inicio
Dos orejas para Ginés Marín ante dos novillos de muy diferente condición y una para Filiberto de uno complicado. Torrestrella lidió dos ejemplares de nota y dos difíciles
Carlos Bueno.- Vídeo: Jesús Camacho - 25/09/2015
Jesús Camacho
Jesús Camacho

Dos novillos, dos condiciones, dos comportamientos; un novillero, un objetivo, una misma disposición, dos orejas. Una a cada astado con diferente planteamiento. No hubiese sido posible de otra manera. Se llama Ginés Marín y en Algemesí demostró tener sobrado oficio para saber qué hacer en cada caso y valor para ejecutarlo, sobre todo lidiando a su segundo, un torrestrella que le pidió el carné desde el primer momento. Ya mostró su tendencia a recortar el viaje en el tercio de banderillas, y lo dejó claro en la faena de muleta. Se tragaba en principio un par de pases, pero cada vez era más costoso llevarlo más allá de las zapatillas. Se revolvía con presteza, y la única fórmula posible era anticiparse a sus intenciones. Lo hizo a la perfección el novillero de Jerez, que nunca se arredró ante las adversidades y demostró que era él quien mandaba sobre el albero. Mató por arriba y consiguió una oreja de mucho mérito.

Ya había cortado una del primero de su lote, un animal de buena condición pero con las fuerzas justas al que había que llevar con mimo. En esta ocasión la muleta de Ginés había sido suave terciopelo, impregnando su quehacer de torería con pasajes cargados de regusto. Acabó metido entre los pitones en un alarde de seguridad, y también ejecutó la estocada con proverbial ortodoxia.

Una oreja de mérito se llevó Filiberto después de entregarse de verdad ante el tercero de la tarde, un astado incierto que reponía pasos a partir del tercer muletazo quedándose ante la anatomía del novillero. Tanto fue así que acabó arrollando al murciano, que se levantó sin mirarse para llevar a cabo el tramo más enfibrado y de mayor conexión de su labor. No pudo haber ligazón, pero sí verdad y firmeza.

Fue bueno de verdad el burel con el que había abierto la tarde, que tuvo fijeza, prontitud, recorrido, repetición, nobleza… y al que sólo faltó un ápice de humillación para ser perfecto. Filiberto le dio muchos pases pero sin acabar de romperse con él. Faltó profundidad e intensidad y la faena no tuvo el eco deseable. Además no estuvo acertado con el estoque.

 

Ficha del festejo:

Algemesí, 25 de septiembre. 7ª de Feria, lleno. Novillos de Torrestrella, excelente el 1º, bueno pero justo de fuerzas el 2º, y complicados 3º y 4º.

Filiberto: silencio tras aviso y oreja.

Ginés Marín: oreja y oreja tras aviso.

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.