inicio
“Pimientito”, un extraordinario novillo de Carlos Núñez, permitió a El Rafi salir a hombros de la plaza de Algemesí después de una vibrante faena. Daniel Martínez emborronó con los aceros dos actuaciones repletas de verdad y entrega.
Carlos Bueno.- Vídeo: Jesús Camacho - 22/09/2015
Jesús Camacho
Jesús Camacho

Tuvimos que esperar hasta la salida del último ejemplar de Carlos Núñez para comprobar que la leyenda de este encaste es cierta. Aquello tan vendido de que son animales que salen un tanto fríos pero que van a más, que se emplean de verdad y que embisten largo y hasta el final con un tranco más. “Pimientito” lo demostró. Con ejemplares así los Núñez están salvados. Acudió el animal a la muleta con fijeza y entrega. Con más alegría cuando el novillero acertaba a poner distancia entre sus cuerpos. También en corto y, aunque perdía vistosidad el inicio del viaje, lo hacía yéndose muy largo y por abajo. Fue tanta su nobleza que se quedó mirando sólo las telas cuando su lidiador se desplantó ante él tirando la muleta sobre la arena. Y aunque pueda parecer que su noble condición significara sosería, no fue así, pues sus viajes siempre tuvieron transmisión y confirieron importancia a cuanto con él se hacía. Un lujo, una delicia, un gozo.

Le correspondió en suerte a El Rafi, que, después de banderillear con soltura, inició su labor con suavidad y elegancia. De inmediato llegó lo más sobresaliente de su actuación, los muletazos más largos, cadenciosos y ligados. Quizá pecó de encimista demasiado pronto, con el astado loco por seguir embistiendo con prontitud y recorrido, pero fue pecado de ansia, de demostrar ganas y autoridad, y eso, en chavales que están comenzando, no es reprochable. Mató de estocada efectiva y le fueron concedidas las dos orejas.

Hasta la salida de “Pimientito” la novillada no había sido la deseada. Los dos primeros ejemplares de Carlos Núñez habían protestado en exceso, revolviéndose con presteza y quedándose en la espalda de sus matadores, lo que impedía cualquier intento de ligazón. El Rafi se mostró decidido y voluntarioso ante el segundo, y Daniel Martínez muy firme y valiente con el que abría plaza.

El decorado cambió con la aparición del tercero, un colorado de viaje más largo aunque sin la entrega y clase de su último hermano. Le plantó cara Martínez con determinación, sin importarle que en ocasiones el animal se acostara en el embroque, lo que le costó más de una voltereta de las que se levantó sin mirarse para volver a la cara del astado con la misma disposición. Es Daniel torero con sabor añejo, prestancia en su porte y verdad en su tauromaquia. Está muy tierno, ¿cómo no va estarlo si era su segundo festejo vestido de luces? Pero evidenció tener unas aptitudes más que evidentes para funcionar en esto. Se los pasa muy cerca, mucho. Tiene un valor seco y posee un gusto personal para hacer el toreo. Lo dejó claro sobre todo al natural, pero tiene que mejorar forzosamente con el estoque. En esta ocasión sólo eso le privó de tocar pelo.


Ficha del festejo:

Algemesí, 22 de septiembre. 4ª de Feria, lleno. Novillos de Carlos Núñez, muy bien presentados. Descastados 1º y 2º, con movilidad el 3º y extraordinario el 4º, de nombre Pimientito.

Daniel Martínez, de la Escuela de Valencia: palmas tras aviso y saludos tras dos avisos.

El Rafi, de la Escuela de Nimes: silencio y dos orejas.

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.