inicio
Tan sólo Manolo Vanegas puso la distinción de la tarde con la vuelta al ruedo en su segundo
Darío Juárez - 17/04/2016
Alcolea
Alcolea

Primavera que no llega. Una marejada no cálida precisamente se colaba esta tarde en Madrid. Las banderas trabajando y el graderío inundado de público asiático, iba moviéndose de localidad para aprovechar los últimos rayos de sol que quedaban del día.

Ni en lo meteorológico ni en lo artístico. Ese aroma que desprende el mes de abril de buen tiempo, de agradabilidad, de observaciones tras el duro invierno del campo y la preparación, se seca a medida que no rompen las tardes.

Los factores, los de siempre. O falta de entrega por parte del bravo o falta de inoperancia en algunos casos por parte de los profesionales de luces.

Abría cartel el venezolano Manolo Vanegas que llegó a Madrid con un valor muy sereno y consciente de lo que se estaba jugando, es decir, casi la temporada entera. Pues no se lo discutió nadie. Efectivamente ese torero estaba colmado de quietud y poderío. Todo esto suena muy bien, siempre y cuando lo que tengas delante te haya servido para algo pero una vez más, el lote caído en suerte no ayudó en nada. El 1º fue un novillo colorado, bastante bien presentado, con un trapío muy óptimo y que en el tercio de varas supo empujar con los riñones de principio a fin. Todo parecía ir rodado porque no había hecho ningún extraño a la salida del peto, sin embargo, acusó la falta de clase al derrotar por ambos pitones y con ello el deslucimiento de sus embestidas. En una tanda que a primera vista parecía totalmente dominada y que fue donde mejor se empleó el de Guadajira, giró la cabeza y levantó al diestro, propinándole un varetazo en el glúteo izquierdo sin mayores consecuencias. Tras una estocada certera, saludó una ovación. En 4º lugar salió un negro listón más recogido por delante, cornivuelto y ligero de cabos. Empujó al caballo que guardaba la puerta hasta derribarlo. Ahí se quedó el novillo, en la pelea del caballo. Su fuerza se consumía y poco a poco todo lo bien hecho hasta ahora por parte del torero: valor, temple, serenidad...se vio ligeramente opaco tras el poco lucimiento de "Estaquillo". Caló el pan en el poco jugo que le quedaba y le pudo sustraer series con mucha verdad. Tras otra buena estocada, Madrid se lo reconoció y tras una petición de oreja dio la única vuelta al ruedo de toda la tarde.

Curro Durán se presentaba en Madrid como novillero. Sin suerte en el sorteo tampoco, el hijo del matador de toros del mismo nombre, tenía una tarde para exponer cómo era su tauromaquia. Su primero, el tercero, fue el más feo de presentación. Con una embestida al "tran tran" de principio a fin, no supo ir por los terrenos que le ordenaba su obrador, y por tanto, se salía de la suerte. El novillo tenía fondo pero era muy antipático. Hacía oídos sordos a capotes, muletas y demás engaños con tal de buscar su distracción. Al entrar a matar, lo prendió sin mayor agravio. Cerraba plaza "Hoacino". Muy bien rematado de hechuras y con un carácter en toro. Su condición era rebrincada e incierta, añadiendo la poca fuerza que poseía. Tras una mala lidia, Durán sólo pudo sobreponerse a las circunstancias y tirar para adelante. Mucho esfuerzo y tesón para intentar darle algún muletazo con brío, pero eran vanos espejismos. Con la espada tampoco tuvo la suerte precisa y salió de Las Ventas sin haber podido levantar mucho la voz.

Alternaba en segundo lugar Amor Rodríguez. Su primer novillo, de nuevo, acusaba sus fuerzas y hacía que lo llevara a media altura para no dejarse las manos en la arena. Dos tandas ligadas con la derecha y una de naturales con buen gusto del de Torrejón, fueron lo más destacable de toda su actuación en esta tarde. A continuación se fue apagando, hasta emborronarlo el propio torero con el descabello en múltiples ocasiones. El quinto era un manso encastado. No quería otra cosa que profanar las querencias hacia la huída y defensa. Salió despedido de la primera vara y no dio destellos clarividentes de querer colaborar. En la muleta lo corroboró. Toro y torero no se acoplaban y se vieron tandas sueltas y de brillo invisible. Esta vez la espada también falló y los tendidos se volvieron en contra, tocando las palmas a ritmo de tango.

Ficha del festejo:

Plaza de Las Ventas. Más de 1/4 de entrada. 6 novillos de Guadajira. Irregulares en cuanto presentación, mansotes y desclasados.

Manolo Vanegas /blanco y oro con las cabos en negro/ (ovación tras aviso y vuelta tras petición y aviso)

Amor Rodriguez /azul agua marina y oro/ (silencio tras aviso y silencio tras dos avisos)

Curro Durán  /verde botella y oro/ (silencio tras aviso en ambos)

 

FOTOGALERÍA

FOTOGALERÍA de los percances de Vanegas y Curro Durán

DETALLES de la novillada

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   4 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.