inicio
"El pasado 12 de septiembre, José Ortega Cano participó en el programa “El Cascabel” de 13 TV, ..."
Carlos Bueno - 19/09/2017

El pasado 12 de septiembre, José Ortega Cano participó en el programa “El Cascabel” de 13 TV, cuyo presentador fue siempre favorable a la tauromaquia y en todo momento intentó ayudar al maestro de Cartagena a salir de los charcos en los que él solito se metía ante las preguntas de los colaboradores del espacio, aún cuando éstas nunca fueron malintencionadas. Al contrario, se trataba de cuestiones triviales de fácil argumentación en las que el bueno de José se enredó y que, sin pretenderlo, acabaron convirtiéndole en atacante en vez de defensor.

Que Ortega Cano sea pesimista en cuanto al futuro de la Fiesta y que piense que cada vez va menos gente a las plazas es su opinión y, ante las cámaras, debería guardársela si su intención es fortalecer la tauromaquia. Pero este tema es de nimia importancia comparándolo con los, a mi entender, disparates que se atrevió a proclamar, entre ellos que a los toros no deberían pegarles cuatro o cinco puyazos sino uno o dos. ¿Cómo? ¿En qué galaxia ha estado viviendo Ortega Cano durante las últimas décadas? La mentira no tendría importancia si sólo la escucharan los aficionados, porque todos conocen que únicamente en las plazas de primera categoría los astados reciben dos varas, en el resto una o casi una. El problema es que el programa lo estaba viendo todo tipo de gente, y quienes son tuvieran demasiados conocimientos en la materia seguro que pensaron que en los ruedos se masacra brutalmente a los toros.

Otro dislate del maestro fue proponer que a todo matador que pinche en tres ocasiones se le sancione y le sea devuelto el toro a los corrales. Afortunadamente no estipuló la cuantía económica de la multa, porque con lo lanzado que estaba Ortega se me antoja que hubiese propuesto una cantidad disuasoria para todo aquel que sintiera ganas de intentar ser torero. “La Fiesta ha de renovarse”, aseguró. Y digo yo que renovarse sí, pero tirar piedras desde dentro al propio tejado no parece la mejor forma de fortalecerla frente a la sarta de barbaridades con la que ya está siendo bombardeada desde fuera.

Capítulo aparte fueron sus opiniones sobre los festejos populares. Nunca supo desmentir los viejos tópicos que alguno de los contertulios rescató, como que los toros embolados sufren, que en algunos sitos a los animales se les hacen escabechinas, que les pegan palizas o que los matan de cualquier manera. Frente a todas estas falacias el murciano se limitó a afirmar que él es partidario de la tauromaquia reglada y de darle cuartelillo al toro, cito textualmente. No deben estar muy contentos los aficionados de la calle con tal argumentación después de la preocupación que muestran por el respeto al toro y de los desvelos y sacrificios que eso conlleva, tanto a nivel reglamentario como económico.

Con mis respetos a Ortega Cano, no parece que él sea el mejor embajador para defender la tauromaquia en televisión. Una cosa es contar en primera persona su vida, obra y milagros y otra bien diferente hablar en nombre del sector taurino. Y debería ser el propio sector el que designase a sus representantes, personas preparadas con más bagaje que la simple buena intención. No querer verlo así es como aceptar tener al enemigo en casa, alguien que, por mucho que asegure que se le ha disparado el arma involuntariamente, el tiro que ha pegado hiere.

Y después del sainete de José en 13 TV, que, eso sí, opinó con acierto que lamentablemente se ha politizado la Fiesta y se le ha significado con la derecha, llega Juan José Padilla y se cuelga a la espalda una antigua bandera de España con el escudo del águila. Vale que luego dijo que no se había dado cuenta y que pedía perdón a quien pudiese sentirse ofendido, pero el daño ya estaba hecho. El arma se le había disparado y la bala daba en pleno corazón de la Fiesta. Padilla con el águila franquista a lomos fue de inmediato trending topic mundial. Y ahora a ver cómo explicamos que José mintió con el número de puyazos y que Juan andaba despistado con el aguilucho. Entre José y Juan no ganamos para disgustos.

  Votar:  
Resultado: 3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos   10 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.