inicio
El Cid malogra con la espada dos buenas actuaciones con el mejor lote del encierro de Adolfo Martín.
Lucía Fuente León - 26/07/2017

Hubo conato de sacar a El Cid a saludar tras romper el paseíllo después del histórico indulto que el sevillano consiguió el año pasado en esta plaza; pero todo quedó en buenas intenciones que no terminaron de calar en los tendidos.

Se estiró toreando a la verónica Manuel Jesús con el primero de la tarde, para ponerse a torear directamente con la zurda cuando llegó el momento de coger los trastos. Noble el primero de Adolfo, al que el torero fue sacando, uno a uno, naturales de mano a bajo y hondura. Cuando se fue por el pitón derecho, el animal mostró algo más de codicia, pero faltándole ya movilidad. Buena faena que se vio empañada por la espada. Estocada a la tercera y silencio.

El Cid brindó su segundo toro a su compañero Paco Ureña, que reaparecía en Santander convaleciente del percance que sufrió en Valencia. Fue este el toro con más posibilidades de todo el encierro. El sevillano estuvo relajado y toreó en su sitio, consiguió construir una faena a base de profundidad, temple y mano baja. ‘Horquillero’, que así se llamaba el negro entrepelado, tuvo calidad y fondo, y junto al El Cid brindó una gran faena. Pero de nuevo la espada le jugó una mala pasada al matador, que dejó tres pinchazos antes de la estocada final, perdiendo una posible puerta grande. Tuvo que conformarse con una ovación, mientras que el toro fue despedido entre palmas.

Con tres costillas rotas y muy mermado de facultades hizo Paco Ureña el paseíllo en Santander, yéndose de la capital cántabra sin poder demostrar su dimensión. A su primer toro, que recibió genuflexo, le faltó movilidad y recorrido. El murciano, a pesar de todo, anduvo firme con él, matando de una estocada y saludando una ovación desde el tercio. El quinto toro de la tarde fue mejor de lo que pareció en la plaza. Mostró calidad el noble toro de Adolfo con el que el de Lorca estuvo correcto y dejó una gran estocada. Fue silenciado.

José Garrido comenzó a torear al tercero con una vibrante serie de rodillas. Distraído, sin fuelle y parado el cárdeno animal con el que el pacense no tuvo mucha opción y tuvo que tirar de profesionalidad y buen hacer. Destacó una gran última serie de naturales. Mató de pinchazo y estocada y fue ovacionado. No hubo acople entre Garrido y el toro que cerró plaza, reservón durante todo el trasteo. Una estocada y varios descabellos pusieron punto y final al cuarto festejo del abono.

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Santander. Cuarto festejo de abono. Toros de Adolfo Martín, con pocas opciones, a excepción de 1º y 4º, para El Cid, Paco Ureña y José Garrido.

El Cid, silencio y ovación tras aviso

Paco Ureña, ovación y silencio

José Garrido, ovación tras aviso y silencio

Así se lo contamos TORO A TORO

FOTOGALERÍA

 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.