inicio
Redacción - 13/10/2015
Javier Baquero
Javier Baquero

Después de un fuerte aguacero y la excelente labor de los monosabios, se dio inicio al último festejo del ciclo Toros y Ciudad, en la capital caldense. Hoy tampoco fue buena la tarde, hubo tres cuartos de afición en los tendidos que quedaron con ganas de un poco más.

Se lidiaron seis novillos toros de la ganadería de Rincón Santo, de pareja presentación y juego complicado, entre todos se encontró la raza pero sin clase, broncos y algunos con malas ideas.

El primer novillo de la tarde le correspondió al boyacense Leonardo Campos “El Choni”, y desafortunadamente para todos fue un ejemplar que desde su salida se le vio la falta de clase, en banderillas se paró y en la muleta de costaba pasar; y cuando pasaba lo hacía sin calidad con la cara a media altura. El Choni le dio la lidia adecuada dentro de lo poco que se le podía hacer, con la muleta en la altura correcta y tratando de cuidarlo para que le llegara hasta el fin de la faena, sin embargo por la mansedumbre del novillo y sus malas maneras de embestir, la muleta se trompicaba, pero nunca se dejó desarmar ni desesperar; mantuvo la calma y dominó al toro. Mete y saque caído, estocada completa y contraria. Palmas.

En el segundo novillo de El Choni, nuevamente el banderillero bogotano, Hernando Franco repitió su falta de respeto a la profesión, tras un tercio de banderillas que compartió con su compañero Jaime Devia, salió corriendo dentro del callejón buscando un burladero para salir al medio de las líneas concéntricas del ruedo e insistentemente pedirle al novillero que lo dejara desmonterarse, sin siquiera esperar a que Devia que también había puesto un buen par, pudiese recibir también la ovación del público... Hay que recordarle a Franco que quien manda en el ruedo es el matador y no él.

Retomando con El Choni podemos resaltar que estuvo voluntarioso y decoroso pero que su faena no tuvo emoción ni ligazón, allí se conjugó la falta de fiereza del toro, la falta de conexión con el público y el frío de la afición. Toreó con buenas maneras, le aguantó al toro que se paró y buscó las tablas; técnica y paciencia la que tuvo Leonardo. Media espada en buena colocación. Petición de oreja.

El intento de porta gayola de Andrés Bedoya fue fallido debido a la velocidad con la que su novillo salió de los toriles, atropellandolo y llevándose el capote entre los pitones. El nacido en Manizales gustó entre su gente, mientras realizaba una faena de mucho mérito, se caracterizó por la ligazón y el toreo en redondo a un novillo que se dejó, tenía raza pero carecía de clase; fue superior el novillero al ejemplar. Pinchazos repetitivos debido a la mala colocación para entrar a matar, no se perfila y se salta los tres tiempos de la suerte; media espada, varios intentos de descabello. Silencio tras tres avisos.

De nuevo Andrés intentó una porta gayola y esta vez el resultado fue peor que en el novillo anterior, pues con bastante fuerza se lo llevó por delante y le rompió la taleguilla, sin heridas de consideración. El tercio de banderillas fue tedioso, fueron varias las pasadas en falso de los banderillero a y el toro mediante engaños no permitía el cumplimento del tercio, finalmente por recurso se pusieron las 4 banderillas reglamentarias.

La faena la hizo Andrés, su madurez y calma en medio de lo bronco del toro hicieron que la gente se conectara con él y valoraran las tandas largas y buenas del novillero, pecó un poco por que alargó inncesariamente la faena y eso la tornó de llamativa a aburridora. Pinchazo hondo y descabello. Petición de oreja y vuelta al ruedo al toro, incomprensible porque no hubo petición y tampoco tenía méritos para una vuelta al redondel.

Como debutante con caballos estaba el también manizaleño, Julián Mateo Jaramillo, que saludó con una larga cambiada exitosa y unos delantales para llevar al novillo al caballo. JuLian quería agradar en su primera tarde como novillero sin caballos en su ciudad, pero la faena no tuvo orden y se tornó sosa, el novillo era manso y bravucón... Todo esto unido a la falta de experiencia de Jaramillo dio como resultado una faena sin sabor. Pinchazos, estocada delantera y demasiados descabellos. Silencio después de tres avisos.

Julián Mateo brindó al respetable e inició con unos pases de tanteo a un novillo pronto y violento en su embestir, la faena estuvo compuesta por pases con las dos manos, por aquí y por allá; ni el toro ni el torero se quedaban quietos y la falta de temple estuvo presente. Pinchazos y silencio tras dos avisos.

 

FICHA DE LA CORRIDA

Lunes 12 de octurbre de 12015 Monumental de Manizales. 3ª de Toros y ciudad. Lluvia. Tres cuartos de plaza. Con picadores, 6 movillos de Rincón Santo. Correctos de presencia pero broncos.

Leonardo Campos “El Choni”, palmas y palmas tras petición de oreja.
Andrés Bedoya, silencio tras tres avisos y vuelta espontánea.
Julián Mateo Jaramillo, silencio tras tres avisos y silencio tras dos avisos.

 

Fuente: Diana Carolina Baquero

 

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.