inicio
Gran cierre de feria en la que los tres matadores salieron a hombros
Fermín Trujillo.- Vídeo: Burladero.tv - 19/07/2015
Baltasar Gálvez
Baltasar Gálvez


Roquetas de Mar, segunda y última corrida de toros de la feria de Santa Ana. Toros de Zalduendo (divisa encarnada y azul) para los matadores Morante de la Puebla, Julián López, El Juli y Sebastián Castella. Tarde veraniega, 29 grados y una humedad relativa del aire del 74%. Plaza de tercera con capacidad para 7300 espectadores. Lleno a rebosar.

Cierre de feria en Roquetas con un cartel de los grandes, de esos que ponen las gradas a reventar. Lo mejor del escalafón. Había algo en el ambiente previo del patio de cuadrillas (además de calor y mucho bullicio) que invitaba a no perderse ni un detalle. Magia, diría yo. Olor a tarde grande de toros. Y así fue. Salió la terna por la puerta grande, dos apéndices por cabeza. Vimos a El Juli en su papel habitual de toreo ortodoxo. Qué decir de quien maneja todos los acordes de la tauromaquia como si la hubiese inventando el mismo. Tuvimos a un Castella valiente, creo yo que al mejor Castella de los últimos tiempos, leyendo a la perfección a su rival, sabiendo qué hacer o no en cada momento, valiente y muy muy elegante.

Pero quisiera hacer mención aparte con Morante. Estuvo correcto con el primero de su lote, pero muy serio en la faena. Sí pero no. En el segundo, animal noble, el sevillano listo como él solo lo olió. Se descalzó, desplegó su repertorio de arte gitano y cuando esos dos ingredientes los mezclas y los agitas en su justa medida (de eso se encargó el público que le esperaba con ganas) lo que surge es magia, arte, toreo de raíz. No les explicaré yo lo que vimos y se vivió en ese cuarto toro en manos de Morante porque es archiconocido (¿no les digo que le estábamos aguardando con ganas?) y porque es para eso, para vivirlo. Pero hoy sí, Morante de la Puebla, sonrió.

Morante de la Puebla recibe a su primero de nombre "Viborilla", negro, 521 kgs, bien presentado y ligero, con una tanda de verónicas de bella factura rematadas con una media. Entra dos veces al caballo en el tercio de varas siendo castigado de más lo que provoca las primeras protestas del público. Como era previsible al animal se le cayó la fuerza en su paso por el caballo quedando tan solo trazos decentes al humillar. Abusó el de la Puebla del Río de los derechazos discontinuos fruto del nulo recorrido del animal que acabó diluido en la nada. Media estocada tendida. En su segundo de nombre "Transeunte", negro, 521 kgs, bien presentado como el resto, la armó el de La Puebla. Lo templó Morante con sobriedad y con menos brillo del que acostumbra. Tras entrar una vez al caballo, con un castigo mejora administrad, cierra con una tanda de verónicas, salpicada con alguna chicuelina y rematada con una media. Ahora, sí. Infinito Morante que se descalza y saca al animal a los medios con maestría. Se juntaron la nobleza del animal con el arte del sevillano. Y eso sólo puede dar como resultado toreo en estado puro. Derechazos y toreo al natural con muy buen gusto. Sonreía Morante. Era su toro, su momento. Se respiraba duende en los trazos que dibujó sobre el ruedo de Roquetas. Bien administrados los adornos, molinetes y un farol precioso. Ni el primer pinchazo al entrar a matar ni el aviso restaron belleza a lo vivido en la plaza. Estocada entera fulminante. Dos orejas y el público entregado al toreo del de La Puebla del Río. Sonrió Morante...

