inicio
El Juli, muy autoritario con el último de su lote, y López Simón, más efectista que en ocasiones anteriores, salen por la puerta grande tras lidiar una buena corrida de Garcigrande.
Carlos Bueno.- Vídeo: Movistar + - 18/03/2016
Jesús Camacho
Jesús Camacho

Volvió a ser un éxito el segundo mano a mano programado en la Feria de Fallas de Valencia. Se llenó la plaza y el público salió satisfecho con lo visto, tanto con el toreo de más quilates como con el más artificioso, que de todo hubo en la corrida. Y es que en la tauromaquia cabe todo lo que esté hecho con verdad y entrega, como fue el caso. Fuera aburrimiento y monotonía, pero sin perder la esencia, eso debería ser fundamental.

Y es que en la corrida se jalearon rodillazos y se aclamaron lopecinas movidas como si del toreo más exquisito se tratase mientras las verónicas más acunadas pasaban inadvertidas. Y ojo, se premiaron faenas de dudosa intensidad después de espadazos en otras épocas censurados. Tres pinchazos, una media estocada, una trasera, otra delantera y caída, y una más desprendida, no fueron óbice para que acabaran cortándose cuatro orejas. Lo dicho, no habría que perder la esencia, ni la liturgia, ni la exigencia que debe ser inherente a la tauromaquia para que ésta tenga verdadero sentido.

Dicho esto cabe resaltar la incuestionable disposición y entrega de la terna y el buen juego en general de la corrida enviada por Domingo Hernández, con un tercer toro más complicado mientras el quinto hacía bueno el dicho de que en ese lugar no salta al ruedo ninguno malo.

Tardó en tomar vuelo la primera faena de la tarde. Protestaba el Garcigrande por el pitón izquierdo y El Juli intentó llevarlo a su aire por ese lado, pero así su quehacer no llegaba a los tendidos. Sin embargo, la intensidad creció cuando el madrileño se decidió a llevarlo sometido por abajo en redondo. La fase final de su labor, con mucho mando y más ligada, provocó que el público le pidiese la oreja aún después de haber pinchado, a lo que no accedió el presidente.

Embistió con todo el segundo de su lote, sin clase, en ocasiones protestando con violencia, y en una de las tarascadas prendió a Julián por la hombrera cuando iniciaba un pase de pecho en lo que fueron unos momentos angustiosos. Fue al principio de faena. Se rebeló el de Velilla, que le plantó cara con determinación y autoridad. Faena de poderío y autoridad que remató de estocada trasera.

Quitó con un farol de rodillas López Simón al quinto de la tarde, y El Juli contestó por lopecinas aclamadas a garganta rota. Cambió a partir de ahí el signo de la tarde. Arreó de vedad el torero, a veces demasiado encorvado a la hora de citar, lo que afeó la estética del momento, pero consiguiendo llevar muy embebido y por abajo a su antagonista en lo que fueron los momentos de mayor mando y más intensos del festejo. La conexión con el público fue total, y éste acabó premiándole aún cuando tuvo que descabellar después de dos pinchazos y media estocada.

López Simón se arrimó como un jabato en una primera faena muy encimista a pesar de que el toro reclamaba mayor distancia. Quizá por eso y por la falta de sosiego se vio sorprendido en varias ocasiones, incluso desarmado en un par de ellas. No obstante, el de Barajas aguantó impávido en los momentos más comprometidos mostrando un valor seco y sincero que, después de la estocada, le valió la primera oreja de la tarde.

En su segunda labor buscó más los efectismos que la profundidad, salpicando la faena de rodillazos y abusando de practicar un torero periférico con la pierna retrasada. Poco importó que su quehacer resultase un tanto embarullado y sin directriz, pues el festivo público jaleó todo cuanto hizo llegando a pedir la oreja después de un pinchazo feo y de una estocada delantera y caída.

Faena de muchos pases pero escaso mando la realizada al toro que cerraba festejo, un buen ejemplar de Domingo Hernández que permitió a López Simón torear muy de cara a la galería y más pendiente de hacer muchas cosas que de estructurar una labor maciza.

Ficha del festejo:

18 de marzo, 9ª de la Feria de Fallas. Casi lleno. Cuatro toros con el hierro de Garcigrande (el 4º lidiado como sobrero) y dos con el de Domingo Hernández (5º y 6º), justos de presentación y buenos en general. Protestón el 3º, mientras que el 5º resultó el mejor.

El Juli: saludos tras petición, oreja y oreja.

López Simón: oreja, oreja y silencio tras leve petición.

Cuadrillas: Javier Ambel saludó tras banderillear al quinto.

Así se lo contamos TORO A TORO

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   4 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.