inicio
Perera logra salir triunfador de la 5º de abono en la que ofrecía un festejo mixto con Diego Ventura abriendo cartel
Juan A. Romera / Vídeo: Antonio Pastor - 20/08/2015
Hugo Cortés
Hugo Cortés

La variedad de públicos (unos amantes de los caballos y otros del toreo a pie) llenaros prácticamente la totalidad de los tendidos de La Malagueta. La tarde la encabezaba el rejoneador Diego Ventura, pero en esta ocasión los compañeros de cartel hacían el paseillo a pie: el más veterano Julian López “El Juli” de azul grisaceo y oro, cerrando el pacense Miguel Ángel Perera de pizarra y oro.

El lote de Ventura se encontraba compuesto por dos toros de los Hermanos Sampedro: el primero de ellos un jabonero sucio, algo parado pero con emoción (especialmente el pares al quiebro y en las banderillas cortas) al que fulminó con el rejón de muerte y le cortó una oreja. El segundo, un berrendo en negro gordo pero terciado en cuanto a tamaño, que marcó su mansedumbre de salida. Falló con el segundo rejón de castigo pero todo se olvidó cuando clavó las banderillas cortas al violín apurando al máximo las cercanías; a continuación dos rosas, pero el rejón de muerte estropeó la obra y tuvo que recurrir a la muleta y el descabello, escuchando una ovación que la recogió en el tercio.

En el lote de “El Juli” se encontraba el mejor toro del encierro y el peor. El primero fue un castaño que se arrancó de relance al caballo muy de lejos para ser picado trasero, pasando por segunda vez como mero trámite. Durante el tercio de banderillas tuvo un comportamiento de manso, muy suelto pero con buen galope, humillando en el capote. Precisamente esta cualidad la mostró en la muleta; lo sacó Juli a los medios mediante muletazos por bajo y comenzó a torear en redondo, produciéndose una relación simbiótica entre la calidad del burel y la buena técnica del diestro: tandas largas, toro con ritmo; muletazos profundos, toro con recorrido; mano baja, toro con humillación...con la zurda lo pulseó para mantenerlo en la muleta, finalizando la tanda con dos molinetes ajustados y por bajo. Fue tan efímero que cuando asimilábamos lo ocurrido Juli ya había pinchado y vuelto a entrar dejando la estocada algo desprendida. Ovación para el buen Victoriano y ovación con saludos para Juli. Su segundo fue un desclasado astifino, alto, largo y chorreado toro que no humilló, ni tuvo recorrido en ningún momento y que impidió que el diestro completara su obra, mostrándose su cabreo al golpear la muleta con la ayuda con enfado y rabia, y eso que quiso hasta el punto de brindar al público . Abrevió, pinchó y todo quedó en silencio. Antes de eso había parado el tiempo con una media lenta y profunda tras un ceñido quite por chicuelinas

Volvía a esperarse al de la Puebla del Prior con ganas después de la profundidad mostrada el Domingo de Resurrección. Recibió a su primero por delantales rematando con una media a pies juntos. Brindó al público e inció faena con una pase cambiado por la espalda, muletazos por alto con la derecha y dos pases de pecho profundos con ambos pitones. El toro tenía recorrido, clase, humillación y se arrancaba con buen galope de lejos; Perera lo aprovechó y ejecutó varias series de muletazos muy largos y exigiendo mucho al buen ejemplar que había flaqueado de fuerzas en los comienzos. La estocada desprendida y la posterior oreja fueron el resultado del tercero de la tarde. El sexto de la tarde fue un gran toro, con buenas hechuras y astifino. Perera lo recibió con verónicas largas y templadas, profundas y de manos bajas, rematando con una elegante media. En el tercio de varas salió suelto aunque entró con fijeza al caballo. Joselito Gutiérrez se estiró en el primer par, asomándose al balcón y saliendo de la cara andando (como los buenos toreros de plata), volviendo a erguirse en el tercero pero en esta ocasión chocaron los palos y uno no clavó, quedándonos todos con la miel en los labios pero con una bella imagen guardada. El último Victoriano de la tarde mostró recorrido y humillación, aunque no colocó la cara con clase. Este toro aceptó los dos fuertes de Perera: el toreo largo, profundo y en redondo, y el toreo de cercanías y alternando pitones. Lo exprimió en redondo por ambos pitones, exigiendo mucho al toro y encontrando la profundidad en cada trazo. Para acabar se arrimó de tal manera que sus muslos se toparon con el ocico del animal es más de una ocasión, a lo que le siguieron circulares por la espalda, cambios de mano y nuevamente cercanías. La estocada cayó ligeramente desprendida, la presidencia solo sacó un pañuelo blanco pese a la fuerte petición de la segunda.

Perera salió ovacionado, la presidenta abucheada, el público enfadado y otros simplemente con el buen sabor en la boca que se queda después de ver torear.

 

Ficha del festejo:

 Diego Ventura, oreja y ovación con saludos

 El Juli, ovación con saludos y silencio

 Perera, oreja y oreja con fuerte petición 

 

Así lo contamos en Toro a Toro

FOTOGALERÍA

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   3 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.