inicio
J.C.M. - 27/02/2017

Comenzaba la temporada en la capital madrileña con la tradicional corrida de invierno en la plaza de Vistalegre, cada vez menos plaza y cada vez más palacio, pues la oferta cultural del veterano enclave de Carabanchel va relegando poco a poco al toro a mero telonero de conciertos, eventos deportivos o incluso testigo de guerras internas de grupos políticos que han hecho más promoción al coso madrileño con lo del Vistalegre 2 Podemos que el propio toro que cada vez puede menos...

Buena entrada pese a lo frio del calendario taurino con un cartel siempre bien acogido en Madrid, sabido es el cariño que se profesa a David Mora y Paco Ureña, bien merecido por lo mucho que ellos han entregado a cambio. Lo cerraba un Jonathan Varea recién llegado a las huestes de Tauroemoción en un año fundamental para él, sí o sí tiene que tirar abajo la puerta del triunfo porque condiciones tiene y las condiciones se dan. Pagó más que el resto la falta de actitud y aptitud de un ganado que no ayudó a que el respetable calentara el ambiente. Tarde más propicia para diestros cuajados, como Paco Ureña al que le cayeron en suerte dos sobreros sin más virtud que la nobleza especialmente del primero al que el murciano sacó buenas tandas por el pitón derecho que le valieron una merecida oreja. Este chico cae bien allá por donde va pero especialmente en Madrid donde público y diestro se gustan y se corresponden en su justa medida.

Capítulo aparte merece David Mora. El año pasado reapareció también en Vistalegre pero un año después nos deja la sensación de haber vuelto de verdad y de haberlo hecho un escalón por encima de donde por desgracia tuvo que dejarlo. Ejercicio de temple, de conocimiento del oponente, de manejo de la situación y de mucho valor. Sólo alguien que renace de sus cenizas a base de fe y tesón y sobre todo mucha honestidad es capaz de mostrase agradecido con el toro y con la profesión como lo hizo él, con una oreja en el zurrón y la que le abría la puerta grande asegurada, arrimándose y arrimándose hasta el punto donde un animal acobardado es cualquier cosa menos previsible. Mientras a centenares de kilómetros otro luchador, Pablo Ráez (DEP), hincaba la rodilla en su lucha por vivir, en Madrid, otro guerrero, David,  las levantaba para dar también muestra de que ese es el camino, pelear hasta la extenuación.

Ahora que las ferias importantes parecen hacerle justicia, actuaciones como las del sábado nos hacen ilusionarnos, más allá de milagros y heroicidades, porque David, el rey David, va camino de hacerse un hueco entre los más grandes del reino taurino. 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.