inicio
Solitaria oreja para Curro Durán
Fermín Trujillo.- Vídeo: Burladero.tv - 09/09/2015
José Manuel Lomas
José Manuel Lomas


Penúltima novillada del certamen del XVI Alfarero de Oro. Sin duda la peor de las vividas hasta hoy. Cartel compuesto por el segundo escalafón de novilleros que viene apretando fuerte. Los sevillanos Curro Durán y Pablo Aguado y el cacereño Juan Carlos Carballo, que venia con las heridas de guerra de El Barco de Ávila. 
 
Una pena, tanta ilusión puesta por unos chicos a los que les queda un camino aún más largo que a los Ginés Marín, Roca Rey y demás. Ni capote, ni muleta, ni bellos lances para el recuerdo, ni tercios ni nada que tenga que ver con el toreo, más allá de cogidas, enganchones y sangre. Y todo ello porque por supuesto tampoco hubo novillos. Animales sin recorrido, sin nobleza, sin fuerza (y menos después del excesivo castigo al que les someten en el caballo). Los seis iguales, sextillizos paridos para descrédito del toreo y del arte que emana. Ni una tanda por la derecha o al natural aunaron los seis hermanos juntos.
 
Tarde complicada para los tres novilleros que se llevan a casa el mal sabor de boca de no poder apuntar en el libro de los éxitos nada. 
 
Tampoco hubo criterio en la Presidencia, ni por la única oreja que se llevó al zurrón Curro Durán en el primero (más justa hubiera sido en su segundo) ni por alentar las protestas de la gente tras el accidente del sexto novillo, pata quebrada de por medio. Tal y como había salido la tarde, una oreja hubiese calmado a las masas. Le faltó mano izquierda...
 
En definitiva, tarde para haber dedicado a mejores menesteres que acudir a ver a los toros...digo a los canguros.
 

El primero para Curro Durán fue un novillo bien presentado, ágil, algo corto de fijeza; lució poco con el capote pese a que le recibe de rodillas con una cambiada. Remata con una media verónica y una larga natural. Entra una vez al caballo con poco ímpetu, bien administrado el castigo. Poca fuerza muestra pese a ello hincando dos veces la cabeza en el albero antes del tercio de banderillas. Complicada faena de muleta con un novillo sin recorrido alguno, con poca embestida y alta, complicado bajarle la muleta en vista de su tendencia a "perder la cabeza". De inicio pierde un par de veces las manos. Muy áspero, flojo y traicionero, le cuesta un par de sustos en forma de cogida al de Utrera. No le faltaron arrestos para seguir intentándolo pero era imposible. Con el acero media estocada, cayendo muerto fulminado, dejando otra cogida de despedida. Oreja premio al valor. El cuarto de buena presencia, ágil, también tenía la cabeza "saltarina"... Le costó a Curro fijarle. Demasiado lance de brega y una serie corta de verónicas que al menos adornó con tafallera y revolera finales. En el cambio de tercio entra solo una vez al caballo siento castigado de nuevo con desmesura. Visto como va la tarde... Bien en el tercio de banderillas, saludó ovación uno de los subalternos. Idénticas hechuras del animal. Poco recorrido, algo de nobleza y cabezazos algo más atenuados que los anteriores astados. Faena por la derecha casi en su totalidad, fue templando Curro al animal, envalentonado por lo sucedido en el primer toro. Consiguió lucirse algo en un par de tandas donde al animal se le ajustó algo la testa y humilló bajo. Aún así le dio un par sustos. Intentó Curro sacar de donde no había nada ya porque el animal acabó muy tocado, y al final le costó un aviso. Media estocada e incomprensible silencio...Ya saben, el público manda...Vista la oreja del primero..

Pablo Aguado que viene de conquistar tierras francesas, se fue silenciado de Villaseca. Su primero tuvo algo más de brío en los primeros compases. Lo templó Aguado con sobriedad pero sin brillo con el capote. Entró al caballo una vez con energía recibiendo excesivo castigo.  Nada que contarles. El mérito estaba no en torearle si no en matarle. Algo de nobleza tenía pero carente de embestida, cabeceaba permanentemente en la salida de la muleta. Imposible. Visto lo ocurrido con Curro Durán tomó Pablo la sabia decisión de abreviar la "no faena". Lo dicho, pesado el astado para morir: tres pinchazos y una estocada entera un pelín tendida. Descabello y apuntillado. Una odisea. Silencio.  Al quinto le faltó algo de fijeza. No consiguió Pablo hacerse con el pese a recibirle de rodillas con una larga cambiada. Nula faena de capote salvo los lances de brega. Entró una vez al caballo con poco interés no recibiendo apenas castigo. Más de lo mismo. Cabezazo limpio, poca fuerza, menos recorrido y de propina querencia a las tablas. Le costó sacarle a los medios. Le puso ganas Pablo pero era imposible torearle con los golpes de cabeza. Acabó yendo al terreno del toro en la barrera y allí le sacó algún muletazo y el primer adorno de la tarde, dos lances de detrás a adelante. Lo estrujó del todo (que no era mucho). Nada más que hacer. Tres pinchazos con la espada y media estocada. Acabó descabellando varias veces. Silencio. 

Mismo tic del tercero para Carballo. Lo templó bien Juan Carlos en los lances de brega, dejando alguna tanda corta de verónicas afeadas por los enganchones, cerrada con una media rodilla en tierra. Entró al caballo una vez con fuerza siendo picado con extrema dureza lo que provocó el enfado del respetable. Sale el animal muy tocado del tercio. Mientras le duró el fuelle al astado con cierta dosis de nobleza, Juan Carlos tirando de valentía dio un paso adelante y entró en el terreno del animal, donde podía sacar algunos muletazos a estirones, mejor al natural. Pero el riesgo asumido era enorme. Nada de lucimiento y mucho de valor. Según de diluyó el animal se acabó lo que se daba, lo que unido a un par de sustos que se llevó le hizo tomar el acero. Media estocada caída y un meteysaca suficiente para que el novillo cayera, siendo apuntillado finalmente. Faena de mucho mucho mérito por el riesgo asumido por el cacereño... que de nada le sirvió, pues no obtuvo más premio que la fuerte petición de oreja por parte de un público que supo apreciar lo que el muchacho de estaba jugando. Dio la vuelta al ruedo. El sexto fue una réplica a los otros cinco. Ligero, rápido y... adivinan?. Sí...cabezazos. Más cabezazos. Complicado de fijar no luce Carballo con el capote. Bastante tiene con bajarle... Entra en el cambio de tercio dos veces al caballo. Castigado, la segunda está de más... Flojo tercio de banderillas. No hubo faena pese al buen comienzo, citándole desde los medios en largo. Le arrancó una buena serie de derechazos pese a tener el animal las mismas carencias que los anteriores. Se partió la pata derecha de inmediato y tuvo Juan Carlos que darle muerte. Estocada entera algo caída. Fuerte petición de oreja y bronca de órgano al Presidente. En fin...tarde para resetearse la cabeza (como no!) y no recordarla. 

 

Ficha del festejo:

Curro Durán, oreja y silencio

Pablo Aguado, silencio en ambos

Juan Carlos Carballo, vuelta al ruedo y saluda tras petición

 

FOTOGALERÍA

VÍDEO: PABLO AGUADO Y JUAN CARLOS CARBALLO

  Votar:  
Resultado: 3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos   2 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.