inicio
Diego Carretero cortó una oreja en el cuarto festejo fallero después de demostrar que sus credenciales le pueden llevar lejos. Leo Valadez y Jorge Rico también se mostraron muy dispuestos, pero la novillada de El Parralejo apenas dio opciones para el lucimiento
Carlos Bueno - 13/03/2017
Jacobo Silvestre (@enfoquetaurino)
Jacobo Silvestre (@enfoquetaurino)

Aunque el toreo no debe medirse en esfuerzo o “trabajo”, atendiendo a esos parámetros Diego Carretero mereció abrir la puerta grande de Valencia. Se lo ganó por el empeño que puso y también por la torería que desprende. Es evidente que quiere ser gente en esto y que posee todas las papeletas para conseguirlo. El toque de atención dado en las Fallas de Valencia le da continuidad a su contundente triunfo en la pasada feria de Algemesí, y todo a pesar de no contar con unos novillos que diesen facilidades para el triunfo.

No fue bueno el encierro de El Parralejo, muy reacio a embestir y planteando los problemas de la falta de entrega y continuas protestas. Ese fue el motivo de que el festejo no resultase triunfal, porque la disposición de los chavales resultó más que evidente.

No tuvo clase el que abrió la tarde, que le costaba desplazarse más allá del cuerpo del torero. Leo Valadez aguantó sus parones y derrotes sin inmutarse en una labor de mucha disposición y mérito en la que demostró su seguridad y firmeza.Se enfrentó en segundo lugar a un novillo con trapío de toro sin voluntad de embestir. Muy molestado por el viento, el mejicano intentó provocar sus arrancadas con autoridad, pero sólo pudo robarle un manojo de muletazos sin la mínima posibilidad de ligarlos.

La torería de Diego Carretero se adivinó desde que se abrió de capote y se palpó en un par de series al natural profundas y repletas de sabor al primero de su lote. Colocado de frente, echando la muleta adelante y rematando muy detrás después de llevar a su antagonista por abajo. Cerró su quehacer con toreros ayudados por abajo y se volcó en la estocada, pero el presidente no atendió la petición de oreja. La faena al quinto fue una lección de pundonor, de fe, de confianza y de valor. Se lo pensaba el animal antes de embestir sin apenas recorrido, y Carretero se colocó entre los pitones con una seguridad asombrosa hasta obligarle a seguir la franela, y todo sin perder un ápice de su personal empaque. Tras la estocada el presidente, ahora sí, no tuvo más remedio que rendirse a la evidencia.

La determinación con la que Jorge Rico planteó la faena al tercero de la tarde no fue suficiente para que se produjese el lucimiento esperado. El animal embistió muy rebrincado complicando el temple, y los continuos enganchones impidieron que su labor tomase vuelo. Además el alicantino se eternizó con los aceros.El que cerraba festejo sacó similares complicaciones, y Rico lo intentó pero sin lograr su objetivo.

Ficha del festejo:

13 de marzo, Valencia. 4ª de la feria de Fallas. Poca gente en los tendidos en tarde de lluvia intermitente, frío y molestas rachas de viento. Novillos de El Parralejo desclasados.

Leo Valadez: saludos tras aviso y silencio.

Diego Carretero: vuelta tras petición y oreja.

Jorge Rico: silencio tras dos avisos y silencio tras aviso.

Así se lo contamos TORO A TORO

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.