inicio
Paulita y Sergio Cerezos dan una vuelta al ruedo, mientras que Eugenio de Mora es silenciado.
Fermín Trujillo.- Vídeo: Burladero.tv - 10/07/2015
José Luis Pinilla
José Luis Pinilla


Hay tardes que a priori no llaman la atención, en las que no esperas encontrar nada de valor. Sea por la plaza, por el cartel, por los hierros, por el calor o vaya usted a saber. Y quizá dos horas y media después la sensación sea idéntica como pasó en el día de hoy, confirmando el mal presagio del principio. Pero es tan grande este arte, que aún en esas condiciones, rebuscando en el baúl de los momentos, te encuentras con cosas como las que hace Paulita. No tienen la repercusión que las que hacen otros toreros en mejores condiciones de trabajo (a mas de uno quisiera verlo en una como la de hoy) pero sin duda merecen la pena el esfuerzo. Aunque queden sin premio. No es Morante con el capote ni Ponce con la muleta, pero oiga usted, es Paulita. Desde hoy, Don Antonio. Aunque a nadie pueda importar.

La tarde abrió con Eugenio de Mora y un toro de Los Maños de 457 kilos, bien presentado, ligero, alto. Lo templó Eugenio con sobriedad rematando con una media verónica. Entró fuerte al caballo en el cambio de tercio. Llevó al equino a empujones hasta el burladero, siendo severamente castigado. Fue imposible hilar faena con la muleta. Lo sacó a los medios con una serie de doblones. El animal quedó sin fuelle alguno. Trenzó dos tandas de derechazos discontinuos con el animal cabeceando, pues fue de embestida alta. Nada más. Cogió el acero, primero metió y sacó y luego una media estocada tendida. En cuanto al cuarto toro, de 468 kgs., perteneciente a Partido de Resina. Estaba bien presentado y fuerte. Lo templó con el capote el toledano, pese a que el animal mostró algo de discontinuidad, sin entregarse a más. Hubo sobriedad con el capote y entró con poca fuerza al tercio de varas no recibiendo castigo en exceso. Faena que fue de menos a más, gracias al buen hacer del torero. El animal fue muy al tran tran, embistiendo alto, pero sabiéndole ganar terreno, sin exigirle de más, le fue sacando muletazos, mejor por el pitón izquierdo. El animal aguantó mientras las fuerzas le duraron que no fue mucho. Tiró de oficio Eugenio de Mora. Algún molinete, algún remate en redondo y colorín colorado. De donde no hay no se puede sacar. La estocada entera tendida.

Para Paulita fue el segundo toro de ganaderí­a Partido de Resina, de 457 kilos y de apariencia más pesada que el primero de Eugenio de Mora al ser más bajo. Lo recibió de rodillas, con mucha valentí­a. Lo templó con clase con una serie de verónicas rematadas con una revolera. Lo llevó también al tercio de varas, con otra tanda de verónicas, arrancando los oles del respetable. Entró con fuerza al caballo el astado dos veces, demostrando arrojo. Bien administrado el castigo. Buen tercio de banderillas saludando uno de los subalternos. Faena de más a menos. Inició con unas tandas de derechazos, exigiendo al animal, que en ese terreno humillaba con facilidad. Al final perdió las manos falto de empuje aventurado el final de lo que se daba. Lo intentó un par de veces al natural pero el animal empezó a mostrarse discontinuo, embistiendo ya más alto. Se adornó con algún molinete y poco más quedaba por hacer. El zaragozano no se guardó nada ante un animal diluido como un azucarillo. La estocada entera tendida. Con el quinto toro también se lució. Era de los Maños. Muy ágil, de buena presencia. Entró con ganas al capote. Excelente el maño con las verónicas, rematadas con una media. A veces creí­ ver al mejor Morante (con perdón, Maestro). Entró un par de veces al caballo en el tercio pero con poco ímpetu. No auguraba nada bueno. Pero Paulita es artista, torero maño y con "maña". Aprovechó la nobleza del animal para sin exigirle de más, pintar el albero turolense de pinceladas de arte. Despacio, sin estropearlo por querer hacer de más. Entendió al animal que humillaba bien. Tanto por derecha como al natural, por allá un molinete que adorne el cuadro. Una pena que lo estropeara con el acero. Pinchazo y descabello. Es único. Al pinchar tuvo que tomar el olivo dándose una costalada en el callejón de las que nunca olvidas. Pero volvió al ruedo presto a rematar la faena, con orgullo torero. Así­ es este mundo, gran faena sin premio, pero merecía la pena.

Finalmente, el tercer toro fue para Sergio Cerezos. Toro de 437 kgs de Partido de Resina de nombre Cárdeno. Más ágil pero con poca fijeza. Le costó sacarle la faena con el capote aunque al final trenzó una digna serie de verónicas rematadas con una revolera. Entró el animal dos veces al caballo sin fuerza, cayendo la segunda de ellas. Salió sin castigo alguno. El animal perdió nada más comenzar la faena las patas traseras. Mal presagio. Fue imposible sacarle nada decente por ninguno de los pitones. Sin fijeza alguna, de inmediato perdió también el tren delantero. Sin embestida, esperó, trataba la muleta a golpes, con desprecio. Aun así­ consiguió arrancarle algún muletazo muy de mala manera. El animal acabó acunado en tablas, curiosamente ante la peña taurina del valenciano. Y como lo que mal empieza acaba peor al entrar a matar fue corneado, cayendo de mala manera, quedando tendido en el albero y siendo trasladado a enfermerí­a. Fue peor la caí­da que la propia cogida. La estocada posterior fue algo más de media tendida. La plaza en pie pedía la oreja denegada por la presidencia que tuvo que aguantar el aluvión de improperios. Ya saben, el público es sabio dicen. Con el sexto toro, de Los Maños de 446 kgs. Salieron con fuerza ambos, renqueante del susto del primero de su lote. Lo recibió rodillas en tierra, con una cambiada. Después tanda de verónicas para dejar al animal muy templado. Entró en el tercio de varas una sola vez, no recibiendo excesivo castigo. Empezó el animal ganándole terreno a Sergio Cerezos, que no conseguía hacerse con el dominio de la situación. El animal mostraba nobleza pero carecía de fuerza, embestía alto quizá por no saberle bajar la muleta. Poco a poco se centró el valenciano y corrigiendo lo anterior, de forma que fue sacando por ambos pitones petróleo. Aún así el animal se fue diluyendo, perdiendo las manos. Estiró la faena sabedor de que algo guardaba el animal, pero... Se adornó de cara a la galería con algún desplante y con un pase de atrás a adelante. Falló con los aceros: pinchazo, estocada desprendida y estocada entera tendida.

 

Ficha del festejo

Eugenio de Mora, silencio y silencio

Paulita, vuelta al ruedo y ovación

Sergio Cerezos, vuelta al ruedo y silencio

 

FOTOGALERÍA

VÍDEO: ACTUACIÓN DE EUGENIO DE MORA Y SERGIO CEREZOS

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.