inicio
Magaly Zapata - 09/06/2015

No hay más que recordar. Galdós camina parsiomoniosamente a tablas con la montera en mano y brinda el último novillo del mano a mano 2014 en Acho a su rival esa tarde, Andrés Roca Rey. Cierto que la historia registra ese primer round a favor de Joaquín que salió a hombros. Cierto que la vida les ofrecerá otras tardes como esa. Cierto también que la cosa no queda ahí. Se lo dijeron.

 

Rivalidad. Que no es más que disputar, que pelear cada peldaño, cada puesto, cómo era antaño, cuando cada paso en el toreo se jugaba a vida o muerte. Competir por un mismo fin y superarlo.

En tiempos dorados del toreo existió rivalidad entre figuras y sus partidarios. Rivalidad que en algunos casos llegó a las manos. La bofetada de Rovira a Domingúin, Acho 1949, por fastidiarle un quite; Aranjuez, 1965, Paco Camino y El Cordobés también llegaron a las manos por un quite; Valencia, 1985, El Soro y Manzanares, a bofetadas en un bis a bis. Sin embargo, José Gómez

Ortega “Gallito” y Juan Belmonte rivalizaron con altura, con toreo, con historia. José, mandón y poderoso, completo, ‘tijera de cortar coletas’ apartó a Bombita y Machaquito. Juan, por su fragilidad cambió las formas, el concepto y la historia, dio paso al toreo moderno pero hasta el disparo dijo que José le ganó la partida con su muerte prematura en el ruedo. Del 14 al 17 José y Juan tuvieron sus mejores años, los de la rivalidad, siendo Sevilla y Madrid determinantes escenarios de las contiendas.

Un siglo después, son dos peruanos, Andrés y Joaquín, los que en este tiempo nos reviven aquella historia. Madrid y Sevilla. Dos escenarios determinantes, al menos en esta temporada, que marcarán el paso de esa rivalidad.  Y aunque intenten disimularlo, en la arena no pueden soterrarlo. De seguro que en sus cabezas existe el deseo contenido de ir más allá que el otro. Eso es bueno. Ellos crecerán como toreros, y el Perú, tendrá dos ídolos, si la prensa generalista acompaña, que pondrán de moda los toros llevando partidarios a las plazas.

Por lo pronto, España no es ajena a esa rivalidad. Un portal español etiquetó el previo a Sevilla: “Duelo en Sevilla, un mano a mano de 72 horas”. Porque rivalizarán en fechas cercanas y porque se vieron con 7 días de diferencia en Madrid y, aún cuando Andrés llevó ventaja con su puerta grande y la revalidación al mes por actitud y capacidad aunque sin trofeos, Joaquín hizo lo suyo y dejó tremendo ambiente con ese quite por apretadas chicuelinas que tuvieron sabor, entrega, actitud y ganas de decir ¡este soy yo! sin aire por medio entre el toro –no un novillo - y él.

Perú ya tiene a ‘josé y juan’ redivivos. Empresa y aficionados tenemos que estar a esa altura.

 

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.