inicio
Borja Jiménez una oreja, Lama de Góngora y Espada sin opciones en su lote
Juan Carlos Martín.- Vídeo: Movistar+ - 07/02/2016
Alcolea
Alcolea

Si el toro embiste, la fiesta existe, si el toro acomete hay expectación, si el toro transmite, la faena se engrandece.

Pero todo esto se debe de conjugar con las maneras y las ganas de los actuantes, esta tarde eso es lo que debió de pasar, pero la tarde se empeñó en demostrar el dicho de si hay toros no hay toreros, y si hay toreros no hay toros.

Afortunadamente la fiesta cuenta con tres jóvenes al alza, tres jóvenes que hoy dieron la talla, ante los santacolomas de Ana Romero y los tres dieron la talla y dejaron sus tarjetas de visita para que se siga contando con ellos.

Fue en el cuarto, cuando la tarde giro 180 grados, para poder comprobar como Borja Jiménez, quiere y debe ser torero. Fue en el cuarto cuando la casta salió a relucir, fue en el cuarto cuando la confianza se pudo trocar en desgracia, Borja perdió de vista al toro en un desplante y éste lo lanzó al cielo de la cubierta, afortunadamente sin consecuencias. Fue en el cuarto cuando su trasteo consiguió despertar al público asistente, trasteó con paciencia, encajado y bien colocado. Borja es muy joven, tiene valor, técnica encorajinada y dos cosas muy importantes, CUALIDAD y CALIDAD. Siempre estuvo en su sitio, o pasas o me llevas, como si aún fuera novillero, sin perder la ilusión y con gran disposición, pudo realizar un toreo de manos bajas y estética espartina. A su primero, un infumable cárdeno claro, lo brindó al público, un toro sin recorrido que parecía que se iba a venir arriba después del tercio de banderillas, pero que solo fue un espejismo. Faena de mucho esfuerzo trabajada de principio a fin, pero sin obtener ningún tipo de premio. Sólo se quedo en el mérito de intentar lidiar a un toro corto de embestida y que le premiaba quedándose muy bajo en cada muletazo. Mató al primero de estocada caída y atravesada y al segundo de estocada entera tendida y dos golpes de verduguillo.

No tuvo suerte en el lote que le correspondió a Lama de Góngora. Un torero sevillano que atesora clase y temple. Poco a nada pudimos ver. En la retina puedo ver grabadas, las verónicas de recibo y un quite por delantales rematados con una templada media en su primero. A su segundo decidió darle las buenas noches a portagayola con un larga de rodillas en los medios, para recogerle en el tercio con otra larga para llevarle encelado en el capote hasta los medios y rematarle con una media que de nuevo conecta con los tendidos. Con la muleta y sin ayuda de ninguno de sus toros, si que le vimos firme y decidido. Tandas sin ligar, por culpa de los cárdenos, muletazos de porfía de uno en uno. Y siempre por encima de los dos que le tocaron en suerte. Siempre exponiendo y perdiendo pasos para ayudar a la embestida, que lamentablemente no dan ningún resultado. Incluso retrasando la mano y sobando al toro, el toro se revuelve y le da un revolcón que sólo se queda en el susto y en el albero adherido al vestido. En ambos toros, la espada es la asignatura pendiente y en este caso la nota suspensa del examen serrano.

Francisco José Espada, tampoco tuvo suerte en el sorteo y mucho debe de entrenar en el carretón para enterrar mejor la espada, todas le cayeron muy tendidas. Eso se puede arreglar con más entrenamiento, seguro que César Jiménez ya lo tiene en sus notas para empezar mañana mismo. A su primero lo recibió con lances a la verónica que el toro se ocupó de deslucirle, entre otras cosas porque echaba las manos por delante y perdiendo los posteriores al final de cada pase. Siempre con mucha decisión arranco ambas faenas, en la primera incluso sufrió una fea voltereta sin consecuencias. Encajado y muy firme en los medios sin obtener el rédito de la repetición del toro, posiblemente con mucho oficio para su corta carrera como matador de toros. Resiste con temple las miradas de sus oponentes que nunca embistieron como se mereció un joven de Fuenlabrada que quiere ser torero y además figura. Espada lo intentó quedándose muy quieto  y se encontró con dos enemigos con el freno de mano echado que nunca embistieron ni por el derecho, ni por el izquierdo.

Sin toro no hay fiesta, sin toro no hay faena, pero si encima lo que se lidió hoy en Valdemorilloviene con el depósito de la casta y de la clase en la reserva, la lidia es imposible, y los tres toreros se estrellaron contra el muro de las lamentaciones de los cárdenos de Ana Romero.En definitiva sin clase que propiciaran el triunfo.

Los jóvenes si trajeron el depósito de la casta por encima de lo esperado.

 

Ficha del festejo:

Plaza de toros de La Candelaria. Tercera  y última de la Feria de Valdemorillo. Toros de Ana Romero, bien presentados y en tipo, aunque todos menos el 4º, faltos de clase y de casta.

BORJA JIMÉNEZ, de blanco y oro, ovación y oreja.

LAMA DE GÓNGORA, de celeste y oro, silencio en ambos

FRANCISCO JOSÉ ESPADA, de espuma de mar y oro, silencio en ambos.

 

Así se lo contamos TORO A TORO

FOTOGALERÍA

DETALLES de la última de Valdemorillo

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.