JAVIER OROZCO

"Este año nuestra intención es de dar el salto a plazas mayores"

El joven novillero de Ronda ha cerrado la temporada 2019 como líder del escalafón. De la mano de José Luis Peralta, afronta el próximo año con el objetivo de consolidar todo lo bueno que apunta en las grandes plazas
jueves, 05 de diciembre de 2019 08:58
jueves, 05 de diciembre de 2019 08:58

En primer lugar enhorabuena por el apoderamiento de José Luis Peralta, ¿cómo se ha desarrollado todo?

Muchas Gracias. Tras mi ruptura con los que han sido mis apoderados este año 2019, Javier Herrero e Israel de Pedro a los que estoy muy agradecido por el trabajo realizado,coincidí con José Luis en un tentadero de unos amigos en común y a partir de ese momento comenzamos a hablar.

Tras la gran temporada que has hecho habrán sido muchas las ofertas recibidas, ¿por qué te has decantado por José Luis?

La verdad que sí, han sido muchas personas las que se han interesado por mí y aunque ya les he agradecido personalmente el ofrecimiento, quiero aprovechar esta entrevista para dárselas de nuevo, me he sentido muy alagado. Me he decantado por José Luis porque quería buscar a una persona que me hiciera crecer como torero. José Luis tiene una gran trayectoria en el mundo del toro, ha sido matador y tiene dilatada experiencia en el campo del apoderamiento. Creo que es la persona ideal y me puede aportar mucho como torero.

Aunque aún sea prematuro, ¿cómo habéis decidido afrontar la temporada 2020?

Aún es pronto como dices pero primero queremos hacer un invierno muy fuerte para estar de la mejor manera posible. Esperamos que sea una temporada en la que poder estar presente en las grandes ferias y plazas contando por supuesto hacer mi presentación en Madrid.

¿La alternativa a corto o medio plazo?

Aunque lo pienso a veces, no quiero pensar ahora mucho en ella. Me quiero centrar en cada paso, en cada tarde. Reafirmar la próxima temporada como novillero con picadores con grandes triunfos si Dios quiere y la alternativa será una consecuencia natural. Pero evidentemente está en el horizonte.

¿Cómo has terminado con Javier Herrero e Israel de Pedro?

Muy bien. Son dos grandes profesionales y como te he dicho les estoy muy agradecido por la gran temporada que hemos realizado y por todo lo que he aprendido al lado de ellos.

Primero del escalafón novilleril, numerosos premios recibidos, faltan calificativos para la temporada que ha concluido...

Ha sido una temporada increíble, la que todo torero sueña tener. Jamás me hubiera imaginado acabar como líder del escalafón, además los números han sido muy buenos en cuanto a orejas y premios. Aun así me queda un sabor agridulce porque hubiera sido todavía mejor si no llego a pinchar muchos toros. Me gusta pensar que siempre se puede mejorar lo que he realizado.

Han sido muchos los festejos, pero imagino que la nocturna de Sevilla fue especial aunque no tuvieses mucha suerte, ¿te queda esa espinita clavada? ¿cómo recuerdas la tarde?

Sevilla es Sevilla. Qué decir de ella que nadie sepa y para un torero todavía muchísimo más. Iba muy ilusionado con la novillada, me encontraba en un momento muy bueno, con confianza y sabía que a poco que me ayudaran los toros podría demostrar lo que llevo dentro. Pero salió todo mal desde el principio, mi primer novillo se partió la mano y tuvo que salir el sobrero. El novillo tuvo dos tandas y se quedó parado, en un remate me partió la taleguilla y me dio un puntazo.

Mi segundo novillo tuvo menos opciones que el anterior, desde la primera tanda se negó a embestir y no pude hacer absolutamente nada con él. Para colmo me pegó un golpe en la cadera, salí de la plaza en ambulancia y estuve una semana sin poder andar. Me queda una espina grande que espero poder quitarme en la próxima temporada.

Galapagar, Casavieja, Blanca, Carbonero el Mayor, Lodosa, El Espinar y Villamanta, ¿con qué triunfo y qué tarde te quedas?

Todas han sido importantes porque en todas me he proclamado triunfador de sus respectivas ferias. Pero la de Blanca creo que ha sido personalmente la tarde más rotunda de esta temporada. Disfruté muchísimo con ambos novillos en especial al que le corté el rabo, de nombre “Garleador” de Virgen María, pude expresar mi toreo y di una gran dimensión.

