inicio
Carlos Bueno - 09/06/2015

Una oreja en seis corridas de las declaradas toristas. De acuerdo en que se pudo cortar algún apéndice más. Sin embargo, lo realmente preocupante es que en los seis festejos la falta de raza y de emoción fue el común denominador. Es el balance del último tramo de un San Isidro en el que, por el contrario, se otorgaron 17 orejas en los 21 encierros que anunciaban ganaderías más comerciales; todo ello sin tener en cuenta las diez orejas conseguidas por los rejoneadores.

Cierto es que tocar pelo en las corridas duras es mucho más complicado que hacerlo en las consideradas colaboradoras. Pero ese es un condicionante por todos conocido y asimilado. Tanto es así que los aficionados no suelen acudir a este tipo de festejos con la pretensión de que se corten muchas orejas sino con el ánimo de valorar otro tipo de lidia y de emocionarse con el juego de unos animales, a priori, más ásperos y exigentes.

Lo decepcionante llega cuando los toros, sea cual sea su etiqueta, no ejercen la función para la que nacieron, que no es otra que la de acometer. Unos lo deben hacer con más claridad y otros creando más dificultades, pero todos con una mínima movilidad y casta. No se trata de que los hierros duros suavicen sus embestidas para que permitan el toreo más exquisito que en la actualidad se pueda llevar a cabo. Nadie pretende eso. De hecho los triunfos frente a estas divisas no se cimentan en el número de muletazos templados y por abajo ejecutados sino en la importancia de la faena llevada a cabo según los problemas creados por el astado.

En general las ganaderías duras han decepcionado en San Isidro, y eso despoja de argumentos a quienes abogamos por la diversidad de comportamientos, por ferias que huyan del monoencaste y por toreros de diferente corte. Urge recuperar este tipo de divisas -algunas parte fundamental de la historia de la tauromaquia- sin que pierdan la esencia que les dio sitio y renombre. Va en ello su continuidad y también la de un grupo de coletudos que tienen su parcela gracias al entendimiento que de ellas demuestran; va en ello la pervivencia de un sector de aficionados que lo seguirán siendo mientras se anuncie el que ellos consideran Toro-Toro, y quién sabe si incluso va en ello el futuro de una Fiesta que debería basarse en el astado y en su conducta.

  Votar:  
Resultado: 4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos   5 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.