inicio
Carlos Bueno - 23/06/2015

“Si me ves torear a mí te aficionas a los toros y además te haces cordobesista”. Se lo dijo Manuel Díaz ‘EL Cordobés’ a Pablo Iglesias en la entrega de unos premios en los que torero y político coincidieron. Del bueno de Manolo se pueden discutir sus formas en el ruedo, su heterodoxa tauromaquia, pero jamás su entrega, su sinceridad, su simpatía natural, su espontaneidad y su gracia para decir las cosas, ya sean serias o jocosas, con la mejor cara y sin un ápice de malicia. Y así, sin pensárselo dos veces, se lo soltó al líder de Podemos después de que su partido se haya posicionado en las antípodas del toreo.

Manolo dio en el clavo: “Si me ves torear…” La cuestión es que la inmensa mayoría de los antis no han visto una sola corrida en su vida, ni mucho menos una ganadería de reses bravas, y hablan desde el desconocimiento más profundo. Afirmar que el torero se dedica a asesinar al toro es lo más fácil. Lo difícil es intentar entender que torear es algo casi metafísico; que detrás de la lucha entre humano y animal existe una expresión espiritual que convierte el envite de la inteligencia frente a la fuerza en una creación artística que nada tiene que ver con la tortura. Todo lo contrario, el torero es el primer defensor del toro, y los ganaderos los primeros ecologistas.

¿Cómo conseguir que se comprenda todo esto? Es complicado cuando el receptor no quiere escuchar sino que prefiere dejarse arrastrar por la corriente pueril e insubstancial que invade la sociedad. Eso es lo cómodo. Si los que más gritan sitúan el pulgar hacia abajo… ¡muerte a la tauromaquia! Y esa es la lamentable clase política que nos ha tocado sufrir. Dictadores que no tienen el menor reparo en despreciar los derechos y las libertades del pueblo al que dicen representar, individuos que desconocen la historia o que prefieren no saber que los toros existieron en todas las épocas y situaciones posibles, con Franco, en la República y con Carlos IV.

El horizonte se adivina borrascoso si no aparecen un puñado de Manolos defendiendo con fervor la tauromaquia. La tele, el medio que en la actualidad más podría hacer por la difusión y la didáctica del toreo, no parece que vaya a cambiar de línea editorial. Y entretanto corre peligro el futuro taurino de Huesca, La Coruña o Palma de Mallorca. El ayuntamiento de San Juan de Sarria ya ha dicho que los toros no son procedentes y los ha eliminado. Lo mismo va a pasar en Gandía y posiblemente en Xàtiva, incluso en Alicante van tirando chinitas.

Nos queda el consuelo de la recuperación de las corridas en San Sebastián tras la salida del Consistorio de EH Bildu. Aunque atención, que ahora gobiernan en Pamplona. Ahí será difícil que acaben con la tradición, pero harán lo que puedan para ir estrangulando la Fiesta poco a poco. Tiempo al tiempo.

No hay peor ciego que el que no quiere ver, y este tipo de invidentes están salpicando nuestra geografía sin la mínima preocupación por la riqueza económica y medioambiental que supone la tauromaquia, y mucho menos por las cuestiones artísticas o incorpóreas que conlleva. No serían tan peligrosos si otros grandes partitos políticos no les tuvieran que devolver favores a cambio de su apoyo para formar Gobiernos. Pero esa es la gran realidad, el sistema electoral lo permite y ahora lo vamos a sufrir. ¡Más Manolos, por favor!

  Votar:  
Resultado: 4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos   11 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.