inicio
Paco March - 21/03/2016

Hoy, 21 de marzo, es el Día Mundial de la Poesía (como si la poesía necesitara un día, perdón por el pareado). Ocurre, sin embargo, que a un torero nacido en Linares se le antojó adelantarlo a ayer y sucedió en Las Ventas,  ante dos toros. Se dice pronto.

Curro Díaz, olvidado por las empresas pero no por los aficionados, toreó como es , artista y profundo, y salió a hombros por la Puerta Grande. Las crónicas, en la inmediatez de los nuevos tiempos, hablaban de su toreo de personalidad, estética, maravilloso arrebato y  jondura. Pasadas las horas y las llamadas, Curro está feliz: "Lo de ayer diría que es consecuencia de la temporada anterior en la que si es cierto que no toreé en la principales ferias sí que me sirvió para seguir adentrándome en mi concepto del toreo. He ido madurando o, si hacemos una similitud con el vino, cogiendo poso y ahora, para bien o para mal, soy distinto. Son muchas cosas las que me han pasado y mi toreo expresa en la plaza lo que siento y lo que vivo. En ese sentido es una suerte que me hayan dejado vivir, sufrir, reír  y sobretodo torear".

Ahonda el torero en su reflexión: "Ahora (y no lo digo por el triunfo de ayer) empiezo a ser lo que yo quería y  que a lo mejor no conseguía expresar y en cambio, ahora, me sale todo con naturalidad".

Lo que son las cosas. Cuando,  por fin, quienes deben se han dado cuenta de que una Fiesta en la encrucijada debe (re)moverse abriendo paso a los jóvenes con méritos sobrados, va Curro Díaz, ni joven ni veterano pero sí marginado y a las primeras de cambio les suelta un ¡eh, que aquí estoy yo!: "La vida cambia en un momento, eso es lo que la hace bonita. Nadie te escribe el guion, te lo escribes tú".

Y ayer, con la primavera recién estrenada,  media hora más  de las cinco en punto de la tarde lorquiana, lo acumulado en los meses anteriores se decantó sobre el albero venteño: "Ya en Colombia, hace un par de meses, indulté un toro y lo cierto es que , como te decía, el año pasado, más allá de la relevancia de la plaza, siempre que me vestí de torero pasó algo importante, también en el campo. Las dos faenas de ayer lo ratifican, pero  teniendo en cuenta que siempre he toreado como lo he sentido, sin mirar a los lados o cogiendo de unos u otros. Lo que hago lo hago porque me sale así, no sé torear de otra forma".

En el día después de, cuando todos hablan y escriben del toreo de Curro Díaz, el torero lo ve así: "Cuando estás en la plaza percibes el sentir del público. Y es muy bonito cuando escuchas o lees a alguien que también se rompe y sabe expresar las emociones que has podido provocar toreando. Eso se agradece en el sentido de que has sido capaz de provocar, de rascar muy adentro de los sentimientos que, al fin y al cabo, es una de las principales razones por las que se torea. En definitiva, la mejor defensa del toreo ante los ataques, es el arte, contra eso no puede nadie".

Y ahora ¿qué?: "Lo que tenga que venir vendrá. lo que sí me preocupa es seguir toreando sin traicionarme nunca. Pero, para que te voy a engañar, en cuanto llegué al hotel ya empezaron las llamadas de los amigos y , también, de los que contratan. Y es que me parece lógico que sea así. Cuando pasa algo es cuando tienen que contratar a un torero, pero el problema es que no pasa así. Como aficionado,  lo que te motiva  es ver  a un torero del que se está hablando por lo que ha hecho en la plaza. Es como en cualquier espectáculo, si hay algo que está pegando me gustaría verlo. Y como lo de ayer fue tan especial, tan bonito y noté la repercusión al momento, debería ser normal lo que está pasando".

Es como si todos estuviéramos- perdone el lector, me incluyo- esperando tener la excusa para hablar y, quien debe, contratar a Curro Díaz, que ríe antes de contestar: "Así es y es muy bonito. Me siento querido. Uno debe estar donde debe estar, no vale que te digan lo bueno  que eres si no lo demuestras. A mí nunca me ha gustado quejarme porque me hayan contratado más o menos, he ido a mi aire y si intereso más o menos,  me llaman o no. Los empresarios defienden lo suyo y cuando les interesas te llaman. Ahora mismo hay una serie de toreros jóvenes que hay que ponerlos y ahí están. Los toreros nos contratamos solos cuando de verdad interesamos y por eso, insisto, nunca me he quejado ni voy a hacerlo".

Día Mundial de la Poesía y cita poética para acabar la conversación con Curro Díaz, torero de Linares, de dónde si no.

" Y allí estaba de nuevo el arte / ese raro milagro".

("Curro Díaz, torero lorquiano. Miguel Vega. Ed. Bellaterra)

 

  Votar:  
Resultado: 4,3 puntos4,3 puntos4,3 puntos4,3 puntos4,3 puntos   19 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.