inicio
El novillero sevillano Pablo Aguado experimentó el pasado domingo en Collado Mediano una de esas situaciones que superan la ficción. Indultó a un novillo de La Ventana que la Guardía Civil le obligó a matar
J.C.M. - 30/08/2016
Redacción
Redacción

El pasado domingo el novillero sevillano Pablo Aguado vivió en la localidad de Collado Mediano uno de esos momentos que jamás podrá olvidar. Tras indultar al primer novillo de La Ventana la Guardia Civil le obligó a matarlo sin explicación alguna. Han corrido distintas versiones de lo sucedido por los medios de comunicación y las redes sociales así que hablamos con él para que nos cuente en primera persona lo ocurrido: "la verdad es que se formó un lío tremendo. El novillo fue extraordinario y el público pidió el indulto de manera masiva. El presidente, a pesar de no tener el pañuelo naranja, decidió indultarlo e incluso me comentan que mandó abrir la puerta de chiqueros. Cuando cambié la espada por una banderilla para simular la suerte la Guardia Civil, que estaba sentada cerca del presidente, dijo que había que matar al novillo por ser antirreglamentario un indulto en una plaza de esa categoría. Al final tuve que entrar a matar en mitad de las protestas de todo el tendido". Fueron unos instantes de desconcierto tanto en el propio ruedo como en las gradas aderezado con su cara de incredulidad por lo que estaba viendo "no sabía qué pasaba, miraba a la Presidencia y al callejón, unos me decían una cosa y otros otra, veía a la Guardia Civil hablar con el callejón y con el mismo Presidente y lo único que hacía era seguir toreando mientras la gente lo pedía cada vez más insistentemente. Es una lástima que un reglamento le quite el derecho a vivir a un animal que ha salido a la plaza y se ha ganado la vida gracias a su bravura. Yo amo al toro, a él le debemos todo y lo mínimo que considero que debemos hacer es darle el derecho a la vida cuando se lo ha ganado. El animal no tiene culpa de la plaza a la que va. Sale al ruedo, demuestra su bravura y el pueblo decide. Yo mismo indulté cuando estaba sin caballos un novillo de Jandilla en una plaza portátil en San Juan de la Nava y no pasó nada". Dos orejas y vuelta al ruedo al novillo a la espera de una explicación coherente tras el festejo que no llegó "a mí personalmente no me la dieron. Al terminar el festejo salimos a hombros y de ahí al hotel. Desconozco si a mis apoderados se les explicó la decisión".

Más allá de lo anecdótico, la tarde fue redonda para Pablo Aguado, especialmente con ese primero "disfruté mucho, le pude hacer de todo. Como he comentado, fue extraordinario y eso facilita siempre que estemos bien. El segundo fue complicado y no dio las mismas opciones. Aun así estoy contento por el conjunto". Haciendo balance de la temporada, Madrid, dos tardes en Sevilla, Nimes, El Puerto, Gijón, Bilbao... grandes plazas sin duda "han sido compromisos importantes. Mucha responsabilidad, pero bendita responsabilidad. En todas estas plazas, en unas en mayor medida que en otras lógicamente, he podido dejar constancia de lo que quiero ser y de cómo siento el toreo. El punto negativo, o muy negativo, ha sido sin duda alguna la espada. Atravieso una racha que jamás he tenido y que poco a poco voy solucionando y cogiendo confianza. Eso me ha hecho perder muchísimas orejas y muchas de ellas en estas plazas de tanta repercusión". En consonancia con ello quizá le ha podido faltar cuajar una tarde muy redonda que acabara de impulsarle "por supuesto que sí. La espada casi siempre me ha quitado esa guinda al pastel. Tal y como está el toreo de nada sirve hacer una buena faena si después lo emborronas pinchando. Te quedas con cara de tonto porque antes de coger la espada te ves con las orejas en la mano y en el momento decisivo lo echas todo a perder. Uno mismo y hasta el público se queda con la miel en los labios".

De cara a esta recta final de temporada, triple compromiso, triple "A", Algemesí, Albacete y Arnedo "quedan muchos compromisos y muy importantes. Es una oportunidad para dejar las cosas encarriladas para el año que viene. Sin duda que para ello estoy trabajando mucho con el ánimo de que no vuelva a pasar lo de otras tardes, no sólo hay que torearlos sino que sobre todo hay que matarlos". ¿Un año próximo que quizá sea el de la alternativa? "Pues no lo pensamos aún. Depende mucho de cómo se acabe el año. En el toreo no se puede planificar nada porque la situación cambia de un día para otro. Se irá viendo y se hará en su momento justo, ni antes ni después".

Está siendo un año muy duro para los novilleros, especialmente en plazas como Madrid donde hemos visto numerosas cogidas graves. Esto para las jóvenes promesas del toreo como Pablo se ha convertido en un todo o nada "la situación del toreo hace que o eres capaz de afrontar esos compromisos pronto y triunfar o te vas para casa. Según cuentan antes no era así y podías ir a Madrid o Sevilla con un bagaje. Ahora no, vamos pronto y tenemos la obligación de triunfar para seguir adelante y no quedarte atrás. Esto está así y no hay que excusarse en ello, sino trabajar mucho y concienciarse para superar ese obstáculo y seguir adelante. Lo considero así, como un obstáculo o un filtro más que tenemos la obligación de pasar". Pablo Aguado, novillero importante con aroma a gran torero. Lo vivido el domingo en Collado Mediano le hará crecer. Mucha suerte.

  Votar:  
Resultado: 4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos   2 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.