inicio
Armillita IV cortó una oreja y Diego Silveti sufrió una cornada en la pantorrilla derecha
Redacción.- Vídeo Charly Lara - 04/05/2015
Prensa Silveti
Prensa Silveti

 

Al conjuro de otro cartelazo, con la presencia de Julián López "El Juli", la Monumental volvió a llenarse completamente, en una tarde preciosa con calor y pequeñas ráfagas de viento al principio.

Al término del paseíllo anunciaron que Mónica Serrano no actuaría y en su lugar anunciaron a Emiliano Gamero, quien tampoco pudo hacer presencia en el paseíllo al entretener a sus caballos en un retén militar en la carretera. Por ese motivo cerró plaza con un toro de Fernando de La Mora y el convidado, no invitado, se convirtió a la postre en el triunfador, realizando un verdadero faenón con todo tipo de suertes acompañado por una cuadra de caballos extraordinaria a la que manejó a placer. Quiebros, cabreolas, series de vueltas; además impregnadas por una emoción y transmisión que no le cabía en el cuerpo. Lo mató en todo lo alto y le cortó las orejas y el rabo. Hacía mucho tiempo que no se veía triunfar de esa forma a un rejoneador, con gritos de ¡torero, torero!

Se lidió un encierro de Montecristo de presencia muy justa y sin transmisión de los que sólo ha servido el cuarto. Además se presentaron dos de Fernando de la Mora extraordinarios; uno de rejones de vuelta al ruedo y el de regalo que fue indultado.

"El Juli" abrió plaza con un toro que embestía sin son y que se fue quedando pero el maestro haciendo uso de un valor impresionante se metió en terrenos comprometidísimos haciendo una faena donde no la había. La estocada cayó muy trasera y perdió el trofeo que tenía en la bolsa.En su segundo cambió totalmente la cara de la moneda. Salió un cárdeno salpicado que, aunque perdió las manos muchas veces, tenía bravura y calidad, aunque en las manos del “Juli” le hizo ver mucho mejor, al grado que el juez ordenó el arrastre lento. Lo toreó por ambos pitones, destacando las tandas con la derecha por su profundidad y trazo largo. Verdaderamente lo cuajó en un faenón, con los gritos consagratorios de ¡torero, torero! Lo reventó con un espadazo impresionante que le hizo rodar sin puntilla y sin la ayuda de las asistencias. Dio clamorosa vuelta al ruedo.

Diego Silveti ha tenido una tarde sin suerte en el sorteo y siempre anduvo cuesta arriba. Abrió ante un castaño de bella lámina con el que no se pudo acomodar ni con el capote ni con la muleta ya que el toro embestía rebrincado y sin clase. Lo pinchó en varias ocasiones y terminó con un descabello, recibiendo abucheos.Con su segundo, no pudo tampoco componer la plana porque se volvió a encontrar con un toro que era brusco y lo que quería era quitarse la muleta de enfrente, mas que embestir. Lo mató de pinchazo y media suficiente, dividiendo las opiniones.

Con la feria sin resolver decidió regalar u toro de Fernando De La Mora, con el que le ha regresado el alma al cuerpo. Lo toreó a placer desde que se abrió de capa, hasta que lo metió a los corrales. Un faenón de principio a fin. Lances, quites, estatuarios, y series de derechazos interminables templados y con la mano bajísima. Adornos, arrucinas, cambiados de mano, una faena de inspiración y de técnica a un toro inconmensurable de bravo y de clase, el que Diego aprovechó y entendió perfectamente. Desafortunadamente al llevarlo a los toriles, lo cogió de fea manera y le infirió una cornada en la parte interna de la pantorrilla derecha. Aún no se ha dado a conocer el parte médico

Fermín Espinosa “Armillita IV” se enfrentó, primeramente, a un bellísimo berrendo acinchado y lucero con el que no pudo lucir por su sosería. Intentó todo sin conseguir el éxito. No había manera de hacer la faena, pero con su actitud fue dejando constancia de sus deseos. Lo mató de una entera y fue ovacionado. El sexto fue devuelto por su escasa presencia y salió otro del mismo hierro, también protestado, pero que se dejó meter mano, aunque al final de la faena, huía.Fermín lo fue metiendo y le consiguió cuajar muletazos de mucha calidad y largueza. Puso toda su voluntad, siempre queriendo y luchando contra las huidas del toro. Le metió toda la espada, y le cortó una merecida oreja.

 

Fuente: Prensa Silveti

  Votar:  
Resultado: 4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos   4 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.