inicio
Galdós dio una vuelta al ruedo en su primero, José Ruiz Muñoz tarde negra para el novillero
Fermín Trujillo - 05/09/2015
José Manuel Lomas
José Manuel Lomas


XVI certamen del Alfarero de Oro celebrado en la localidad toledana de Villaseca de la Sagra. Primera de las cinco novilladas programadas, cartel compuesto por Clemente, José Ruiz Muñoz y el peruano Joaquín Galdós, que lidiarán reses de Baltasar Ibán (divisa rosa y verde). Plaza de tercera categoría con capacidad para 2800 espectadores. Algo menos de tres cuartos de entrada en tarde agradable. 28 grados de temperatura, 24 por 100 de humedad relativa.

Primera tarde del ciclo de novilladas del XVI certamen del Alfarero de Oro celebrado en la taurina localidad toledana de Villaseca de la Sagra. Interesante cartel de apertura compuesto por jóvenes promesas del toreo, sustento del mañana. Hoy toca elegir si la botella esta medio llena o medio vacía.

Llena por la clase del novillero francés Clemente, en el segundo de su lote, puerta grande. En una tarde donde los animales no estuvieron a la altura, estuvo muy elegante con el capote, adornándose con gusto. Buenas maneras con la muleta, leyendo bien a su oponente.

Medio llena también por los apuntes del peruano Galdós, aire fresco allende los mares, tras la estela de su paisano Roca Rey. Puso voluntad y valentía aunque no pudo lucir ante tan grises oponentes.

Y medio vacía se nos queda la botella con José Ruiz Muñoz. El muchacho se mostró superado por todo: novillos y público sobre todo. Parte del público...seamos justos.

Como a los animales no les puedo hacer entender ni cambiar su actitud lo intentaré en la parte que me atañe como público. Es cierto que el gaditano estuvo muy lejos de su mejor nivel, que fue presa de los nervios y que los novillos no ayudaban. Pero lo intentó hasta donde la templanza le permitió. En estos casos y bien lo sabe el maestro Morante, una retirada a tiempo es una victoria. Aprenderá con el tiempo y llegará a ser lo que apunta ya: un buen torero. Pero no es elegante acudir al insulto y al grito descontrolado por mucho que el cliente siempre tenga razón. Señores, hoy no la llevan. Solo consiguieron sacar de quicio a un muchacho que se estaba jugando el tipo y a punto de perderlo estuvo. Protesten, piten o callen...pero desde el respeto.

Tarde llena de percances: novilleros, picadores y banderilleros. En definitiva una tarde para el olvido, de esas que marcan para siempre. Sirva como lección en esta ruta del Oro que es este ciclo. Pero por favor, señores: seamos clementes!.


Sale el primer novillo de la tarde de nombre Sartenero, novillo bien presentado, ligero. Lo templa Clemente con una tanda de verónicas rematas con sendos adornos y unas tandas de naturales. Entra una vez al caballo en el cambio de tercio, con fuerza recibiendo excesivo castigo. Tras el cierre de tercio con una serie de chicuelinas rematadas con revolera inicia el francés la faena de muleta, Faena áspera con un astado de poco recorrido aunque noble, muy alborotado que tira la cara arriba de continuo. Le costó al francés hacerse con el animal que le ganaba contínuamente el terreno. Lo sacó a los medios con una serie de doblones bien ligados. Tandas por la derecha muy atropelladas y menos brillantes al natural. Cerró con tanda de manoletinas. Estocada casi entera tendida. Saluda ovación tras fuerte petición de oreja. 

El segundo de su lote de nombre Ruiseñor es un novillo noble, de excelente presentación, rápido y fuerte. Perfecto el francés con el capote, ligando bellas verónicas rematadas con una larga natural. Tan fuerte que tiró al caballo en el tercio de varas. De más el castigo en la segunda entrada, que la energía del animal es oro puro. Termina el tercio Clemente por gaoneras, de bella factura. Animal noble, con recorrido, una pena que embistiera alto. Aún así el novillero francés trenzó varias series de derechazos, exigiendo al animal. Comenzó con una tanda de doblones bien ejecutados. Entregado el diestro, colaborador el novillo por lo menos hasta que le quedaron fuerzas. Algo menos de constancia al natural. Aunque faltaron adornos en lo que hubiera sido el colofón a una gran faena, Clemente sacó todo lo que el animal ofrecía. Un pinchazo y estocada entera tendida. Dos orejas por petición popular y aplausos al novillo.

