PREMIOS ABC

Padilla y Roca Rey recogen el XI premio Taurino ABC

La Casa de ABC acogió este miércoles el acto de entrega de su Premio Taurino a los diestros Juan José Padilla y Roca Rey.
jueves, 04 de abril de 2019 11:02
jueves, 04 de abril de 2019 11:02

La Casa de ABC era una Fiesta. Española y universal. El hilo del toreo recorría cada rincón de la centenaria biblioteca. Figuras de ayer y hoy se citaron en «el Cavia de los toros», que en esta undécima edición había recaído en Juan José Padilla, el último gran héroe popular de los ruedos, y Andrés Roca Rey, la joven figura que revoluciona las arenas y las taquillas. La calle Juan Ignacio Luca de Tena respiraba anoche una brava torería y el cartel de «No hay billetes» se colgó pronto. «Son dos fenómenos», decían los profesionales y aficionados que se congregaron en la gran velada taurina de la temporada.

Los dos galardonados fueron recibidos por la presidenta-editora de ABC, Catalina Luca de Tena; el director, Bieito Rubido; el presidente de Vocento, Ignacio Ybarra, y el consejero delegado, Luis Enríquez. También saludaron a los empresarios de Las Ventas, Simón Casas, presidente de Plaza 1, y Rafael García Garrido, consejero delegado de Nautalia, que respaldaron el acto.

Los protagonistas compartieron un aperitivo con los invitados: se hablaba de San Isidro y los últimos triunfos en La Magdalena, donde Roca fue el vencedor indiscutible y Padilla, ya retirado, se llevó un baño de cariño. Como anoche. Entre faena y faena, toreros y ganaderos quisieron inmortalizar la ya clásica fotografía en el Patio Andaluz de este periódico, con un largo siglo de alternativa. Catalina Luca de Tena descorchó luego la ceremonia de entrega con un discurso de inquebrantable defensa de la tauromaquia. «Como todos ustedes saben –prologó la presidenta-editora–, ABC ha sido siempre fiel a unos ideales y a unos valores de permanencia. Y entre ellos está la defensa de la Fiesta de los toros, que forma parte indiscutible de la cultura y las tradiciones que conforman la identidad de España. Y, por supuesto, fiel también a la libertad». Y continuó su firme alegato: «Porque hoy, al hablar de toros, hay que hablar de libertad, ya que algunos sectores han elegido precisamente la Fiesta Nacional como uno de los campos de batalla para ejercer su voluntad de quebrar la libertad de los demás. Probablemente, porque, además de no gustarles los toros, no les gusta la libertad. Y lo hacen con absoluto desprecio sobre los beneficios que la Tauromaquia aporta a la sociedad española, como la cultura y cría que permite la existencia de ese animal de belleza única que es el toro de lidia, o la protección de la dehesa y su equilibrio ecológico. También ignoran su evidente valor económico...»

Ola de aplausos

Por todo ello y por un sinfín de valores más que expuso en su intervención, afirmó que «ABC defiende y defenderá siempre la Tauromaquia». Luca de Tena, homenajeada recientemente por su afición sin fisuras, destacó la labor del jurado, presidido por Javier Benjumea. Y se dirigió con cercanía a los premiados con un sentido verbo: «Querido Andrés, estamos seguros de que vas a ser figura del toreo durante muchos años y de que vas a seguir avanzando en el camino del arte. Querido Juan José, has dicho que tu mayor éxito será que te recuerden con respeto: ten por seguro que todos los aficionados, y muchos que no lo son, te vamos a recordar con todo respeto y con todo cariño. Te deseamos lo mejor en tu nueva vida». Una ola de aplausos dio paso a la proyección de unos emotivos vídeos con lo mejor de la trayectoria de cada galardonado. Esplendor en la pantalla y en el redondel abecedario, con cientos de pupilas imantadas al arte y la gallardía de dos titanes.

Tras el silencio maestrante, se sucedieron las ovaciones, como si los ecos llegasen de una tarde de expectación en la Monumental madrileña. Padilla dio luego las gracias «a toda la familia que componéis ABC por el apoyo incondicional que, con vuestro trabajo constante, siempre le habéis brindado a la tauromaquia». Orgulloso por recibir este trofeo «tan prestigioso», subrayó: «Lo guardaré para siempre en mi corazón, al igual que el cariño y el afecto que me habéis demostrado». El Pirata, como le rebautizaron sus seguidores, se emocionó con «todos los elogios que me brindáis, como “ejemplo de superación” o “héroe popular”». Con la humildad de los grandes, dijo no sentirse «merecedor de tales virtudes». El jurado había ensalzado la «honradez» de su trayectoria. Y a ello se refirió con especial orgullo: «A lo largo de mis 25 años como matador de toros, lo único que he pretendido es ser consecuente con la profesión que elegí, intentando entregarme siempre, a veces sin importarme mi propia vida, para devolveros el reconocimiento y el afecto que me habéis demostrado vosotros, los aficionados, que sois los verdaderos pilares y los garantes de este espectáculo único». Generoso, el Ciclón jerezano expresó su ilusión al ver que la Fiesta tiene futuro con espadas de la talla de Roca Rey. «Está llamado a ser, como ya lo está demostrando a pesar de su juventud, una de las grandes figuras del siglo XXI».

Gloria mágica

Padilla (Jerez, 1973) y Roca (Lima, 1996) no solo compartieron la noche de luces de ABC. También se encontraron en la temporada de despedida del gaditano, «en una de las tardes más emotivas de mi carrera». Fue el pasado julio en San Fermín, la feria que le proclamó ídolo inmortal. «Aquella tarde mágica, en la que Roca se hizo Rey de Navarra y yo me despedía de Pamplona, atravesamos juntos las puertas de la gloria a hombros de los pamplonicas, al grito de “¡Padilla, quédate; Padilla, quédate; Padilla, quédate!” Te prometo, querido Andrés, que jamás lo olvidaré».

Minutos antes, el Jaguar del Perú le había tributado su admiración: «Eres un ejemplo de superación y de esfuerzo en el que fijarse. Te felicito por este premio y me parece un bonito recuerdo recibirlo contigo». Tan novel y tan maduro, continuó con la frescura y el aplomo de su toreo: «Estoy aquí como torero joven que representa a la inmensa juventud que sigue de manera masiva la Fiesta de los Toros. Me motiva cada vez que llego a una plaza ver tanta gente de mi generación entusiasmada con nuestra Fiesta, tanto en Europa como en América. Es la mejor señal de lo vivo que está el mundo del toro». Agradecido con el trofeo –«unir mi nombre a la lista de grandes figuras que lo tienen es un motivo de orgullo y motivación»–, glosó: «Durante 116 años de vida, ABC ha contado la Historia de la Fiesta y ha defendido su valor cultural. Les animo a seguir haciéndolo así en el futuro, tanto en España como en el resto del mundo». El huracán limeño abrochó con un lema que es su faro y su guía: «No hay sueño imposible si el soñador es suficientemente grande. Y este premio lo ratifica».

Tras las majestuosas obras brindadas por los protagonistas, sonaron los «clarines del buen comer»: raviolis de verduritas a los tres quesos, solomillo a la broche y una isla flotante de natillas. «Aquí no somos animalistas», dijo un ganadero en una cena convertida en un auténticoforo cultural. Entre plato y plato, se hablaba de arte, de política y de la España rural. Y una palabra coronaba cada tertulia: libertad. (Rosario Perez/ABC)

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias