inicio
Carlos Alonso - 25/04/2016

Con la llegada del uso de razón a nuestras vidas iniciamos un listado de recuerdos y empezamos a sentir atracción por determinadas actividades. Muchas las dejamos aparcadas en el largo sendero del tiempo pero hay otras que nos ayudan a explicar nuestro paso por la Tierra.

La Fiesta de los Toros es un árbol cargado de historia. Sus raíces beben del juego de un hombre con la fiera. Calles, tierras de labor y plazuelas se transforman en ruedos improvisados y en recorridos de encierros. ¿Quién no ha asistido a este tipo de espectáculos?

Los festejos populares forman parte de la cultura y las tradiciones de un pueblo y sus gentes. Curiosos y adeptos retan a las reses con mayor o menor conocimiento. Muchos son jóvenes que se preparan físicamente a conciencia para realizar las distintas suertes de la Tauromaquia primigenia. Recortes, quiebros, carreras, saltos y rodadas se suceden ante el protagonista de todo ello: el toro.

Cientos de peñas y comisiones taurinas repartidas por todo el territorio español se dejan sus ahorros en la búsqueda y adquisición de animales. En la mayoría de casos se trata de ejemplares que no reúnen las condiciones necesarias para ser lidiados en las Plazas. En los años precedentes, el sobrante que no cabía en el mercado.

Por suerte para la cabaña brava, aquí se comprende la variedad de matices y comportamientos, buscándose con frecuencia encastes y hierros muy distintos. Escogiendo al azar un cartel anunciador de los "bous al carrer" de un pueblo de la comunidad valenciana, podemos ver como se anuncian juntos toros de Cuadri, Partido de Resina, Juan Pedro Domecq, Valdefresno, etc.

El sistema taurino actual hace que muchas vacadas naveguen a contracorriente. Las empresas y veedores no visitan sus fincas para reseñar lotes. Los gastos ahogan y las bocas piden el pienso a diario. Una situación crítica que ha condenado a la desaparición de varias vacadas.

El árbol se tambalea como si fuera un castillo de naipes y los que mandan en esto apenas demuestran interés por mantener verdaderos tesoros genéticos. Menos mal que todavía tienen fuerza las raíces. Aficionados que luchan por el toro sin buscar reconocimientos.

El eje de la Fiesta se acuerda hoy de su labor. Los festejos populares son mas que nunca un salvavidas para el toro.

  Votar:  
Resultado: 4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos4,7 puntos   3 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.