inicio
Último exponente de una saga taurina por los cuatro costados, Juan Pedro se da a conocer al público español al cual espera poder conquistar de cara a un 2018 que afronta con la cabeza fría y el corazón prendido de la ilusión con la que todo joven de dieciocho años busca su sueño de niño
Maxi Molla - 03/11/2017
@pedrollaguno
@pedrollaguno

Juan Pedro Llaguno nace el 4 de diciembre de 1999 en Querétano (México), cuna de la independencia mexicana y donde se redactó la vigente constitución de 1917.

Hijo del célebre torero Juan Pablo Llaguno, que nació en Sevilla el 18 de diciembre de 1967; bisnieto de José Antonio Llaguno (quien, junto a su hermano Julián, creó el encaste San Mateo -Torrecilla, importando entre 1908 y 1912 ganado español del Marqués del Saltillo. Así como fundador de esta mítica ganadería de San Mateo, iniciando la selección de reses criollas en 1899); nieto del ganadero de San Mateo Antonio Llaguno, hijo del matador nacido en Sevilla Juan Pablo Llaguno, hermano del matador de toros mexicano Juan Pablo Llaguno y sobrino del excelente matador de toros sevillano Manolo González e Ignacio González (Ganadero de González -Sánchez Dalp y apoderado).

Con estos antecedentes qué iba ser el niño sino torero.

Fue allá por el año 2008, cuando en Querétano, mi hermano le dijo a mi padre que quería ser torero. Allí empezó todo, ya que yo prendía mis trastos e iba a entrenar con ellos. En principio fue como un juego, mientras ellos entrenaban yo me divertía, pero apenas trascurrieron dos meses, yo también le dije a mi padre que quería ser torero y de esto, a debutar en público mediaron meses. Y el 8 de noviembre de aquel 2008 debuté en público en Huichapan (Hidalgo).

Tras estos inicios yo continúo con mis estudios, mientras que mi hermano en el año 2011 se vino al Centro de Alto Rendimiento de Guadalajara (España). Recuerdo que los veranos venía acá a visitarlo y me dejaban hacer la tapia.

No fue hasta el año 2014, cuando me presenté en España y fue en Espartinas, en el Certamen de Pedro Romero y como alumno de la Escuela Taurina de Sevilla, con Pepe Luis Vargas como profesor. Cinco becerradas, diez orejas y tres rabos fue el balance de ese mi primer año.

¿Y el año 2015?

El año 2015 lo paso en blanco. Los malos resultados académicos obligan a mi padre a dejarme sin toros.

Por la contra, el siguiente, la temporada 2016, sí que marca tu futuro.

Así es, tras debutar en México y su Monumental plaza de toros, en el verano de ese año me vengo a vivir a España. En principio me instalé en Badajoz, en la finca de Cayetano Muñoz, pero en enero de 2017 me traslado al Viso del Alcor (Sevilla) con la finalidad de estar más cerca de Sevilla y de la escuela taurina a la que pertenezco.

¿Cómo trascurre la temporada de este año, en la que el mundo taurino español empieza a conocer al menor de los Llaguno?

Es un año muy importante desde el inicio. Arranqué el año el 19 de febrero en el Festival de Aracena junto a Diego Ventura, El Cordobés, El Fandi, Cayetano y Roca Rey en una tarde en la que me sentí torero y a gusto de verdad. Fue una tarde en la que la espada me impidió mayores logros, pero en la que me pude ver acartelado junto a las figuras del momento.

Tras este festival, un total de 15 novilladas entre las que se encuentran la de mi presentación en “La Maestranza”, Ronda y Francia.

De estas quince tardes del 2017, ¿con cuál te quedarías?

Sí son varias, la presentación en la Maestranza y en Ronda, que no se pueden olvidar. Pero si tuviese que elegir una tarde, no habría duda, ésta sería la del 26 de septiembre en la valenciana población de Algemesí.

