inicio
Talavante llevó a cabo la faena de la tarde, pero no mató bien, mientras un anodino Finito escuchaba los tres avisos. Victoriano del Río mandó a Valencia un encierro manejable al que le faltó cierto fondo.
Carlos Bueno.- Vídeo: Jesús Camacho - 24/07/2015
Jesús Camacho
Jesús Camacho


Intensidad y emoción. Son los ingredientes básicos del toreo. No valen faenas anodinas o desganadas. La segunda de Finito transcurrió bajo la sensación de una inapetencia inexplicable. Trasteo largo e inocuo. Mucho tiempo transcurrido sin la mínima intensidad ni emoción, y así continuó a la hora de la suerte suprema, sin acelerarse lo más mínimo aunque los avisos iban sonando mientras utilizaba la misma espada para entrar a matar, para descabellar y para volver a entrar a matar. Un sinsentido. Todo sin el mínimo compromiso ni preocupación por el tiempo trascurrido. Tres avisos a la desidia.

Sucedió en el cuarto, al que había realizado una labor que pareció más personal que para el público, más de tentadero que de plaza. Muchos pases, alguno suelto con un ápice de sentimiento, ciertas dudas, poca vibración. Y entre la cantidad un primer aviso sin haber entrado todavía a matar; y luego los otros dos tras un sainete con el estoque. La faena con la que Finito abrió la tarde transcurrió bella, suave, torera, llevando las embestidas con los flecos de la muleta. Todo por abajo o el toro protestaba. Por momentos ligada y hasta parecía que podía adquirir cierta profundidad. Pero el animal se vino abajo impidiendo que eso ocurriese, y Finito, además, acabó eternizándose con los aceros.

La faena de la tarde llevó la rúbrica de Talavante. Las tijerillas con las que recibió al tercero fueron premonitorias de la disposición que iba a mostrar durante todo el festejo, y la serie con la que inició su labor, una tanda auténticamente en redondo de rodillas, lo corroboró. Luego, una vez en pie, se atornilló al albero para adueñarse de los terrenos. Mando, autoridad absoluta cuando el de Victoriano obedecía sus toques, seguridad cuando se le acabó el fuelle. El torero como eje sobre el que giraba el astado. Un cambio de mano infinito y la emoción planeando por los tendidos. Y todo ante un animal al que el presidente había obligado a ir tres veces al caballo -¡tiene narices!-, que si no aún está embistiendo. Luego el extremeño mató al tercer intento y se esfumó la posibilidad de premio gordo. No pudo ser tan redondo su quehacer ante el que cerraba festejo porque protestaba con cierta violencia al final de cada pase. Poco pareció importarle a Talavante que siguió con su planteamiento de firmeza extrema, ajuste, verdad y disposición total, aunque los inevitables enganchones deslucieron el resultado final. Lo mejor, sin duda, la ejecución de la estocada con la que cerró su actuación.

Morante estuvo un tanto indefinido. Ni sublime ni petardo. La aspereza del segundo del festejo no invitaba a concebir demasiadas esperanzas de que el de La Puebla se entendiese con él. Pero fue sobándolo hasta conseguir recetarle dos sabrosas tandas de derechazos. Decayó su quehacer al natural, y un par de inoportunos enganchones postreros acabaron por diluirlo todo. No se dio la mínima coba con el desclasado que hizo quinto, que no tuvo fijeza ni se empleó en los primeros intentos de Morante.


Ficha del festejo:

24 de julio. 3ª de abono de la Feria de Julio de Valencia. Dos tercios de entrada. Toros de Victoriano del Río, 4º lidiado como sobrero, manejables en conjunto pero faltos de fondo. Sobresalió el 3º.

Finito de Córdoba: silencio tras dos avisos y pitos tras tres avisos
Morante de la Puebla: silencio tras aviso y pitos
Alejandro Talavante: saludos y vuelta al ruedo tras petición y aviso

 

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 3,5 puntos3,5 puntos3,5 puntos3,5 puntos3,5 puntos   2 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.