inicio
Carlos Bueno - 05/07/2016

Islandia, un país de poco más de 300.000 habitantes de los cuales sólo 100 se dedican de forma profesional al fútbol, sorprendió llegando hasta los cuartos de final de la primera Eurocopa en la que participaban. El pasado lunes perdieron contra el combinado francés, pero hasta entonces habían eliminado a Inglaterra, que cuenta con un jugador mejor cotizado que el conjunto islandés al completo, vencieron a Austria y Holanda, que llegan a quintuplicar su presupuesto, y empataron con Portugal, en la que sólo Ronaldo dobla el precio de todo el equipo nórdico.

Unos 10.000 islandeses asistieron en directo a los últimos partidos de su selección en la competición europea, lo que representa un 3% de la población. Estableciendo una comparativa, si el porcentaje de ingleses hubiese sido el mismo en el campo se habrían dado cita más de millón y medio de hinchas. La audiencia televisiva que siguió en Islandia el encuentro de octavos de final fue asombroso: un 99’8 por ciento, o lo que es lo mismo, sólo el 0’2 por ciento de los islandeses que veían televisión a la hora del partido decidieron optar por otro tipo de programas. Y todo en un pueblo sin tradición futbolística.

El hecho es calificado de milagro en todos los medios de comunicación, pero yo no creo en la intervención divina sino en el esfuerzo de la gente, sobre todo en el trtabajo de base. Y eso precisamente es lo que ha hecho la Federación islandesa de fútbol, que lleva más de veinte años apostando e invirtiendo en este deporte a pesar de tratarse de un país poco propicio para su práctica. Los vientos polares, el intenso frío y las continuas heladas se solucionaron construyendo estadios techados, y en la actualidad ya hay cerca de 100 campos cubiertos y abiertos de forma gratuita a todos los ciudadanos para que se animen a poner a prueba sus habilidades.

Se ha hecho una excelente labor para formar preparadores desde las categorías inferiores y se han creado escuelas para chicos menores de seis años que entrenan de forma regular y controlados. A esto cabe sumar que asistir a los partidos en Islandia es muy barato: comprar una entrada para ver a cualquier equipo de primera división cuesta unos 10 euros, y además los clubes tienen una relación inusualmente estrecha con sus aficionados. Los seguidores de su selección han creado una serie de cánticos coreografiados que repiten todos a la vez e interpretan siempre una canción a especie de himno que les une. Si sumamos apuesta de futuro, trabajo de base, solución de problemas y espectáculo en el terreno de juego, el resultado no puede ser otro que el éxito.

Es la lección que los islandeses nos acaban de dar y que perfectamente podría imitar el mundo de los toros. Esperar a que se inscriban novilleros a las cada vez más escasas Escuelas de Tauromaquia es como lanzar la caña de pescar en el Mar Muerto. El sector no debería contentarse con la aparición puntual de un puñado de nuevos valores porque la cifra irá en descenso en los próximos años si los ataques antitaurinos continúan produciéndose y mermando la afición de nuestros jóvenes. Es necesario poner de nuevo "de moda" los toros.

La televisión es imprescindible para su promoción y divulgación, como lo es que se cree una sólida cantera coordinada por gente seria y competente, que se potencie la complicidad entre organizadores y aficionados, que se remocen algunos vetustos cosos y que se abarate el precio de las entradas. Eso supondría el revulsivo que necesita el toreo para fortalecerse y para seguir siendo el espectáculo pasional y emocionante contra el que no pudieron reyes, ni papas, ni políticos. Algo así como la selección islandesa de fútbol pero con arte. Porque siempre será mejor copiar su sistema que exportar la Fiesta ¿no?

  Votar:  
Resultado: 4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos   6 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.