inicio
Antonio José Candel - 16/08/2015

Tarde triunfal en el coso portátil de Blanca. Tarde de matices toreros y de razones para seguir cultivando y mimando la Fiesta de la Tauromaquia en Blanca, Villa del Toro. El municipio del Valle de Ricote ha puesto fin esta tarde a un ciclo que se alzó con la tragedia pero que, sin olvidar a Rafael Ibáñez, concluye con el triunfo esperanzador de tres murcianos; Antonio Puerta, Filiberto Martínez y la divisa de Nazario Ibáñez. Tres murcianos curtidos a base de trabajo y que hoy albergan bajo sus triunfos las alegrías de la tauromaquia murciana.

El primer capítulo de la tarde lo protagonizaría Antonio Puerta, quien regresaba a los ruedos después de la cornada sufrida en Madrid. El de Cehegín manifestó pronto toda su disposición con un emocionante quite por gaoneras a “Barbero”. En banderillas, Blanca volvería a rendirse ante Antonio Cama. El torero de plata saludaría tras cuadrar dos buenos pares. También destacaría Antonio López “El Charra” en la brega. Puerta, sabedor de las condiciones de su antagonista, no esperó a que prosperara poco a poco la emoción en los tendidos. Apostó desde el principio, asentado y con aplomo. Descalzo, sintiendo el albero, trazó muletazos largos, atemperando la embestida fuerte y emocionante del burel. Al hilo de las tablas se dejó llegar al animal a los bajos de la taleguilla, viviendo momentos de apuro. No se amedrentó y en un arrimón final logró pasar al novillo por luquesinas y manoletinas. La estocada, algo trasera y caída, no fue impedimento para que el respetable pidiera las dos orejas. Ante su segundo bajó la intensidad, quizá porque “Zahorreto” tomaba el engaño de manera más brusca que sus hermanos. La labor de Puerta, aun así, le hicieron merecedor del apéndice.

Filiberto Martínez, triunfador en el anterior serial blanqueño, ponía el colofón a este mano a mano tan esperado en la Región de Murcia. El espada de Calasparra no quiso desmarcarse del triunfo cosechado por Puerta ante el novillo que abría el festejo y, señal inequívoca de ello sería el quite por chicuelinas que le endosó a “Engañadero”. Después de brindar al cielo, Filiberto inició su labor a pies juntos desde el centro del ruedo. Quieto. Inmóvil aguantó la embestida del ejemplar de Nazario. Al son del pasodoble “Puerta Grande”, el espada imprimió buenos muletazos, algunos de figura erguida, ligados, con mucho eco en el tendido. Lo toreó despacio al natural. Media estocada fue suficiente para doblegar a su antagonista y pasear, en consecuencia, las dos orejas. “Marisma”, el utrero que cerraría la exitosa feria en Blanca, descorchó pronto sus cualidades. Pronto y encastado; con fijeza y genio; noble y con clase. Brindó a Rubén Pinar una faena que erigió por el pitón derecho. Faltó un punto de intensidad. De acople quizás. En el tendido esa intensidad la aportaba la banda de música mientras interpretaba la marcha local conocida como “La burra”. Mató bien y las dos orejas les fueron concedidas. Al final, toreros y mayoral por la puerta grande.

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   3 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.