo y, quizá, con opciones el cierraplaza con el que confirma el michoacano que torear no es lo suyo.

Caso contrario a Miguel Aguilar.

Porque el hidrocálido no es ningún improvisado, hace un año debutó y se fue a España y no a vaguear precisamente. Por lo que la falta de rodaje en él, como en Llaguno, no es una disculpa.

Por tanto responsabilicemos a Héctor de Granada, desde el callejón, en echar por delante el más serio y hermoso del encierro, el precioso segundo. Si bien sale barbeando las tablas, si bien, desarma al muchacho Loaiza en su intento de tafallera, en banderillas agarra aire a pesar de las nefastas cuadrillas que no dan una y que le intentan parear sin éxito.

Aguilar procede por bajo correctamente.

Pero equivoca en dos cosas, una cambiar la seda por el percal, la naturalidad por el efectismo y el buen toreo por la chufla de mirar al tendido.

Es lamentable que un torero de tan buen corte y concepto, que hace embestir por bajo y alinea el tranco y las ideas a este segundo por el lado derecho, termine aventando sin necesidad las zapatillas, toreando al tendido y sin muestre lo entendido de su toreo, que vaya que lo tiene. Como no es capaz con el toreo fundamental de vencer al toro, trata de convencer al tendido con golpes de efecto y el adolescente público cae en la trampa.

Tan jóvenes y tan proclives a las malas mañas.

A eso, estoy seguro, no fue Aguilara España.Acaba encimado y dejando a medias al mejor novillo, único digno de la Monumental, único con calidad siendo él, el único que podía cuajarlo no es así. Mata entero pero pasado, tendido y algo caído, eso sí con muchos alardes tras la estocada, entonces,Jesús Morales, milagro de Dios elevado a los cielos, niega la sensiblera petición.

Lo malo es que para el quinto turno salta un acarnerado,manso y espantoso novillo que sale al ruedo a querer escapar de los engaños.Aguilar lo sabe y entiende que la movilidad, a tontas y a locas del novillo, vendrá fenomenal al efectisimo que, muy a nuestro pesar, surge en su muleta como arma de doble filo, hacer pasar más no torea.

Y tiene que ver todo en la elección de terrenos y procedimientos.

Aguilar no encierra al manso, le da el campo libre y el caparicopega reparos y arreones, no se va a las tablas con un manso que no desarrolla sentido y lo que pide es que le corten la salida, apenas un esbozo, pases entrelazados entre vueltas contrarias y reparos que hacen ver al manso peor de lo que es.

No para la gente.

Entre pases y más pases, una estocada entera y ganas absurdas de aplaudir, Jesús Morales hace la gracia de sacar los dos pañuelos de salida.

Felices todos.

Pero la felicidad, a veces, es espejismo y la realidad es el espejo roto.

El método actual lleva a la puerta falsa del triunfalismo y, sobre todo, del error, la percepción falsa de la realidad.

Cosa con la que, al tiempo, dudo mucho, se forje Afición.

Y principalmente, se logre sacar un torero.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Novilleril 2017. Segunda Novillada Sin Picadores. Menos de un cuarto de entrada en tarde nublada con leve brizna al inicio y al final del festejo, así como viento molesto durante casi toda la tarde. Fatal el Palco al llevar al exceso la premiación dando al traste con la realidad de la corrida. 

6 Caparica, 6 (Divisa Negro, Tabaco y Rojo) Muy feos de presencia, inaceptable para la plaza, salvo el hermoso segundo. Sospechosa de pitones. Mansa y descastada en lo general exceptuando el primero del lote del segundo espada, muy reunido, muy bien hecho, negro de lustroso pelaje, carifosco con blancos y simétricos pitones que, tras mansear de salida, acaba embistiendo a la muleta largo y por abajo, aplaudido en el arrastre, contrario al resto del vario pinto encierro. 

Juan Pedro Llaguno (Verde Botella y Oro) Silencio en Ambos; Miguel Aguilar (Esperanza y Oro) Palmas tras petición y Dos Orejas con leves protestas yTato Loaiza(Blanco y Oro) Silencio tras Aviso y Silencio.

Fatal las cuadrillas con capote y en banderillas durante los primeros cuatro turnos, incluso toreando descaradamente desde el callejón, estrellando al novillo tercero en el burladero de los matadores. Debió solo saludar Jorge Guerrero y no Juan Ramón Saldañatrasbanderillear al quinto. Chambón y a cabeza pasada y risa y risa, saluda Diego Martínez tras par al sexto

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.