inicio
Darío Juárez - 13/02/2016

Dicen que las cosas cuando pasan, siempre es por algo. Y cuando no pasan, también es por algo. Con las puertas de la temporada 2016 a la vuelta de la esquina y haciendo un efímero balance de la antítesis acontecida en la pasada campaña, hoy quería plasmar cuál fue el baremo o el punto de inflexión, de la revolución taurina dentro de las plazas el pasado año.

Florecía el 2 de mayo, tradicional corrida goyesca de la comunidad de Madrid. Un hombre que había rechazado por dos veces coger una sustitución en el primer coso mundial por no verse pleno, lleno o colmado de sensaciones para sentirse torero, encandiló su única tarde firmada hasta el momento, hacia un camino que marcaría su rumbo in crescendo y a su vez, empezaría a suscitar o ligeramente ver una luz al final del túnel.

¿Por qué? Por su entrega, por su valor, por la responsabilidad que conlleva exponer todo lo que tienes dentro, a la mejor afición del mundo y a su vez la más seria.

Porque llegó un chaval de Barajas, con una declaración de intenciones de querer ser figura del toreo, que hacía mucho que no se veían en la monumental de Las Ventas.

Algo insólito; una faena, una estocada y Durmiente le despertó del letargo de abandono que había sentido toreando, al compás de saborear el aliento de Madrid.

Esa cornada en la pierna derecha, hizo brotar borbotones de sangre, que improvisadamente un corbatín muy livianamente lo intentó sujetar. Efectivamente, porque no entraría en la enfermería. De ser así, a Alberto sólo en su cabeza le quedaría la certeza de que cortó una oreja y el respetable se lo agradeció.

Pero cabía algo más, reventar Madrid. Mermado de facultades aparentemente, el dolor desaparecía por momentos y con grandes tandas con la verdad y el pecho por delante, hicieron ver que ese chaval no había venido a por el aplauso fácil.

Y así fue, por méritos propios y una estocada dejando a Lentejuelo sin puntilla, la plaza entera, llena de emociones le concedió otra oreja y su primera puerta grande.

A día de hoy me sigo preguntando, qué hubiese pasado si tras la cornada se mete a la enfermería con una oreja con una única oreja. Quizás no estuviéramos hablando ni de cambio, ni de regeneración de la vida taurina. Hubiese sido otro torero de los que algunos les consideran del montón y sin nada que destacar.

Vendría San Isidro, Istres, Pamplona, Huesca, Illumbe, Bayona, Nimes, Sevilla y así es, el de Barajas en boca de todos. ¿Qué estaba pasando? La gente se preguntaba asombrada, quién era ese chico flaco y alto, con el pelo alborotado pero con una percha torera innata.

Efectivamente, Alberto López Simón. Un niño que decidió ser torero e hizo añicos la pasada temporada allá por donde pasó. Y sí señores, lo más difícil; con el toro malo.

A partir de ese segundo de mayo, los acontecimientos se irían sucediendo a raíz de ver claramente, la posibilidad de devolver la ilusión a los tendidos con toreros jóvenes, que a su vez, plantaran cara a las figuras.

Ese exámen lo pasó con muy alta nota, semanas antes en las novilladas de prefería, un peruano con valor a raudales y una técnica pura y limpia, Andrés Roca Rey. Quien después seguiría en la senda del triunfo, encarrilando una temporada sublime hasta tomar la alternativa en la Feria de la Vendimia de Nimes.

Por su parte, otro extremeño no quiso quedarse atrás y se subió al carro de los otros dos entusiastas. Ese era José Garrido. Con una temporada memorable, obteniendo la alternativa de manos de Ponce y Castella en la feria de abril de Sevilla, conquistó las grandes ferias de segunda con los consiguientes toques de atención en plazas como la hispalense mencionada o Bilbao.

Que el ritmo no pare, diría Patricia Manterola, ojalá, porque eso será el fruto de que las nuevas generaciones no se quedan atrás, llegan para quedarse y para rebatir con argumentos de gran embergadura a los de arriba que ahí están y no han venido a jugar precisamente.

 

@dariojc21

  Votar:  
Resultado: 4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos   9 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.