inicio
El de la Puebla desoreja al cuarto después de firmar una faena de ensueño. Roca Rey se lleva una oreja del tercero y El Juli, que resultó herido, firma una faena de auténtica figura.
Lucía Fuente León.- Vídeo: Movistar + - 15/04/2016
Joël Buravand
Joël Buravand

Después de dos tardes consecutivas de fuertes emociones en La Maestranza, el viernes de farolillos consiguió que la magia no se apagase y se pudo ver otra importante tarde de toros en la ciudad hispalense. Morante de la Puebla, en su cuarto compromiso de la temporada en el coso de El Baratillo, firmó una faena para los anales de la historia; mientras que El Juli, con cornada incluida, volvió a demostrar por qué es figura. Roca Rey, por su parte, derrochó valentía y verdad, y dejó claro que ha llegado para quedarse.

De dos orejas fue la actuación que Morante realizó al cuarto de la tarde, de nombre Dudosito. Lo que sí que nadie dudó fue la tremenda dimensión que ofreció el torero, que ha tenido que esperar ocho toros para reencontrarse por completo con la afición sevillana tras dos años de ausencia en esta plaza. No terminó de entregarse el de Cuvillo en el capote, pero en la muleta dio opciones al sevillano para cuajar una faena de las que hacen historia. Comenzó con el cartucho de pescado y un pase cambiado sobre las tablas, y se lo llevó a los medios tras los primeros muletazos para comenzar allí con la muleta en la mano derecha. Suave, muy suave, el trasteo desde el primer muletazo, que hizo sonar la música al instante. Acariciando y llevando la muleta con un extraordinario temple, José Antonio bordó el toreo en una faena que hizo reventar en olés La Maestranza. Torería, gusto y personalidad imprimieron cada uno de los muletazos que el diestro regaló a todos los presentes. Soberbia la última serie al natural, prácticamente a cámara lenta. Estuvo muy por encima en todo momento del colorado cuatreño al que incluso realizó una media con la muleta cuando éste le rompió el estaquillador. Rubricó su actuación con una gran estocada y dio la vuelta al ruedo con las dos orejas y una desbordante sonrisa.

Al que abrió plaza lo recibió estirándose a la verónica, como él solo sabe, para llevarse la primera ovación de la tarde. En la muleta el toro fue noble pero pronto dejó ver su desclasada embestida. Deslucido el animal de capa melocotón con el que Morante no pudo más que dejar muletazos sueltos de bella factura. No estuvo acertado con la espada y fue silenciado.

Dejó patente su condición de figura El Juli, al igual que hizo el viernes pasado sobre el mismo albero. En el segundo replicó por chicuelinas y una media ejecutada con gran técnica el quite que Roca Rey había realizado por tafalleras y ajustadas caleserinas, y se puso en pie de guerra dispuesto a dejar claro que los toreros veteranos todavía siguen mandando. En la muleta sometió al colorado cuadrúpedo en una poderosa faena en la que el madrileño se estiró y dio profundidad a un toro que desgraciadamente se apagó antes de lo necesario. Respondió perfectamente el diestro a un Cuvillo que no regaló nada. Mató de una estocada trasera y vio una petición minoritaria que se quedó en ovación. Comenzó sin oportunidades frente al quinto en el último tercio, pero Julián volvió a demostrar por qué está en la cúspide del toreo con una vibrante actuación que ejecutó a base de entrega y de una disposición tremenda. A sabiendas de lo que ya habían conseguido sus compañeros de terna, lo puso todo de su parte el torero de Madrid frente al deslucido sexto que le propinó una cornada en el glúteo en el último tramo de la actuación. Continuó aun así con el trasteo y dejó una última tanda al natural compuesta por buenos muletazos. Dejó dos pinchazos y una estocada casi entera de rápido efecto y saludó una cerrada ovación tras la que pasó a la enfermería.

Con una larga cambiada de rodillas y un ramillete de delantales recibió Roca Rey al tercero de la tarde, al que cortó la primera oreja del festejo. Estuvo poderoso el peruano en su actuación, muy dificultada debido al incesante viento, y a pesar de las adversidades realizó una firme y templada faena ante un toro con humillación y calidad. Toreó en terrenos comprometidos, pasándoselo varias veces por la espalda y cerrando con unas ajustadísimas manoletinas antes de dejar una estocada. En el que cerró plaza la emoción corrió por su cuenta, con pases cambiados, arrucinas y metiéndose entre los pitones para sacar adelante la faena frente al desclasado y deslucido cuvillo. Entrega absoluta y verdad por parte del joven diestro, que inició en los medios de manera espectacular su actuación, pasándoselo hasta tres veces por la espalda.  Se había ganado una nueva oreja pero la mala fortuna con el acero dejó todo en una ovación.

Ficha del festejo:

Plaza de toros de La Maestraza.- Sevilla. 13º festejo de la feria de Abril de Sevilla.- Lleno de ‘no hay bileltes’. Toros de Núñez del Cuvillo, con buena presentación y destacando el cuarto, para los diestros Morante de la Puebla, El Juli y Roca Rey. 

Morante de la Puebla, silencio y dos orejas

El Juli, ovación y ovación 

Roca Rey, oreja y ovación

Parte médico de El Juli: "herida por asta de todo en región glutea de 15 cm que lesiona músculo gluteo mayor. Se practica limpieza, reparación de planos musculares y drenajes. Es trasaladado a un centro hospitalario. Pronóstico: grave"

Así se lo contamos TORO A TORO

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 3,6 puntos3,6 puntos3,6 puntos3,6 puntos3,6 puntos   5 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.