inicio
El novillero extremeño abandona los ruedos tras el accidente sufrido en Las Ventas el pasado mes de junio tras recibir a portagayola a un sobrero de Vistalegre
J.C.M. - 09/03/2017
David Checa
David Checa

Hace escasamente una semana el novillero Juan Carlos Carballo anunciaba públicamente su decisión de poner punto y final a su trayectoria profesional. El pasado mes de junio un novillo de Vistalegre en el portón de los sustos de la madrileña plaza de Las Ventas le fracturaba la tibia de la pierna derecha. Un gesto, para unos, innecesario tras haber cortado ya una oreja y para otros una muestra del valor de estos jóvenes que gozan de muy pocas oportunidades y acuden a Madrid dispuestos a no dejarlas escapar. Casi nueve meses después sin haber conseguido recuperarse al cien por cien de aquel accidente pone punto final a un sueño por el que ha tenido que pagar un alto precio.    

En primer lugar,  ¿cómo te encuentras?

Yo bien pero la pierna se ha quedado como estancada, ni bien ni mal. El problema que he tenido es que estuve con la escayola cuatro meses cuando lo normal en este tipo de lesiones es uno y medio o dos y eso ha provocado que se quede vaga. El hueso se ha quedado atrofiado y cuando quiero andar o estoy entrenando me cuesta mucho correr. En los entrenamientos no resisto más allá de diez minutos. Uno tiene que ser consciente de cómo se encuentra físicamente.

Decisiones así se maduran pero, ¿en qué momento concreto te das cuenta que es imposible seguir tu carrera como novillero y te dices hasta aquí he llegado?

Hace aproximadamente un mes; desde la lesión he tentado tres vacas y teniendo en cuenta además que no es lo mismo que lidiar un toro en la plaza. Me sentí raro, la pierna no me respondía como yo iba buscando. La exigencia que impone el animal en el ruedo yo no puedo alcanzarla y lo que no voy a hacer es engañarme a mí mismo y al público así que tomé la decisión de hacer un paréntesis en mi carrera. Nunca se sabe qué podrá pasar más adelante y si será definitivo porque la afición siempre la llevaré dentro.

¿Cuántas opiniones médicas diferentes has recabado?

Unas cuantas la verdad porque veía que no estaba quedando bien y el médico me iba alargando los plazos para asegurarse que la evolución de la pierna era la correcta. Ese ha sido el problema como te comentaba, estar tanto tiempo escayolado. He recabado opiniones de tres o cuatro médicos, a cual mejor profesional, y todos han coincidido en que he estado demasiado tiempo sin andar lo que ha provocado que el hueso se acomode. Ahora estoy en la fase de rehabilitación de la mano de los fisioterapeutas y me encuentro bastante mejor.

¿Cuántas veces has repasado aquel fatídico lance a portagayola  de espaldas en Las Ventas? ¿Te has arrepentido de aquel gesto  de valor?

Son momentos bonitos y difíciles a la vez. Me pudieron las  ganas, era la cuarta vez que lo intentaba esa tarde. Arrepentirme, no, el toro que iba a salir era un sobrero  que llevaba en los corrales un mes, sabía cómo podía  reaccionar pero prevaleció mi pundonor así que decidí  irme para delante. Si no lo hubiera hecho así para mí  hubiera sido mentalmente un paso atrás. Mucha gente  pensará que era un riesgo excesivo que no servía para  nada pero era lo que sentía en aquel momento y de no  haberlo hecho así me hubiera quedado toda la vida con ese pesar, se trataba de competir con uno mismo.

Cara y cruz aquel 26 de junio, una oreja y a continuación el punto y final, todo en el escenario más importante del mundo taurino, qué cruel puede llegar a ser la vida, ¿no?

Mucho, había cortado una oreja de mucho peso pero como te decía uno trata de buscarse a sí mismo, de dar un paso más sin saber lo que te puede llegar a suceder. Era la posibilidad de una segunda oreja y la puerta grande en Las Ventas pero fíjate lo que sucedió desgraciadamente hasta el punto de tener que abandonar esta profesión. Pero estoy orgulloso de lo que hice antes del percance.

¿Cuál ha sido la reacción de tu gente?

Me han apoyado y arropado en todo momento. Ha sido duro para ellos también porque yo llevaba el sufrimiento dentro de mí pero seguía tirando para delante hasta que he visto que las posibilidades de volver eran mínimas. He sentido muy cerca el cariño y el respeto de todos ellos, familia, amigos, mi apoderado y mi cuadrilla y por esa parte estoy muy contento, la verdad.

¿Albergas una mínima esperanza de volver algún día a los ruedos?

A lo mejor dentro de seis meses o un año me veo más fuerte que nunca y la situación cambia aunque ahora mismo la decisión es definitiva. En el campo aunque sea a escondidas torearé alguna vaca pero obviamente no es lo mismo que la plaza. Si llega el día en que tenga ganas de volver a vestirme de luces y jugarme la vida lo haré con todas las consecuencias. 

¿De qué manera marcará esta decisión tu vida?

Lo estoy pasando mal, llevo siete años en este mundo pero hay que ser realista y consciente de la situación que tengo. Me llevo todo lo bueno, mis compañeros, mis amigos de la profesión, el respeto de todos ellos y eso me hace sentirme muy orgulloso de haber sido torero y agradecido por ello. Me llevo también el cariño de los aficionados.

¿Has pensado en seguir ligado de otro modo a este mundo o prefieres seguir por otros derroteros?

Ahora mismo no lo sé, está todo muy reciente y quiero despejar un poco la mente. Nunca se sabe, siempre me he visto de torero y desconozco  si tendría cabida en otra faceta dentro de esta profesión. Ha sido una decisión muy meditada, no es fruto de un calentón, así que prefiero no decidir aún nada acerca de mi futuro.

Un abrazo, amigo, que pronto encuentres tu camino y si ese pasa por una plaza de toros, mejor que mejor. 

  Votar:  
Resultado: 4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos   8 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.