inicio
Y ni el viento, el mayor enemigo de los toreros, fue capaz de parar el huracán.
Luis Hernández - 03/08/2015

Un huracán habita dentro de Nicolás Gutiérrez y que lo llevó a convertirse en el triunfador de la novillada al cortar oreja por faena, durante el homenaje póstumo al ganadero Marco Garfias que dejara una cría extraordinaria para esta quinta novillada. Rodrigo Ochoa nada más probó las mieles, dejó escapar el triunfo y a Luis Miguel Cuéllar le salió el bravo, líbreme Dios, decían antaño los toreros. 

Pero volvamos al viento, qué digo Ráfaga auténtica desatada durante el tercer ejemplar, que puso a prueba al debutante Gutiérrez. Y como en sus adentros traía un hervidero, la clara cabeza jamás se mezcló.
 
Qué admirable ver ese capote sujetado a ras de arena impidiendo el flameo y aportar el destronque con la muleta tras dos puyazos traseros de Rodolfo Carmona para ir hormando condiciones en preparación al desfogue.
 
No amainaba el viento; tampoco ese huracán, del que iba saliendo lo torero en cada Derechazo. Tanda a tanda cuando de pronto Nicolás fue prendido en intento de arrucina. Y de nueva cuenta al toreo en redondo para culminar por Estatuarios.
 
Por fortuna ese público de buen olfato le impidió montar la espada exigiéndole más faena; había buen toro. Y que deja escapar los más bellos cinco Naturales de la tarde y ahora sí, pinchazo y entera, pues la oreja estaba asegurada lo mismo que el arrastre lento a "Restaurador".
 
El buen ambiente dejado hizo que el público regresara a sus asientos toda vez que viento, frío y lluvia desaparecieron al darle suelta al cierraplaza. Y si Nicolás se mostró torero ante inclemencias, ahora habría que verlo en claro panorama.
 
Parón acaleserado de saludo y brillante manejo de manos con la capa para ligar Verónicas, Chicuelinas y Rebolera. Brindis a Juan Pablo Sánchez para dar rienda suelta a la sinfonía del toreo largo, de dimensión.
 
Enganchando desde delante y a compás abierto en plenos medios puso el hidrocálido Gutiérrez el punto central de la faena, parecía trazo arquitectónico cada movimiento de pies entre el vaivén de muleta.
 
Sólamente hubo una tanda por izquierda dentro del aderezo por derecha, mientras el largo y dimencional brazo conducía placenteramente la embestida del marcogarfeño. Y en ese despejado clima surgía la improvización.
 
Cambios rítmicos de mano, las Trincherillas para asestar tres cuartos de acero y cobrar la segunda oreja durante la afectiva celebración en el arrastre. Vuelta en compañía de los sucesores de Don Marco Garfias, apellido de abolengo ganadero.
 
Faena de seda cobró Rodrigo Ochoa con el abreplaza, la deletreaba con el capote, en recibo y quite, con aquellas Verónicas y qué decir de las Caleserinas sin "Don Marco" humillaba de contento dentro de su justa fuerza.
 
Inicio en los medios y el recreo en redondo prevaleciendo el lado derecho, pese a que al astado perdía las manos. Dócil embestida, tan lenta que por ocasiones el muletazo quedaba trunco una vez cobrados los dos primeros tiempos.  Lástima de tres viajes que la salida al tercio ha servido de alivio, mientras se aplaudía el arrastre.
 
Ni las tres varas de Juan Antonio Martínez, entre ellas un tumbo, y mucho menos el fuerte viento dejaron torear a Rodrigo que hizo todo por izquierda y en plan cazador culminó de tres cuartos entre el invadido silencio.
 
El esfuerzo de Luis Miguel Cuéllar fue limitado en su toreo de cartabón, hacer pasar el toro sin provocar trasmisión. Así enfrentó el lote. Un puntazo en el muslo izquierdo se llevó de su primero y algo similar en la ingle durante el quinto bravo.
 
Sobre todo ese de honor lo trajo a mal traer por lo que el público se inclinó por el de Marco. "Toro, toro" se escuchaba en la galería. Con tan mala suerte para el novillero que el burel se igualó sólo a la hora de la muerte, pues dejó caída la estoacada y a resonar los pitos.
¡Viva Aguascalientes! se escuchaba con frecuencia, ¡Viva! respondían los aficionados, que emocionalmente han visto triunfar a un torero que le funciona la cabeza y el corazón, Nicolás Gutiérrez.
 
 FICHA.-Plaza México, quinta novillada de la temporada. Clima.-Sol caluroso durante los dos primeros ejemplares. Ráfagas de viento y frío en tercero. Lluvia al salir el cuarto; después despejado. Ganadería.-Marco Garfias. Cuatro de triunfo; arrastre lento al tercero. Pesos: 375, 415, 380, 412, 409 y 405. Incidencias: Minuto de aplausos para el ganadero Marco Garfias. Subalternos destacados.-A caballo, César Morales, ante el abreplaza. En banderillas, Fernando García, ovacionado durante el quinto bravo toro. Juez de plaza.-Gilberto Ruíz Torres, asesorado por Conrado García.-Bien concedidos los premios. Al final, a hombros llevaron a Nicolás Gutiérrez hasta la entrada principal.
 
Rodrigo Ochoa.-Al tercio y silencio.
Luis Miguel Cuéllar.-Palmas y pitos.
Nicolás Gutiérrez.-Oreja y oreja.

 

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.