inicio
Carlos Alonso - 09/05/2016

"Duros", "blandos", "comerciales", "de garantías", "toristas", "toreristas", encastes mayoritarios y minoritarios. ¿Cuántas veces leemos y escuchamos estas palabras durante estos días? Muchas, demasiadas.

Por todos es sabido que hacerse ganadero de reses de lidia es una tarea ardua y que deja escasos réditos. Solo la pasión que despierta en esos hombres un animal tan bello puede explicar una aventura en la que se juegan patrimonios y sueños. ¿Cuántas veces se critica sin ningún pudor a sus animales? A diario. Incluso cuando no lidian.

El toro es la base de un espectáculo que no garantiza la diversión para el espectador. Un mal resultado o un toro complicado puede cambiar el año de una ganadería, borrando de un solo plumazo todo lo bueno que se guardaba en la memoria. Justicia. Un garbanzo malo no estropea un buen cocido.

Peor lo tienen los que dan vida y cuidan con guante de seda a unos ejemplares que casi nadie quiere. Se trata de vacadas arrinconadas por la evolución de los tiempos y cuyo comportamiento durante la lidia ya no se amolda al "toreo moderno". ¿Cuántos tesoros genéticos se pierden por estos motivos? Prefiero no acordarme.

Centenares de animales emprenden un viaje que terminará en las tenebrosas dependencias de los mataderos. La otra cara de la moneda son los ejemplares  que se ganan en el ruedo la vida eterna. Muy pocos consiguen el mayor galardón que puede recibir un toro: el indulto.

En nuestra retina quedaron grabadas las humilladas embestidas de "Cobradiezmos". Un cuarto de hora de bravura a golpe de riñón que llenó de emoción todos los tercios. Digo todos porque a menudo vemos como el pañuelo naranja asoma sin atender al comportamiento exhibido en el caballo o en los finales de faena. El indulto debe ser un acontecimiento que libre del acero a los que reúnan hechuras y bravura entre otras muchas virtudes.

Afrontaremos unos años en los que las cabezas de camada serán más escasas. De todas formas el toro mastodóntico y cargado de kilos no nos hacía ningún beneficio. Eso no es trapío. Confiemos en el juicio de los equipos veterinarios.

Hoy me apetecía dejar unos breves apuntes. La Fiesta necesita respeto, bravura y cordura.

 

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.