inicio
"Pero nos toca a nosotros elevar la voz pidiendo respeto y remarcando que nobleza, valentía y genio son precisamente las características del animal que en cada plaza del mundo entrega su vida con el máximo respeto de los profesionales"
J.C.M. - 02/01/2018

Navidad, Papá Noel, ciudades engalanadas de luces y formas de colores, regalos, cenas, familia... sin duda unos días por y para los niños, liberados de sus pesadas cargas escolares, presos de una inocente ilusión, neutra y sin las manchas propias que el paso de los años nos deja en el alma. Días de cine, estrenos de películas de animación y entre ellas se ha colado una, de título "Ferdinand", que invita más a pensar en las aventuras de una ardilla en la gran ciudad o al rescate de un delfín a la deriva en alta mar, que a las desventuras de un toro. Sí, han leído bien, un señor toro.

Sin dejar pasar la oportunidad de compartir una tarde en el cine con los más pequeños de la casa sin haberte documentado previamente por mor de lo llamativo de los trailers publicitarios, lo primero que viene a tu mente es si la dirección o producción de la misma es de origen nacional, ya saben que aquí de toros opina todo el que se precie. Visto el aspecto de búfalo del tierno morlaco con unas hechuras más propias de un culturista, la respuesta es no. Dejando de lado detalles que denotan el poco estudio de la profesión taurina como que el "Maestro", malo de la historia, haga el paseíllo con la muleta al hombro o que porte las banderillas como si se tratara de unas castañuelas, la figura del matador de toros queda completamente ridiculizada hasta el punto de dejar entrever a un ser déspota, soberbio, necio, insensible que acaba lidiado en la mismísima plaza de toros de Madrid (por cierto señores guionistas, se llama Las Ventas) a pezuñas de su oponente.

No es de recibo despreciar los valores habituales que este tipo de historias transmiten a los niños y que bien asentados, obligación nuestra, han de hacerles personas de bien el día de mañana: nobleza, respeto, rechazo a la violencia, ayuda al más débil, valentía, honestidad y otros muchos más que, curiosamente, utilizamos los aficionados taurinos para loar las bondades de un animal cuya vida y final están cada vez más en entredicho.

Entiendo que cualquiera de los individuos que obstinadamente atacan la tauramaquia manchando las manos de sangre de quienes elevamos a la categoría de arte un espectáculo de fuerte arraigo cultural, podría haber sido el creador de tan tierna cinta, con el ánimo lícito de denunciar y hasta menospreciar lo que sucede en un ruedo, pintando una fiesta ridícula. Si el fin era transmitir los valores antes mencionados, enhorabuena, lo ha conseguido. Pero nos toca a nosotros elevar la voz pidiendo respeto y remarcando que nobleza, valentía y genio son precisamente las características del animal que en cada plaza del mundo entrega su vida con el máximo respeto de los profesionales (matadores, banderilleros, picadores, etc) y de quienes llenamos los tendidos. Quizá no se lo estamos contando bien o con el suficiente ahínco al resto de la sociedad.

Esperemos que el año nuevo que recién comienza nos permita retomar una tarea cada vez más necesaria para evitar la desaparición de una fiesta mal vendida.

Feliz 2018 a todos... o casi todos.

  Votar:  
Resultado: 4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos4,4 puntos   9 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.