inicio
El Cid en torero deja lo más destacable de la corrida de Adolfo Martín con la que se cerraba la Feria de Otoño
Rafa Navarro - 02/10/2016
Alcolea
Alcolea

En la corrida de Adolfo pudieron pasar más cosas de las que pasaron. Buena entrada con tres cuartos de plaza, un torero especializado, otro más artista y otro que apostaba en Madrid por este hierro. Adolfo trajo un buen primero que recibió en su arrastre la gran ovación del respetable, otros dos manejables a los que le faltó gasolina y tres de menor juego e imposible lucimiento. Rafaelillo sabe que se le escapó un toro de triunfo y en su segundo sí supo dejar patente la verdad de ese torero guerrero. El Cid vino en torero y sin premio material, sale reforzado mentalmente de Madrid. Se reconcilió con su público con mucha valentía, seguridad y torería. Morenito apostó o no le quedó otra que venir con los de Adolfo a Madrid y se fue sin decir nada, cierto es que le tocó bailar con la más fea, su lote no dio opciones.

Rafaelillo hace ya mucho que se ganó el respeto de Madrid. En sus últimos compromisos en Las Ventas ha estado rozando la gloria pero por h o por b, no ha llegado a tocar el cielo de Madrid como merece. Ese momento llegará por sus condiciones y torería. El primero de la tarde fue un buen toro de Adolfo, se movía con clase, con casta, humillando, con bondad y nobleza a los cites del murciano. Ya desde salida metiendo bien la cara en el capote. Se arrancó también con distancia al caballo y luego ya en la muleta, obedeció los vuelos de la misma. Le obligó por bajo y respondió en los primeros compases. Por el derecho se arrancaba y se desplazaba con gusto. Por el izquierdo se quedó algo más corto en el recorrido pero funcionaba igualmente bien. Faltó esa conexión de Rafaelillo con él, de Rafaelillo con el público. Faltó pausa, calma y sacarle el provecho que tenía. Mató de estocada que necesitó de un descabello y salió a saludar entre división de opiniones tras que Carpintero recibiera una sonora ovación. Otra actitud sacó con el cuarto. Un toro con peligro ante el que estuvo valiente y torero. Lo recibió con un farol de rodillas y le pegó buenos naturales gustosos. Se colaba pero ahí estaban los reflejos de un gran torero. Le hizo las cosas bien y ante ese peligro, tiró de valor poniéndose entre pitones para robarle los últimos muletazos sueltos. Pinchó antes de una gran estocada y saludó ovación. La gloria tendrá que esperar, llegará.

Al primero de Manuel Jesús El Cid le faltó fuerza y motor para aguantar hasta el final. Humillaba por el pitón derecho de lujo pero faltaba ese punto de chispa. Algún muletazo suelto destacable y con largura del sevillano. Con fuerza, insistencia y aguante, elaboró series cortas pero intensas. Se envalentonó Manuel Jesús con el toro quedándose más corto. Acortó distancia y se metió entre pitones. Volvió a la diestra pero se rajó pronto. Estocada entera y saludó ovación. Gustaron de salida las hechuras y las perchas de Murcianito, el segundo de su lote. Corto el saludo capotero con una verónica y una media pero con profundidad. Bien puesto por Alcalareño al caballo y se arrancó de lejos al buen puyazo de Juan Bernal. Con la atención de todos y la faena en buen punto, El Cid tenía que entregarse y sacar ese torero profundo y artista que lleva dentro. Lo citó de lejos y arrancaba por el derecho con largura. Hasta los andares del sevillano eran toreros. Cuatro y el de pecho con suavidad, llevándolo largo y humillaba el de Adolfo escuchándose los olés de Madrid. Otra quedándose más corto pero bueno ese de pecho. Tragó El Cid los parones del animal a menos. Valentísimo el sevillano metido entre pitones con el toro apagado y lástima que no aguantara un par de series más. En esa misma faena vinos dos versiones distintas la del lucimiento con largura y ligazón y la del valor seco y entrega. Mató de pinchazo, más de media y un descabello. Saludó una ovación en reconocimiento a esa torería y saber estar que demostró hoy en el albero venteño.

Como dije antes, o era una apuesta de Morenito o es que no le quedaba otra si quería estar en Otoño pero sea lo que fuere, el burgalés no pudo dejar un ápice de interés con el peor lote de la tarde. Su primero tuvo una embestida informal unido a la falta de fuerza. Algún muletazo con enganchón incluido pero todo muy insulso. Mató de dos pinchazos y otro hondo. El sexto sí que se movió más pero lo hizo sin ninguna entrega ni clase, buscando pronto tablas. Fue imposible para Morenito sacar lucimiento alguno y conforme vino, se fue.

Ficha del festejo:

4ª de la Feria de Otoño. Plaza de toros de Las Ventas. ¾ de plaza en tarde soleada. Toros de Adolfo Martín de buena presentación y juego desigual, destacar el buen primero para:

Rafaelillo, saluda ovación en ambos

El Cid, saluda ovación y saluda ovación tras aviso

Morenito de Aranda, silencio en ambos

Así se lo contamos TORO A TORO

FOTOGALERÍA

DETALLES de la última de la feria de Otoño

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 Voto

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.