 

 

Pero independientemente de los triunfos y premios también ha habido tardes que aunque no haya salido a hombros me han marcado en la temporada, como la de Calasparra donde le corté una oreja al de Escolar y Carcassonne donde también corté una oreja a un novillo de La Quinta. Aun así soy de los que les gusta sacar siempre algo positivo y de cada una de ellas, de las treinta y dos de esta temporada me quedo con algo.

Las oportunidades para los novilleros cada vez son menos, es una bendición haber toreado tanto este año, pero ¿piensas que en 2020 la exigencia para contigo será mayor?

Seguro. Tanto para los aficionados y la prensa como para mí mismo. Haber acabado como líder del escalafón hará que todos me exijan mucho y yo el primero. Pero a mí me gusta centrarme en cada tarde, poder torear como quiero, como siento yo el toreo y de esa manera los resultados siempre se obtienen.

Trece novilladas en 2018, treinta y dos este año, catorce puertas grandes... la trayectoria es ascendente, tocan plazas mayores y en el horizonte Madrid... ahí es nada!

Sí, es cierto, es una trayectoria ascendente y estoy muy satisfecho de lo que he logrado. Si bien esta temporada salvo Sevilla que ha sido la única plaza de primera categoría, las demás han sido todas de tercera sin desmerecer ninguna por supuesto. Creo que hemos hecho las cosas como antes se hacían. Todo lo que he toreado con caballos no solo esta temporada sino desde que debuté prácticamente han sido en este tipo de plazas, además muchas en el valle del terror, toreando todo tipo de encastes que me han hecho aprender muchísimo y coger una base muy fuerte para afrontar lo que estamos planteando para esta temporada. Por eso este año nuestra intención es la de dar ese salto a plazas mayores y creo que estoy preparado para sorprender que es de lo que se trata.

Y por supuesto Madrid, espero ansioso hacer mi presentación en la primera plaza del mundo, es algo que desde que empecé siendo niño a querer ser torero imaginaba, y la próxima temporada espero se haga realidad.

Es difícil, pero triunfos como el de Tomás Rufo en Madrid en la feria de Otoño marcan el camino a seguir para triunfar. También son muchos los compañeros tuyos que han tenido que abandonar, como Borja Collado. ¿Os lo jugáis a veces a todo o nada? ¿No tiene un cierto punto de injusticia?

No sé las circunstancias personales de Borja para retirarse. Pero quizá por eso que dices de jugársela a veces a todo o nada hace que esta profesión sea tan bonita. Es un carrusel de emociones permanentes. De mucho esfuerzo en la sombra, muchas tardes de entrenamiento donde tu cabeza sueña, piensa, teme. Luego llegas a la plaza y te salen las cosas como las habías imaginado y eres el hombre más feliz del mundo y no te cambiarías por nadie y otras no salen y piensas que no sabes ni torear. Es la profesión que hemos elegido y todo el que se pone delante sabe que es así.

 

 

¿Qué le dirías a los empresarios que recortan el número de novilladas cada año?

Pienso que no es solo un problema del empresario. El problema de las novilladas es de todos, de cada uno de los que formamos parte de este mundo. Nadie ha encontrado la solución aún y menos voy saberlo yo. Pero creo que se tendrían que sentar unas bases para su fomento con la ayuda de todos.

Debutaste con caballos en 2015 pero tuviste un parón hasta 2018/2019, ¿cuántas veces pensaste en dejarlo y qué te animó a seguir?

Pensé en dejarlo muchísimas veces. Ha sido muy duro, todos los toreros que pasan y han pasado por eso saben de lo que hablo, por eso he valorado tantísimo estas dos últimas temporadas, me he sentido un privilegiado. Si alguien me llega a decir en ese tiempo que en 2019 acabaría líder del escalafón le hubiera llamado loco, y fíjate donde estamos. Lo primero que me animó a seguir ha sido mi afición, creo que es la base para querer ser torero y no aburrirme nunca. Luego también han sido la familia y amigos muy especiales de los que me siento muy afortunado tener, los que han sabido hablarme y aconsejarme en esos momentos, si hoy estoy aquí haciendo esta entrevista es gracias a ellos en gran parte.

Para quien aún no te haya visto, ¿cómo es el toreo de Javier Orozco?

No me gusta mucho calificar mi toreo, soy de Ronda y dicen que se torea como se es y de donde se es, creo que con eso te lo digo todo. Prefiero que todo aquel que aún no me haya visto torear se acerque a la plaza cuando tenga la posibilidad y me vea.

 

3
1
0%
Satisfacción
66%
Esperanza
33%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia