SAN ISIDRO

A veces no te entiendo Madrid

Fernando Robleño fue ovacionado en su segundo toro; sus compañeros de terna sin suerte fueron silenciados
martes, 11 de junio de 2019 18:41
martes, 11 de junio de 2019 18:41

Son muchas las veces que he remitido mis crónicas y la argumentación de las mismas, simplemente considerando que llevo cuarenta años asistiendo ininterrumpidamente a la plaza, desde febrero (cuando empezaba en febrero la temporada), hasta el último festejo que allí se celebraba. Y por supuesto, esa condición de aficionado asiduo a Madrid, no me da ningún poder para poder sentar cátedra de lo que ocurre en el ruedo y mucho menos del comportamiento del público, pero sí me vale, para poder encontrar las diferencias notables que se han producido en estos últimos años (y no hablo de la empresa, que son muchos y malos los cambios), en el público madrileño y sobre todo en tardes como la de hoy en donde las distintas varas de medir, me dejan perplejo.

No entiendo como en Madrid, en mi plaza, no se reconoce una actuación como la de Robleño con el primer toro y mucho más, después del espadazo que ha recetado a ese toro, no hace mucho tiempo, esas formas de estar en la cara de un toro difícil y sobre todo ese espadazo, por si solos valían al menos una vuelta al ruedo y hoy en Madrid ni fu ni fa, y eso cuando menos es raro y mucho más, siendo un torero de Madrid el afectado. Tampoco entiendo la ovación de salida al sexto toro, de una corrida de toros interesante en donde ha habido toros buenos y con mucho motor, pero que la propia corrida ha tenido cosas por las que aplaudirla, pero nunca por la presentación del sexto, a no ser que ahora en Madrid, se aplauda el toro fuera de tipo, un toro de Santa Coloma con casi 700 kilos, a lo mejor estoy equivocado y lo que aplaudían es que un ganadero con un toro de ese encaste, tengo el mérito de criar ese toro tan grande y se aplaude el esfuerzo de sacarlo tanto de tipo, porque lo único que tenía el toro era tamaño, porque con lo poco que pueda entender de toros, ese toro no estaba en la línea de la casa y no era un toro aparatoso como para pegarle una ovación.

Espero que Madrid siga por la línea que ha estado siempre y que esos pocos (por desgracia), aficionados cabales, que defienden Madrid desde el 7, y que mantienen el rigor y la seriedad de ésta plaza, no se dejen influenciar por ciertos allegados que a base de merendolas en ciertas fincas y abrazos recibidos a doquier, son capaces de aplaudir al zambombo fuera de tipo.

Robleño hoy ha terminado su feria de San Isidro, y sin miedo a equivocarme puedo decir que Fernando está en el mejor momento de su carrera, templado, valiente, sereno, torero y con gusto y todo ello se puede decir que lo hace a toros a contraestilo y que es un verdadero privilegio tener a un torero como Fernando Robleño, dentro de esa nómina de toreros de Madrid, pero que en cualquier plaza de toros y en cualquier momento, este torero de San Fernando de Henares, te convierte un toro malo en un toro, al que pegar quince o veinte muletazos de clase como si de otro tipo de animal se tratara. Dio gusto ver al madrileño, en una feria de la que sale muy reforzado en lo profesional y mucho más en lo personal, porque le tiene que servir y mucho.

Iván Vicente no venía hoy a Madrid a demostrar nada, porque el torero madrileño está mucho más que argumentado en sus presencias en el coso de la calle Alcalá. Torero estilista de buen corte que hoy no ha podido sobreponerse a todas las circunstancias adversas que se han venido produciendo durante sus faenas, lotes a contraestilo, aire y todo aquello que más que sumar, resta y ayuda poco para poder remontar la tarde.

Cristian Escribano lleva unos años dando la sensación de ser un torero en el aire de Robleño, un torero con capacidad de poder torear bien, pero que a su vez tiene esa condición de torero macho, capaz de entrar en el cuerpo a cuerpo con ese tipo de encastes, a los que sólo unos pocos se quieren enfrentar. Seguramente y con un poquito menos de aire y dos tandas más en ese buen tercer toro de la tarde, hubiera cortado una oreja, pero no pudo ser y al final todo se vino abajo. Aun así, Escribano siendo un torero con varios años de alternativa es un torero joven y con ese sitio y esas formas que le pueden hacer acoplarse en esos lugares de toreros capaces y de Madrid.

Hoy quiero cerrar mi crónica destacando los tres mejores momentos de la tarde, aparte de los palmeros que celebraban cualquier arrastre de toros en la tarde de hoy, en donde repito que hubo toros buenos e interesantes por bravos y movilidad, pero que con el exceso de palmas a “todos” los toros, desvirtúan los verdaderamente interesantes, pues bien, esos tres nombres son los de Chacón, Cervantes y Navarrete, dos banderilleros y un picador, que con actuaciones como la de hoy, con profesionalidad, valor e importancia, hacen grande la profesión y la tauromaquia.

 

Plaza de toros de Las Ventas.- Madrid. 29º festejo de la feria de San Isidro. Toros de Valdellán para Fernando Robleño, Iván Vicente y Cristian Escribano. Algo más de media entrada.

Ficha del festejo:

Fernando Robleño, palmas para Robleño con pitos al toro en el arrastre y saluda ovación con palmas al toro

Iván Vicente, silencio con leves pitos al toro y silencio con palmas al toro

Cristian Escribano, leves pitos con gran ovación al toro en el arrastre y silencio con pitos al toro en el arrastre

 

DETALLES del festejo

 

TORO A TORO

Primer toro de la tarde de nombre Hechicero número 22 y 564 kg de peso. Sin emplearse de salida el primero de la tarde, intenta sujetarle Robleño. Huye de los caballos el de Valdellán y no quiere pelea con los del castoreño. Enseguida se pone a torear en redonde Robleño muy templado por el piton derecho, aguantando algunas coladas del toro que se mete por dentro en algunos muletazos. Intenta componer faena y muletazos el madrileño, ante un toro que no se entrega y que tiene una embestida desentendida. Terminó el manso por buscar la huida a pesar de la suavidad y buen trato de Robleño. Espadazo en la yema en la suerte contraria. Buena faena de Robleño dando muy buenas sensaciones. Pitos para el toro y palmas para Robleño.

Segundo toro de la tarde de nombre Bilbaíno número 16 y 573 kg de peso. Al igual que su hermano lidiado en primer lugar, no se emplea de salida incluso perdiendo las manos en algún momento. Tampoco se emplea en el caballo éste segundo, que recibe tres puyazos. Comienza faena Iván Vicente intentando abrir camino por el pitón izquierdo y el toro repone y se mete. Cambia de mano y parece que por el derecho molesta menos, pero sin ninguna clase y mucha sosería en su embestida. Imposible ligar los muletazos, porque cuando lo intenta Vicente el toro en el segundo muletazo viene derecho y metido por dentro. Un par de pinchazos y media le valen a este segundo para finalizar su lidia. Leves pitos para el toro y silencio para Iván Vicente.

Tercer toro de la tarde de nombre Carasucia número 14 y 587 kg de peso. Precioso recibo capotero a pies juntos de Cristian Escribano lento, con gusto y cerrado con una bellisima media. Buen tercio de banderillas de Jesús Alonso "Chule" que es obligado a desmonterarse y tambien gran lidia de su compañero Cervantes. Brindis al publico de Escribano. Comienza la faena doblandose con el toro y enseñandole el camino, para a continuación empezar el toreo en redondo con buen aire. Bravo y fiero este tercero que lleva por abajo perfectamente Cristian en tandas cortas pero muy intensas. Exigente y bravo como un tejon el de Valdellan y el aire en ocasiones molesta para su sometimiento. Se ha descompuesto mucho en la ultima tanda, y no ha podido cerrar como se esperaba la faena. Suena un aviso antes de entrar a matar y a continuacion pincha reiteradamente Escribano sonando el segundo aviso, tras el cual consigue una estocada caida. Gran ovación al toro y leves pitos para Cristian Escribano.

Cuarto toro de la tarde del hombre Extremeño número 25 y 526 kg de peso. Deja Robleño alguna buena verónica ante el cuarto, que embista algo mejor de salida que los toros anteriores. Robleño empieza la faena al segundo toro de su lote al igual que la primera de la tarde, con mucho temple y poder, incluso con momentos de torería en un toro que se mete también por dentro y repone. Da la sensación de que año está en un momento en que los toros parecen más fáciles en sus manos. Esfuerzo grande de Robleño que cierra su feria de San Isidro dejando una muestra de madurez y oficio muy interesante. Otro espadazo tremendo del madrileño deja al cuarto en manos de las mulillas. Palmas para el toro y ovación con saludos para Robleño.

Quinto de la tarde de nombre Matalhombro número 3 y 591 kilos de peso. No permite el toreo de salida con el capote. Toma el toro un segundo puyazo desde lejos y arrancándose con prontitud y fijeza. Brillante lidia y efectiva de Chacón en banderillas. Hay cierto acople entre Iván Vicente y el toro en las dos primeras tandas, sin llegar a romper del todo. A partir de esas dos primeras tandas se descompone la embestida del toro y resulta difícil ejecutar una buena faena y las protestas en algunos momentos, obligan a tomar el camino de la espada, para después de una estocada entera acabar con la lidia del quinto de la tarde. Palmas para el toro y silencio para Iván Vicente.

Sexto toro de la tarde nombre Montañes número 35 y 656 kilos de peso increÍblemente aplaudido de salida. No ahuda en el capote y no permite el lucimiento. Buen tercio de varas a cargo de Adrián Navarrete. Gran tercio de banderillas de Raul Cervantes e Ignacio Martín que son obligados a saludar montera en mano. Comienza faena Escribano cimentándola sobre la mano izquierda con buenos muletazos por momentos, pero que en otras ocasiones son tropezados por el aire. Embestida muy sosa la de este sexto que no ayuda para que la faena llegue a los tendidos. Mas de media estocada le vale al sexto para dar por finalizada la tarde. Palmas para el toro y silencio para Cristian Escribano.

 

Fotos: Bartolomé Bernal

 



5
2
0%
Satisfacción
33%
Esperanza
66%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias