inicio
El mano a mano entre Enrique Ponce y Sebastián Castella celebrado este sábado en Nimes se ha saldado con la victoria del valenciano que conseguía sumar los tres apéndices que abren la anhelada puerta de los Cónsules, mientras que el francés abandonaba de vacío el bimilenario coliseo.
Germán Jiménez - 16/09/2017
Mikael Fortes
Mikael Fortes

Plaza de toros de Nîmes.- Francia. Toros de distintas ganaderías para el mano a mano entre Enrique Ponce y Sebastián Castella. Más de tres cuartos de entrada.

Enrique Ponce, a quien el público tributo una gran ovación al término del paseíllo, remató con media genuflexa por el pitón izquierdo su saludo por verónicas al que abrió plaza. Fue este un animal noble al que no le sobraron las fuerzas y al que Ponce toreo con temple, lentitud y exquisitez. Faena sobria de toreo en estado puro finalizada con un abaniqueo antes de irse a por el estoque con el que pincho en su primer intento antes de dejar una estocada entera. Oreja tras aviso. Ante el tercero meció con gusto Ponce su capote en su saludo, comenzando su trasteo con unos muy toreros doblones. Faena de buen hacer toreando con mano baja y temple sobre todo en sus series en redondo, finalizando con unos circulares por abajo a los que logró imprimir un temple y un mando extraordinarios. Finiquitó al cornúpeta de una estocada entera algo desprendida. Dos orejas tras un aviso y vuelta al ruedo al toro. El quinto no era nada facil, pero había que estar ahí e intentarlo. Con el Enrique Ponce evidencio su capacidad técnica consiguiendo robarle la mayoría de los muletazos que le consiguió enjaretar antes de acabar con su vida de una estocada casi entera. Palmas tras aviso

Sebastián Castella, que había intervenido intervino en un quite por gaoneras ante el primero, toreo con temple de salida a la verónica al primero de su lote, interviniendo después en un ceñido aquí por chicuelinas rematado por una revolera. Ya muleta en mano comenzó toreando por estatuarios, en una faena en a que si bien al principio logró hilvanar algunos buenos muletazos, todo se fue pronto diluyendo ante la flojedad del toro que como un candil se fue apagando. A la hora de matar el de Béziers lo pinchó en tres ocasiones. Silencio. Castella brindó al maestro Ponce la faena al serio cuarto al que toreo con gran prestancia y autenticidad, ante un toro que tenia mucho que torear destacando por su calidad las series al natural.  Ya en la recta final de su labor busco la siempre arriesgada proximidad entre las astas del toro y su anatomía lo que añadio mayor emoción al trasteo. Despeno  a la res de pinchazo, pinchazo hondo y descabello. Vuelta tras aviso. Sebastian Castella que no estaba dispuesto a irse de vacío le hizo un auténtico faenon al colaborador asado que cerro plaza. Una faena iniciada en los medios con varios pases cambiados y en la que consiguió cuajar tandas de muletazos de gran temple y profundidad por los dos pitones, demostrando una  capacidad de torero artista que fuera de toda duda también atesora. Con la espada pincho antes de dejar una estocada entera. Cuatro golpes de verduguillo hicieron que sus posibilidades de tocar pelo se esfumasen. Aplausos tras dos avisos

Ficha del festejo:

Enrique Ponce, oreja, dos orejas con vuelta al ruedo al toro y palmas tras aviso

Sebastián Castella, silencio, vuelta tras aviso y aplausos tras dos avisos

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   2 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.