Me habían hablado mucho de esta singular feria, pero vivirla es totalmente diferente. A las dimensiones y forma de la plaza hay que añadir la peculiaridad de su público y su concepto. Es una feria hecha por y para el pueblo con un público festivo y exigente.

Pero si algo me gustaría destacar sobremanera es el hecho de que al tercer toro se abran las puertas para que los niños se acerquen a los toreros, puedan tocarlos y hacerse fotos, es algo inigualable y cargado de muchos sentimientos.

Por otra parte, fue una tarde en la que me sentí y entendí a los novillos, una tarde muy bonita y de la cual salí vencedor y por la que se me concedió el trofeo de “Naranja de Plata” al Novillero sin caballos Triunfador de la feria. Ahora sólo deseo poder regresar el próximo año a esta bella ciudad valenciana y disputar el trofeo de “Naranja de Oro”.

Y ahora con la temporada prácticamente finalizada se anuncia para el sábado 4 de noviembre en la villa sevillana de Cantillana su debut con los de castoreño de Juan Pedro Llaguno, acompañado de García Navarrete y con astados de Juan Pedro Domecq. ¿Por qué este debut en estas fechas con la temporada prácticamente finalizada?

Sentimos que es importante de cara al invierno dar este salto, ello marcará la intensificación del entrenamiento para la próxima temporada, dejando claras nuestras intenciones y optando a poder entrar en las importantes ferias de principios de año. Además de dar un golpe de efecto.

¿Hay algo firmado para América o para el inicio de la próxima temporada en España?

Por lo pronto no hay nada concretado en América, mientras que para la temporada del 2018 en España hay muchas cosas habladas, pero nada firmado. La cita del sábado marcará parte de mi temporada del 2018. La actitud y aptitud, así como la capacidad y el poder ante los utreros trazarán las primeras líneas de mi andadura con los del castoreño.

¿Qué espera Juan Pedro Llaguno de la temporada 2018?

Espero que sea una temporada que me ayude a crecer como torero y como persona, y que me permita realizar mi sueño de chico. Este no es otro que ser figura del toreo, pero para llegar a ser figura primero hay que ser novillero y matador, así que espero que la temporada del 2018 me sea beneficiosa y me permita iniciar la andadura hacia mi sueño.

Para quien no haya visto torear a Juan Pedro Llaguno, ¿Cómo te definirías como torero?

Quizás no sea yo la persona idónea para definirme, pero sí te puedo decir lo que intento expresar en el ruedo. Me gusta basarme en la inspiración y el pellizco, me siento torero y artista, así que me gusta dejar fluir los sentimientos. Pero a la vez siento que el toreo también es emoción y poder. Así que intento fusionar el arte, el valor, la variedad y la entrega en mi toreo.

No quiero parecerme a nadie, quiero escribir mi propia historia y mi toreo. Te podría nombrar a mi padre como ídolo, o a los Manzanares (padre e hijo) como referentes, pero a la hora de expresarme quiero ser yo mismo.

¿Y cómo persona, cómo eres como persona?

He crecido con unos valores muy sólidos e instaurados, soy muy exigente conmigo mismo. Sé que las cosas hay que ganárselas y que nada es fruto del azar, hay que trabajar duro para obtener el rendimiento y con ello ando.

Intento ser humilde y agradecido, más aún al querer ser torero. No hay que olvidar que el toreo lo forma la gente y hay que estar con ellos.

En el resto, me considero como cualquier chico de 18 años, lleno de ilusiones y sueños, al que le encanta el campo, los toros y la Nutella.

Aquí nosotros nos despedimos de Juan Pedro deseosos de poder presenciar este magnífico futuro taurino que le augura inmediato. Pero no sin antes cederle la palabra para que cierre esta entrevista como a él le guste.

Sólo decir que voy a poner todo de mi parte para llegar a cumplir mi sueño. Que espero que disfruten de esta nueva etapa mía y que mi toreo les llene y les haga felices.

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   4 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.