"Terruño" de nombre, negro mulato bragado con 535 kgs el primero en suerte para El Juli., con poca fuerza y poca fijeza al que el maestro lo templa con una tanda de verónicas bien rematadas con una media. Entra al caballo una vez volviendo a ser castigado en exceso. Cierra Julián la faena de capote por chicuelinas. Inicia la faena de muleta pegado a las tablas, por el pitón derecho, fijo en el albero. El animal sin fuerzas al menos muestra nobleza aunque embiste alto. Julián maneja los cánones del toreo como nadie. Sacó petróleo por ambos pitones, muletazos largos, adornos en redondo, trayéndolo de atrás a delante. Ni una pega. Alargó la faena lo justo por la poca energía del animal. Pinchazo y estocada entera tendida. Oreja. Templa El Juli a su segundo de nombre Soberbio, toro negro muleto de 515 kgs , con los lances de brega, aunque sale muy suelto. Cierra con una tanda de verónicas rematadas con una media. Entra al caballo con poco brío, siendo castigado lo justito. Animal áspero, al que empezó exigiendo mucho hasta irlo acomodando a su terreno. Es cierto que entraba con la cara baja, pero muchos de los lances los terminaba con cabezazos, afeando la tanda. Estuvo sobrio el madrileño, sin más, con oficio. Cerró con una tanda cambiándose de mano una y otra vez la muleta, fijo, muestra de que supo sacar mucho de donde no había demasiado. Pinchazo y estocada fulminante algo tendida. Oreja.

Sale el primero para Castella de nombre"Tasca", un toro negro mulato de 478 kgs escaso de fuerzas. Lo templa e inicia con una serie de tijerillas cerrada de rodillas con una larga cambiada, siendo cogido sin mayores consecuencias. El animal se "encuentra" con el caballo cuando salía del patio de cuadrillas, volteándose el solo, endeble el animal. Decide Castella el cambio de tercio rematándolo con una serie de adornos, capote en mano (chicuelinas, tafalleras...). Inicia en los medios, quieto, con un par de pases cambiados. El animal se entrega a la muleta, especialmente por la derecha, con total nobleza y embistiendo bajo. Al principio muletazos mas largos. El diestro francés, haciendo gala de un gran temple va acortando el recorrido del toro, pues va perdiendo el poco ímpetu con el que comenzó la faena. Sin duda le saca de las entrañas al animal todo el toreo que se le podía sacar a semejante oponente. Valiente, arrimándose hasta los rincones que marcan la diferencia entre el éxito y el fracaso. Buen manejo de la muleta y sobre todo de los espacios. Una pena los tres pinchazos con el acero que le dejaron sin gloria. Estocada entera tendida. Saluda ovación tras aviso. Recibe Castella al sexto y último de la tarde y feria de nombre "Ambicioso", negro mulato bragado y 532 kgs que aparenta poca fuerza y menos fijeza. No puede lucirse Castella con el capote. No deja a los picadores situarse tal es la soltura con la que anda. Entra una vez al caballo perdiendo tracción, no recibiendo apenas castigo. Engañó el animal que resultó colaborar más de lo que se preveía. Pese a la falta de aprecio que hizo a los clásicos estatuarios de bienvenida y a la aparente endeblez pues daba sensación de caer el cualquier momento, el diestro francés fue trabajándose al astado, sacándole brillo a una piedra. Noble, eso sí, pero humillaba al menos con decencia. Se dejó llevar el toro por donde Castella quiso por ambos pitones. Fue perdiendo fuelle y acabó entregado. Bien en los adornos (un par de lances de atrás a delante) cerrando con una tanda de manoletinas. Se gustó en exceso y acabó oyendo un aviso. Media estocada tendida, dos orejas.

 

Ficha del festejo

Morante de la Puebla, silencio y dos orejas tras aviso

El Juli, oreja y oreja

Sebastián Castella, ovación tras aviso y dos orejas tras aviso

 

FOTOGALERÍA

VÍDEO: SEBASTIÁN CASTELLA, FAENA DE SU 2º TORO

VÍDEO: EL JULI

  Votar:  
Resultado: 3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos3,3 puntos   7 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.