inicio
"De forma espontánea, pura y sincera, los espectadores que el sábado pasado colmaban la plaza de toros de Arles se pusieron a cantar al unísono La Marsellesa..."
Carlos Bueno - 12/09/2017

De forma espontánea, pura y sincera, los espectadores que el sábado pasado colmaban la plaza de toros de Arles se pusieron a cantar al unísono La Marsellesa, el himno de Francia, después de que un cretino antitaurino se tirase al ruedo para intentar agredir a El Juli. Fue el mejor ejemplo de unión y de apoyo al respeto y a las libertades que se pueda imaginar. Fue el mejor ejemplo de que la tauromaquia no tiene tintes políticos y que pertenece al pueblo.

A riesgo de parecer un francófilo empedernido, no me resisto a cantar de nuevo ciertas virtudes de la afición francesa, máxime cuando atañen a un suceso tan espontáneo como ejemplar. Que en Francia las contrataciones de toros y toreros suelen tener un grado de justicia superior al de España es de conocimiento general. El mercado galo es codiciado por los matadores de todo el escalafón, especialmente por los que no ocupan los primeros puestos porque saben que un triunfo en territorio franco suele significar la repetición, un nuevo contrato en el mismo coso o incluso abrir las posibilidades en otros vecinos.

Con los ganaderos sucede lo mismo, eso sí, siempre y cuando no se pegue un petardo o se intente engañar al respetable, que en eso los franceses lo tienen muy claro: castigo para el defraudador, sanción para quien manipule las astas o lidie un encierro impresentable o manso, que no volverá a anunciarse en su suelo durante unas temporadas. Premio para los buenos, condena para los malos. Parece lo lógico. Es lo lógico.

Su modelo de gestión suele contar sin complejos con los aficionados, hasta el punto de incluirlos en las Comisiones Taurinas y organismos municipales donde tienen voz y voto para expresar sus preferencias y hasta en la confección de los carteles. Claro, la clientela demanda lo que realmente le emociona y atrae, no solamente lo que le interesa al empresario. Es cierto que se trata de una afición un tanto más fría y menos espontánea que la española. En cambio es más instruida, observadora, culta y exigente; siempre hablando en líneas generales.

Francia también es ejemplo de protección institucional de la tauromaquia. Sus leyes la amparan, la defienden y la promueven sin tapujos. Para evitar posibles altercados alejan las manifestaciones provocadoras a más de 500 metros de donde se celebran los festejos, y procuran libertad y respeto a los aficionados. Su Gobierno declaró la tauromaquia Patrimonio Cultural Inmaterial en 2011 cumpliendo de forma metódica los dictámenes y requisitos que demanda la Unesco, y así lo tienen aceptado la mayor parte de sus políticos con independencia de sus tendencias.

 

  Votar:  
Resultado: 4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos4,6 puntos   8 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.