inicio
Una deslucida novillada de Guadalmena dio al traste con la ilusión y el buen hacer de Francisco José Espada y Álvaro Lorenzo, que a pesar de todo habrían salido a hombros de no marrar con los aceros.
Carlos Bueno - 26/09/2014
Jesús Camacho
Jesús Camacho

Lástima que el mal uso del estoque dejase a los novilleros sin un premio más abultado que el de una sola oreja, porque a tenor de lo llevado a cabo con capa y muleta ambos merecieron más. Y es que a pesar de que la situación actual ha provocado un descenso significativo del número de festejos celebrados, resulta sorprendente y grato comprobar cómo algunos chavales tienen asimilado el oficio a la vez que les separa una personalidad acusada y muy diferente entre sí.

A Francisco José Espada y a Álvaro Lorenzo les unió la actitud. Inconformistas los dos, ambiciosos, tremendamente dispuestos, entregados. Y los dos se encontraron con un encierro de Guadalmena muy al límite de todo. De entrada el de peor presentación de lo que llevamos de feria; muy desigual, algunos ejemplares demasiado avacados; y de juego deslucido. Resultó manejable el primero, que repitió sus viajes pero sin entrega. Tuvo la casta bajo mínimos el segundo. El tercero, que embestía con calidad, se dejó las fuerzas en el campo; y el cuarto protestó en cuanto se vio sometido colándose de forma violenta en un par de ocasiones.

Con este material fueron los chavales quienes tuvieron que tocar las teclas exactas para sacar algo en claro. Consiguió dar con ellas Francisco José Espada, que literalmente se atornillo al albero en sus dos faenas. En la primera ligó más y mejor los muletazos, por momentos sin enmienda, y en la segunda, en la que tuvo que torear siempre a media altura, acabó pegándose un arrimón de verdad. En ambos casos se pasó a sus antagonistas a escasos centímetros de la taleguilla, demostrando una seguridad y una firmeza asombrosa.

No se quedó atrás en asentamiento Álvaro Lorenzo, que toreó sin la mínima violencia al primero de su lote, un animal de buen fondo que le venía justo sostenerse en pie y cuya sosería impidió que la faena calase en los tendidos hasta que el toledano recortó distancias. Al que cerraba festejo le recetó dos series en redondo que hicieron concebir esperanzas, pero al cambiar de mano el animal se le vino al muslo izquierdo sin previo aviso. Tras el susto Lorenzo le plantó cara con determinación, incluso sufrió otra peligrosa colada.

  

Ficha del festejo:

Algemesí, viernes 26, 7ª de Feria. Casi lleno. Novillos de Guadalmena muy justos de presentación y deslucidos en general. Resultó manejable el 1º y tuvo calidad pero al límite de las fuerzas el 2º.


Francisco José Espada: saludos y oreja

Álvaro Lorenzo: oreja y vuelta tras aviso

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio por el XXX aniversario de la muerte de Paquirri. 

 

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.