inicio
"Hay empresarios que quieren hacer creer que menos implicaría más, que reducir significaría aumentar, que restar festejos comportaría sumar interés."
Carlos Bueno - 07/11/2017

Hay empresarios que quieren hacer creer que menos implicaría más, que reducir significaría aumentar, que restar festejos comportaría sumar interés. Ahora resulta que lo oportuno sería eliminar la condición que alguna plaza todavía conserva de ofrecer toros durante toda la temporada para organizar corridas puntuales y, con ello, que cada función fuese un gran acontecimiento. Y digo yo que si lo llevásemos al extremo y sólo se diese un festejo al año el coso más grande del mundo se quedaría pequeño y las entradas podrían ponerse al precio que al señor empresario le saliese de la entrepierna. Pues no estoy de acuerdo.

Cada corrida es en sí un gran acontecimiento y su atractivo no va en función del número de festejos que se programan sino del acierto del empresario a la hora de elaborar un cartel del interés de la clientela y, sobre todo, de la bravura de los toros y del compromiso de los toreros. Un acontecimiento no es que juegue una vez al año el Villarriba CF contra el Rácing de Villabajo; sin embargo lo es el Madrid-Barça ya sea en la Liga, en la Copa, en la UEFA, en la Champions, en el Mundialito, en la ida, en la vuelta, en cuartos o en la final.

Quiero decir con ello que en la Fiesta de los toros el interés lo generan una y otra vez los animales encastados y los toreros implicados. Y es indiferente si el astado es de Victorino o de Montequi siempre que embista con codicia. Y da lo mismo que el matador se llame José Tomás o Vicentín siempre que sea capaz de crear emoción. El deber del empresario, demasiadas veces coaccionado por su condición de apoderado, es comprar animales bravos y dar cabida a quienes hacen méritos con independencia del puesto que ocupen en el escalafón, y que sean ellos, toros y toreros, quienes cada vez que pisen el ruedo lo conviertan en el escenario del Madrid-Barça. Pero cuidado, no es de recibo que cueste lo mismo la entrada para ver a José Tomás que a Vicentín ¿O es que tiene el mismo coste para el empresario contratar a uno que al otro? No, no vale lo mismo el Villarriba-Villabajo que el Madrid-Barça, ni Plácido Domingo que Panblandito de Utrera.

Hay empresarios que se han atrevido a poner como ejemplo la celebración de los Grandes Premios de Fórmula 1, un extraordinario acontecimiento una vez al año en cada país, sin querer tener en cuenta que el coste medio de una sola prueba de Fórmula 1 supera los 27 millones de euros.

No, no es comparable. Ni es de recibo que haya empresarios que se atrevan a afirmar que la solución para que la gente vaya más a los toros no es aplicar a las entradas la rebaja del IVA concedida por el Gobierno. Pues no hacerlo me parece una indecencia, una burla al Gobierno y una estafa al aficionado. Las empresas que no han repercutido los 11 puntos del descenso del IVA han aumentado su beneficio medio de forma tan considerable como poco ética. ¿Cómo no va a influir el importe de las entradas en su venta? ¿Alguien en su sano juicio se puede creer este engaño?

Pues nada, a subir los precios y a quitar corridas. Que haya cada vez menos toreros y que sean todos del redil de los cuatro empresarios que manejan el mercado. Así, con un puñado de festejos obtendrán máximo rendimiento. Menos trabajo y más beneficios. Y que los matadores de la troupe sigan aceptando que en la casilla de la remuneración de sus contratos continúe figurando “la cantidad a convenir” o “la estipulada”, y que consientan cobrar hasta un año después de haber toreado, o peor, que en algunos casos tengan que tragar con unos honorarios por debajo de los mínimos legales.

¿Y mañana qué? El mañana no parece importarles mientras hoy haya cigalas y champagne para celebrar las ganancias. Menos corridas y más caras, eso sí. Y cuando los antitaurinos se armen de razones para argumentar que el descenso de espectadores es galopante los listillos de los empresarios seguirán como hasta ahora, de brazos cruzados. Quién sabe, hasta puede ser que estén aliados para conseguir que se reduzca el número de festejos. ¿No es eso lo que quieren? Yo no me puedo imaginar a la FIFA quitando competiciones de fútbol. Sin embargo todo indica que en el sector taurino hay quien en vez de potenciarlo pretende debilitarlo. La verdad, no doy crédito.

  Votar:  
Resultado: 3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos   4 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.