inicio
La magia de Talavante surgió en el cuarto (bis bis) de un desencastado encierro en el que se lidiaron reses de distintas ganaderías
J.A. Romera Fadón.- Vídeo: Movistar + - 19/08/2015
Hugo Cortés
Hugo Cortés

Comenzaba la VII edición de la corrida Picassiana con el bullicio propio de aquella fecha que se ha convertido en un espectáculo artístico-cultural clave para la plaza de toros de la Malagueta, precisamente en el día en el que uno de sus creadores (el malagueño Javier Conde) conmemoraba el XX aniversario de la llamada “noche mágica”. Como es lógico en una ocasión así, el coso se encontraba decorado por el artista francés Loren Pallatier, el cual repetía la experiencia de decorar las tablas del ruedo, eligiendo esta vez tonos cálidos junto con “toreografías” y mujeres flamencas junto a minotauros; todo ello impactó positivamente al público.

Tras abrirse el portón descubrimos al diestro Alejandro Talavante de azul pavo y oro, con detalles que recordaron al mítico traje del maestro Dominguín. Como era de esperar el pacense recogió la cálida ovación en el tercio tras el paseillo; pero salió el de Fuente Ymbro y la situación se complicó. En los primeros tercios el toro mostró buen galope y ritmo, ejecutando el torero unas gaoneras muy ceñizas y estirándose en algún que otro lance a la verónica. Como inciso cabe destacar que los detalles artistas de Loren llegaron hasta las banderillas, las cuales estaban adornadas con papelillos de los mismo colores que las tablas. Tras iniciar la faena por estatuarios el toro mostró sus verdaderos defectos (tardo al toque, cabeceo al final del muletazo...) y Talavante optó por el toreo de cercanías y dejándoselo llegar muy cerca. Tras dos pinchazos, media y un descabello solo se escucharon tímidas palmas.

Al de Victoriano del Río lo recibió con verónicas templadas y una media a pies juntos que arrancaron los aplausos de los tendidos para hacerlo al poco tiempo con unas chicuelinas elegantes y ceñizas. El tercio de varas y de banderillas discurrieron sin relevancia. Con la muleta el torero comenzó exigiéndole al toro por abajo con ayudados y la faena alcanzó su punto máximo cuando en el centro del ruedo encadenó dos series por ambos pitones, pero cantó el toro su mansedumbre y tras unas manoletinas para cerrar faena tomó la espada, teniendo que descabellar. En los tendidos se vieron pañuelos blancos que no cuajaron y Talavante recogió la ovación desde el tercio.

Salió el jabonero de Juan Pedro, pero su falta de fuerza hizo que desde la presidencia asomara el pañuelo verde, indicando la devolución del mismo, seguido el de Jandilla; toro sin ningún argumento en ningún tercio y con el que Alejandro optó por “quitarle las moscas” tras dos tandas en vano; fallo a espadas y silencio. 

Ese pañuelo verde volvería a asomar otras dos veces: la primera ocasión debido a que el de Daniel Ruíz perdió la vaina del pitón, la segunda por la falta de fuerzas del de Lagunajanda. Cuando la pesadez de los cabestros comenzaba a hacerse presente en los ánimos de los espectadores salió el cuarto bis bis, de Garcigrande. Talavante lo recibió con Cordobinas genoflexas para erguirse toreando a la verónica con sentimiento. Lo llevó al caballo galleando por gaoneras y ejecutó el mítico quite de las Criolinas para rematar con revolera al verse apurado con las distancias. El toro no era claro por el izquierdo, pero el pacense inció la faena en los terrenos de la enfermería, echando las dosrodillas a tierra y escuchándose un escalofriante “¡uy!” cada vez que el muletazo era por ese pitón. Optó por relajarse con la derecha, pegando tandas de siete muletazos y llevando el toro detrás de la cadera. La magia continuó cuando le pudo por el izquierdo y le pudo al de Garcigrande. Sonaba “Carmen” de Bizet, pero muy de fondo por los ¡Olés!
Y las palmas del respetable emocionado ante la inspiración del artista. Cuando todo estaba consumado volvió a echar la rodilla en tierra para ejecutar otra tanda de derechazos y encontrar el gusto. Rubricó la faena con una estocada entera (un poco trasera) en la de recibir y donde antes hubo un pañuelo verde aparecieron dos blancos.

Le hacía falta terminar la obra, pero el descastado toro de La Quinta, sin humillar en ningún momento, soso y sin transmisión no permitió que fuera de esa manera. La inteligencia del diestro a la hora de ganarle el pitón contrario junto con la estocada fueron motivo más que suficientes para gran parte del público que sacaron los pañuelos blancos, pero la vuelta al ruedo la soboreó sin la oreja.

El último de la tarde fue el de Torrehebreros, que salió barbeando tablas y permitiendo un bello saludo capotero a la verónica. Ambel volvió a recibir una ovación por su buena brega en el tercio de banderillas y al sacar el toro del caballo. Conmemorando tiempo antiguos pudimos ver el salto a la garrocha, que tuvo gran emoción por la espera del toro en las tablas. Tras el cariñoso brindis al público comenzó la faena por ayudados (por alto y por bajo) pero cuando quiso torear en redondo el toro mostró complicaciones como el cabeceo y las miradas al torero. Tras la estocada escuchó una fuerte ovación que se repitió mientras abandonaba la plaza a pie...
 

 

Ficha del festejo

Plaza de toros de La Malagueta.- Málaga. Cuarto festejo de abono. Corrida Picassiana. Toros de Juan Pedro Domecq , Victoriano del Río , Garcigrande , Torreherberos , La Quinta y Daniel Ruiz con Alejandro Talavante como único espada.

Alejandro Talavante, palmas, ovación con saludos tras petición, silencio, dos orejas, vuelta al ruedo y ovación con saludos


ASÍ SE LO CONTAMOS TORO A TORO

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos   4 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.