José Ruiz Muñoz recibe a Saltillo, un novillo algo más grande que el anterior pero corto de fijeza. Lo recibe José tras los lances de brega correspondientes, con una tanda de verónicas de bella factura bien rematadas con una media. Entra al caballo una sola vez con poco ímpetu recibiendo demasiado castigo, sobre todo viendo la poca fuerza que anuncia. Termina el tercio por chicuelinas. Faena para el olvido. Animal sin fuerza, sin recorrido... recortando terreno al diestro, que tampoco supo hacerse con el animal, al menos para cubrir el expediente. Un desastre. Se ganó un revolcón serio y la impaciencia del respetable que fue en aumento. Para remate un serial de despropósito con la espada: primer intento, desprendida, segundo hizo la guardia y por último pinchazo. El muchacho muy nervioso tomó el descabello sufriendo lo indecible para matar al animal (se le llegó a escapar incluso). El público encendido. Acabó apuntillado el animal entre los pitos al joven novillero. Para olvidar. Escuchó un aviso.

En su segundo de nombre Camarito, Ruiz Miguel se encuentra con un oponente de idéntica presencia que los anteriores novillos, algo más ligero. Luce poco el diestro gaditano todavía con los nervios del primero a cuestas. Nada destacable en el capote. Entra una vez al caballo con poco brío siendo muy muy castigado. Lo de la segunda entrada visto lo visto está de más. A quien corresponda... En el tercio de banderillas cosas por mejorar...o cambiar. Por respeto a esta profesión no relataré en profundidad lo sucedido. El animal estaba sin gota de energía y embestía a cabezazos pero José Ruiz Muñoz, muy nervioso y atropellado, injustamente tratado por parte del público que le estaba esperando tras el esperpento del primer toro, fue incapaz de dominar a un animal muy áspero, en un ambiente muy enrarecido. La combinación fue explosiva. Acabó el muchacho diluido en su propio miedo. Estocada tendida, algo más de media. Pitos e inmerecidos aplausos al novillo. Si la primera fue para olvidar esta ha sido para no vivirla.

Joaquín Galdós. Camarito el primero para el peurano. Un novillo pesado, aunque de buena presencia. Sin lucimiento en la muleta con un astado que aparenta como los otros poca resistencia pero para asombro de todos entra muy fuerte en el cambio de tercio, llevando al caballo a las tablas y estando a punto de voltearlo. Mucho castigo por parte del picador. En el tercio de banderillas uno de los subalternos resulta gravemente cogido. Aún con el susto en el cuerpo, inicia la faena de muleta con sobriedad. El animal tiene la embestida más baja que los otros, lo que unido a cierta nobleza permite al novillero lucirse sobre todo por el pitón derecho. Valiente Galdós, supo posicionarse siempre bien, midiendo la distancia con el animal exigiéndole siempre lo justo pues fue perdiendo fuerza el astado. Ningún adorno en una faena muy marcada por el susto del inicio. Trámite sin más que se quedó sin premio por el fallo en el acero. Mete y saca, dos pinchazos con cogida en uno de ellos y algo más de media estocada tendida. Vuelta al ruedo y aplausos al animal.

En el segundo de su lote de nombre también Camarito se encuentra Galdós con un imponente novillo, ágil. Bien Galdós con el capote, tanda de verónicas rematadas con una media. En el cambio de tercio entra fuerte estando a punto de voltearla. Demasiado castigo de nuevo teniendo en cuenta el escenario, el tipo de animal y la tarde tan trabada. Sobraba la segunda entrada de nuevo y el ajusticiamiento del animal. Mejorable también el tercio de banderillas. Imposible torear con una animal que comenzaba faena de muleta sin fuerza, sin embestida. Imposible enlazar más de dos muletazos seguidos, rotos por los cabezazos del animal y los enganchones al trapo. Nada que rascar ni por la derecha ni al natural. Hizo el peruano lo que pudo pero vista la tarde no había más botín posible que un susto...así que tomó el acero. Media estocada tendida. Ligeros aplausos. Otra sin historia.


Ficha del festejo:

Clemente, saluda ovación tras fuerte petición, dos orejas y aplausos al toro en el arrastre

José Ruiz Muñoz, pitos tras aviso, pitos e inmerecidos aplausos al toro

Joaquín Galdós, vuelta al ruedo con aplausos al toro y leves palmas



Incidencias: El subalterno Víctor Hugo "Pirri" a las órdenes de Joaquín Galdós ha resultado feamente cogido en el tercer novillo de Baltasar Iban en Villaseca de la Sagra cuando le ponía en suerte para las banderillas. Ha sido trasladado rápidamente a la enfermería de la plaza tras ser empotrado empotrado contra las tablas y recibir una fuerte paliza. Según las primeras informaciones ha recibido un puntazo en el cuello y lleva una brecha en la cabeza.

 

FOTOGALERÍA

VÍDEO: JOSÉ RUIZ MUÑOZ Y JOAQUÍN GALDÓS

  Votar:  
Resultado: 2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos   3 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.